Aumenta la amenaza del calentamiento global (I)

El calentamiento global amenaza fuertemente la economía del sudeste asiático. Así lo demuestra un reciente informe elaborado por el banco de desarrollo ‘Asian Development Bank’ donde se subraya el hecho preocupante de que el sudeste asiático — Indonesia, Filipinas, Malasia, Tailandia, Vietnam, Laos…— sea una de las regiones del mundo más vulnerables al cambio climático.

Los rendimientos de sus cosechas de arroz —cereal básico para la alimentación de los habitantes de esta región— podrían caer en una gran medida debido a la falta de agua y al elevado coste económico que cada vez experimenta más su producción. De este modo, para el año 2100, se estima que el desarrollo económico de la región podría decrecer hasta un 6,7% del PIB anual; lo que representa más del doble del decrecimiento económico medio que se espera a nivel mundial.

SE Asia_CC_map

Para finales de este siglo, si consideramos solamente los impactos debidos al mercado, los costes económicos anuales, en promedio, podrían llegar a suponer un 2,2% del PIB… pero, si tenemos en cuenta los impactos negativos debidos al cambio climático, tendremos que asumir un crecimiento económico negativo con valores situados en torno al -6,7% del PIB, frente al también crecimiento negativo estimado, -1% , a nivel mundial.

La diferencia entre ambas cifras es abismal por lo que estos riesgos, que bien podrían llegar a ser muy catastróficos para la región asiática, también convendría tenerlos muy en cuenta a la hora de acelerar las políticas contra el cambio climático o que persiguen mitigar sus efectos negativos..

Además, podría darse el caso de que la recesión económica mundial retrasara la financiación de las medidas de mitigación de las emisiones de GEIs que deberían impulsar los diferentes gobiernos de la región del sudeste asiático, a pesar de que la lucha contra el cambio climático lo exigiera.

Sin embargo, éste es verdaderamente el momento de ofrecer políticas de incentivos para impulsar las inversiones sostenibles en materia de agua y de energía. Estos planes podrían implicar el cambio hacia las energías renovables y apostar por opciones que favorezcan las renovables en detrimento del carbón, el petróleo y el gas natural e impulse la electrificación del sector del transporte en todo el sudeste asiático, donde ya viven unos 600 millones de habitantes.

De  igual modo, reducir el número de incendios forestales —producen emisiones de CO2— y detener el proceso de deforestación —se pierden sumideros de CO2— serían también medidas fundamentales a tomar ya que ambas causas contribuyen mucho a que la región conozca unos altos niveles netos de emisiones de CO2. Por otra parte, otras medida sería la de impulsar con fuerza las energías renovables, como la energía eólica, solar, biomasa y geotérmica, ya que estas energías ofrecen también un gran potencial a la hora de plantear una drástica reducción de las emisiones de GEIs.

Los diferentes países del sudeste asiático son muy vulnerables al cambio climático y si no se hace nada a nivel mundial para luchar contra el cambio climático, esta región podría sufrir una disminución importante de la producción potencial de arroz que podría experimentar, para el año 2010, una disminución del 50% con respecto a los niveles de 1990.

Según el informe, el descenso del rendimiento en la producción de arroz conocería una caída en la región del sudeste asiático que oscilaría entre el 34% que se prevé para Indonesia y el 75% para Filipinas. Se calcula que es en 2020 cuando comenzaría este descenso de la producción del cereal para los cuatro países estudiados sobre los que se ha centrado el informe: Tailandia, Indonesia, Filipinas y Vietnam.

En suma, el sudeste asiático es una de las regiones del mundo más vulnerables al cambio climático debido a la gran actividad económica que desarrolla a lo largo de su larga línea costera que podría verse afectada por la elevación del nivel de mar y a la fuerte dependencia que mantiene con respecto a la explotación autóctona de la agricultura, la silvicultura y otros recursos naturales. (Continuará)

Anuncios

2 Responses to Aumenta la amenaza del calentamiento global (I)

  1. Don Luca dice:

    También América Latina padece ya los rigores del cambio climático. Pese a que Uruguay posee una de las matrices energéticas más limpias, ya padece los “rigores propios del cambio climático global”, señaló un informe del Banco Mundial (BM) presentado aquí el jueves que prevé más desastres naturales en América latina.
    El informe fue presentado por John Nash, economista del Banco Mundial para América latina y el Caribe encargado del estudio sobre el cambio climático mundial y asistieron autoridades del gobierno como Alicia Torres, directora de la Dirección Nacional de Medio Ambiente y Luis Santos director del sector sobre esos cambios del clima, en una ceremonia en el Palacio Legislativo.
    “Uruguay forma parte de un pequeño grupo de países —junto con Costa Rica, El Salvador, Honduras y las naciones caribeñas— cuyas economías son de baja intensidad de carbono”, dice el informe indicando que Uruguay tiene un 80% de energía hidroeléctrica en épocas de alta disponibilidad.
    Ello, no obstante, no lo resguarda de los “rigores propios del cambio climático global que se verifican en las extremas variaciones del clima”.
    El estudio denominado “Desarrollo con menos carbono: respuestas latinoamericanas al desafío del cambio climático”, señala que, según el estudio del Banco Mundial, “se han observado cambios en los patrones de precipitaciones, con algunas áreas recibiendo más lluvias, como ha ocurrido también en el sur de Brasil y Paraguay, el noreste de Argentina y el noroeste de Perú, por ejemplo”.
    “Los últimos episodios climáticos ocurridos en Uruguay, como por ejemplo la sequía más intensa que se haya registrado en las últimas décadas y las lluvias torrenciales que se han padecido, forman parte de una tendencia climática general en América Latina, que sugiere que habrán desastres naturales más frecuentes y más fuertes en la región. Es decir, más sequías, más lluvias torrenciales, más vientos intensos y mayores tormentas de granizo”, explicó Nash.
    Una de las repercusiones de esa sequía de más de cinco meses, finalizada en febrero, es que las pérdidas para la agropecuaria fueron estimadas en unos 400 millones de dólares, dijo el miércoles el ministro de Economía, Alvaro García. Las secuelas aún proseguirán un tiempo y eventualmente, las pérdidas de cosechas y ganado puedan aumentar.
    Al igual que otros países de América Latina y el Caribe, un desarrollo con menos emisiones es posible en Uruguay ya que “el país posee un gran potencial de mitigación en el sector agropecuario, asociado al despliegue de prácticas agropecuarias mejoradas, así como a medidas para mejorar el almacenamiento de carbono en los suelos o en la capa vegetal”.
    El informe del BM sugiere estas medidas:
    Aumento de la eficiencia energética, reducción de la deforestación evitable, mejoramiento de los sistemas de transporte público, desarrollo de las fuentes de energía renovable, especialmente la hidroeléctrica, mejora en el manejo de los residuos sólidos y desarrollo de biocombustibles sustentables en aquellos países con ventajas comparativas.
    Las emisiones de metano provenientes del ganado son, de acuerdo al informe, una gran fuente de emisiones agropecuarias en la región. Las medidas para reducir las emisiones del ganado involucran un cambio en las prácticas de alimentación, uso de aditivos dietéticos, criar especies y manejar el ganado con el objetivo de mejorar su productividad y minimizar las emisiones por unidad de producto animal.
    Otro enfoque que recomienda el estudio en el caso de los animales confinados en áreas pequeñas, como los porcinos y el ganado lechero, es el uso de biodigestivos para procesar los deshechos y capturar el metano para su uso posterior. En México y Uruguay ya existen proyectos de este tipo, señaló el BM.

    Un cordial saludo a todos ustedes

  2. Dalmata 102 dice:

    El tema del cambio climático es el tema de la codicia y la estupidez humana. Nosotros los europeos también tenemos nuestros riesgos y no hacemos apenas nada porque todo está corrupto y funciona al servicio de las grandes empresas. Cuando comenzó la crisis Sarkozy habló de la necesaria refundación del capitalismo, ahora ya no dice nada. Obama se quejó de que los ejecutivos de los bancos cobraran sus millonarios bonus. Hace poco se ha sabido que han cobrado casi 40.000 millones de $. Ahora ya ni se queja, ni dice nada. Les han llamado al orden y actúan como monigotes del gran capital. El cambio climático está en los planes y me figuro que será para matar a mucha gente de hambre, sed y enfermedades.

    Un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: