El verdadero papel de la Prospectiva

La Prospectiva no es ni ninguna profecía, ni tan siquiera es una mera previsión acerca del futuro. Tampoco es, tal como decía Voltaire, un concepto teológico reservado al conocimiento del porvenir que sólo el Ser supremo tiene. La Prospectiva no tiene por objeto predecir el futuro, ni mucho menos pretende llegar a desvelarlo como si se tratara de algo que ya estuviera escrito de antemano. La misión fundamental de la Prospectiva no es otra que la de ayudarnos a descubrir los diferentes futuros posibles —futuribles— que nos aguardan. La Prospectiva nos ayuda a construir el futuro por el que apostamos, anticipándonos a los acontecimientos y, así, no tener que sufrirlo como acostumbramos.

La Prospectiva nos invita a considerar el futuro como si de algo múltiple y abierto se tratara y, por tanto, considera que es algo que queda por realizar, por construir. La Prospectiva no defiende que el futuro sea algo que ya está decidido de antemano y que, por consiguiente, a quienes lo estudian solamente les quedaría el aliciente de poder llegar a desvelar aquello que siempre ha estado escondido a los ojos de los mortales y que, en sí mismo, guarda un gran misterio. Por el contrario, la Prospectiva defiende que el futuro es, en un gran porcentaje, fruto de nuestro esfuerzo y de nuestro sacrificio. En definitiva, para la Prospectiva el futuro es también producto de nuestra ambición y de nuestra voluntad.

Previamente, habría que reconocer que la adopción de este enfoque acerca de cómo los seres humanos, en base a nuestra libertad, deberíamos encarar el futuro, no ha sido una casualidad. Este punto de vista que aporta la Prospectiva se enfrenta firmemente al determinismo, a la fatalidad y al negativismo. Ha sido fruto de una maduración, de una auténtica revolución positiva que se ha producido en el pensamiento humano.

En efecto, las antiguas teorías filosóficas heredadas de los griegos se basaban principalmente en la idea de que los seres humanos vivíamos en un sistema que estaba autorregulado o dictaminado por el capricho de los dioses. A los seres humanos sólo les quedaba sufrir un futuro que ya estaba escrito de antemano. Era un sistema que se perpetuaba siguiendo la lógica del determinismo y en la que el hombre poco tenía que decir, pues no era más que un sujeto pasivo ante el destino que los dioses —a veces, demostrando grandes dosis de sadismo— le tenían preparado.

Desde los inicios de nuestra historia, al hombre le preocupó conocer su futuro y se esforzó en adivinarlo. Solía acudir a los magos, a los profetas, sacerdotes, astrólogos, oráculos, pitonisas, vírgenes vestales…, para que ellos, mediante engaños y triquiñuelas, hicieran como si adivinaban el futuro que los dioses le tenían preparado al hombre. Más tarde, llegarían los brujos, los clarividentes, agoreros, nigromantes y adivinos para embaucar también con sus mentiras a quienes ilusoriamente pretendieran conocer su propio futuro o el de aquello que era motivo de su gran preocupación.

Hoy en día, con el desarrollo de la ciencia y de la tecnología surgen los portentosos modelos de simulación llenos de premisas falsas —continuistas con el pasado obsoleto— que no hacen más que, con sus reiteradamente equivocadas previsiones, hacernos perder el tiempo,  creando falsas esperanzas que luego se disfrazan de medidas contra la crisis.

En efecto, lo que hacen estas medidas anticrisis es defender a los rentistas del sistema para que sigan, injusta e ilegítimamente, disfrutando de sus privilegios. Son medidas que apuestan por seguir haciendo más de lo mismo. Sus defensores —en teoría, nuestros líderes— engañan y mienten sin ningún tipo de pudor. Corren tiempos donde la avaricia, la mediocridad y  la falta de principios y valores se han adueñado de nuestras vidas. Son tiempos donde la mentira se ha vuelto incluso educada y se ha convertido en moneda corriente entre la clase política que se utiliza para conservar o conquistar el poder.

A su vez, la inmensa mayoría de nuestros líderes quieren hacernos creer que se puede salir de la grave recesión económica donde estamos hundidos si se ayuda millonariamente a los bancos, empresas energéticas y fabricantes de coches a costa del dinero de los contribuyentes. Todo es una gran mentira con la que se trata de ganar tiempo para que los oligarcas no pierdan sus privilegios, esperando inútilmente un milagro que nos saque de la crisis. Es también una pérdida valiosa de tiempo que nos hace despilfarrar recursos, en lugar de apostar fuertemente y con seriedad y rigor por una transición no traumática hacia una economía que sea sostenible.

Para los impulsores de estas fraudulentas medidas políticas, el futuro  —al igual que el pasado— ha de ser un patrimonio que siga controlando la oligarquía. Persigue —como siempre lo ha hecho a lo largo de milenios— perpetuarse en el poder  y verse convertida en los nuevos dioses que gobiernen nuestros destinos. Así, es como la imagen del hombre libre, a pesar del sueño lleno de ilusiones y esperanzas que fue la democracia, se ha difuminado con el paso del tiempo.

El hombre de hoy, con la pérdida de calidad de la democracia y el abusivo control de los medios de comunicación por parte de unos pocos, ya se ha convertido en un esclavo de la propaganda y de la tergiversación de la verdad. Ni Goebbels lo hubiera hecho mejor. En la práctica, la ‘Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano’ que, en 1789, proclamaran los revolucionarios franceses dando paso a la democracia tras la supresión de todos los privilegios, ha quedado abolida por una minoría que controla, gracias a la corrupción, los sistemas democráticos de un gran número de países desarrollados.

Hoy en día, al igual que hace más de 200 años, se impone recuperar las libertades y acabar con los privilegios de unos cuantos que, de modo espurio, detentan el verdadero poder. Cuanto antes, porque el tiempo juega en nuestra contra, debemos incorporar a nuestra manera de pensar y de actuar la concepción filosófica que defiende la Prospectiva —algunos dirían que se trata de una concepción un tanto presuntuosa— y que sostiene que el hombre se ha convertido en el principal actor de la naturaleza y de su evolución y que, incluso, hace tiempo que ha adquirido el papel de cuasi-director. En consecuencia, es la economía la que debe estar al servicio del hombre y no al revés.

En la actualidad, sólo son el mantenimiento de los privilegios de los oligopolios, y la corrupción política que lo permite, los factores que nos impiden que el futuro de los seres humanos sea fruto de nuestra libertad y de nuestra voluntad colectiva. Desgraciadamente, sin libertad y sin una verdadera democracia que esté al servicio de sus ciudadanos, es imposible construir un futuro que sea libre y sostenible.

Por consiguiente, si queremos construir un futuro que merezca la pena vivir es obligado acabar con tanta corrupción, mediocridad e incompetencia que cercena nuestra voluntad y nos entrega a las fieras que encarnan el determinismo, la fatalidad y el pesimismo. Así pues, no nos queda otra salida que la de luchar por nuestras libertades y rescatar a los gobiernos del yugo y la tiranía de los oligopolios que son los que verdaderamente dictan las leyes que les favorecen y devolver la soberanía a los ciudadanos.

Anuncios

3 Responses to El verdadero papel de la Prospectiva

  1. snk dice:

    No te esfuerces Juanjo. La democracia siempre fue una falsa ilusión. Siempre gobernó la plutocracia. Ayer fueron reyes y nobles. Durante muchos años fue la religión la que se apoderó del poder. Hoy son los oligarcas los que controlan el mundo y seguirán haciéndolo a cualquier precio.

  2. Hoy la globalización y/o la mundialización son factores que permiten y permitirán por mucho tiempo que las cosas sigan como están. No se ve un futuro amistoso para pensamientos nacionalistas. El mundo será mandado por el mundo.
    Hay que adaptarse, de lo contrario se estará luchando y desgastándose cada día más sin conseguir cambiar nada…
    Estamos en un mundo articial y tecnologizado que impide cualquier vuelta atras, , mis pensamientos podrán ser muy nobles, democráticos y moralistas, pero cuanto pesasn la lado de las fortalezas o capacidades de los que mueven el mundo…
    Me gustaría escuchar una idea factible de realizar, ante estas amenazas oligárquicas…
    El ciberespacio está administrado por medio de las mass, y el administrador es el imperio…Nos tienen hipnotizados , cuando saldremos de este hipnotismo , SI CUANDO NACI MI PADRE Y MI MADRE SE ENCARGARON DE HIPNOTIZARME…

  3. Don Luca dice:

    La tiranía cuando es opresora no dura muchos años y surgen corrientes libertarias que se expanden con fuerza como ocurrió en América del Sur en el siglo XIX. Las corrientes libertarias del siglo XVIII, que llevaron a la independencia de los Estados Unidos y precedieron la caída de la monarquía francesa, repercutieron en los países de América Latina con protestas, revueltas y rebeliones.

    Fernando VII, rey de España, había logrado frenar todo intento de emancipación en las colonias. Es así, que a comienzos de 1816, solo quedaban como unicos focos de agitacion libertaria: las Provincias Unidas del Río de la Plata (Argentina), y la Región de los Llanos Orientales del Orinoco (Venezuela). Fue de estos dos históricos lugares de donde partieron las dos Corrientes Libertadoras que convergieron hacia el Perú: la del Sur, al mando de Don José de San Martín (1820), y la del Norte, comandada por Don Simón Bolivar.

    La liberación de toda América Latina se extendió como la pólvora y la dominación española cayó como un castillo de naipes en todo el continente. La oligarquía tendrá que andar con cuidado si no quiere sufrir otra revolución. La historia está llena de ejemplos donde se muestra cómo el pueblo que se acostó dominado y manso se levantó en armas para combatir los privilegios de unos pocos.

    Un cordial saludo a todos ustedes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: