La recuperación económica demanda que las redes eléctricas sean inteligentes (IV)

En un número significativo de países desarrollados, las estrategias basadas en la gestión de la demanda son consideradas por algunas compañías eléctricas de distribución como la mejor forma de aliviar la presión sobre la generación de electricidad, a partir de la utilización eficiente de nuevas formas de energía. Por el contrario, en otros países, allá donde prevalecen los intereses de las compañías eléctricas sobre el interés del país, la gestión de la demanda eléctrica es una técnica muy denostada y en la práctica, considerada cínicamente como inútil. La única política de las compañías eléctricas se basa en la oferta y en el control —prácticamente, en régimen de monopolio— a nivel territorial de la generación, el transporte y la distribución eléctrica.

Sin embargo, es gracias a la gestión de la demanda eléctrica como se consigue proporcionar a la red eléctrica, de una manera eficaz y eficiente, la necesaria flexibilidad que nos permiten disfrutar las nuevas tecnologías. Hasta ahora y para facilitar el control de la demanda, se han desarrollado, en abundancia, unos innovadores sistemas basados en incentivos que han permitido avanzar en estas técnicas de gestión.

Pero, hoy en día —es algo que ya está muy comprobado— se sabe que los verdaderos ahorros en el consumo de energía eléctrica dependen del nivel de difusión que tengan, por ejemplo, los medidores o contadores inteligentes a escala unitaria —es decir, los ‘contadores de la luz’ situados a nivel de la vivienda, del comercio o de la oficina que hemos sustituido por otros ‘inteligentes’. Son estos contadores inteligentes los que como señal de retorno envían un flujo constante de información a la compañía eléctrica. De este modo, se posibilita leer los contadores a distancia y, al mismo tiempo, determinar con mayor precisión la ubicación de los eventuales cortes en el suministro de energía eléctrica.

Por otra parte, y gracias a las nuevas tecnologías, los consumidores también se podrían beneficiar mucho de estas técnicas de gestión de la demanda. En efecto, los contadores inteligentes pueden suministrarles a los clientes información detallada sobre el uso que están haciendo de la electricidad, localizándoles las zonas y usos donde se está produciendo un excesivo despilfarro de energía. También les informan cómo evitar pagar un alto precio por la electricidad que se consume cuando, utilizando otras franjas de horario, muchos clientes podrían beneficiarse de una significativa reducción de la factura eléctrica.

Barack Obama sabe perfectamente que las medidas de ahorro y la eficiencia energética, así como la producción y consumo de electricidad en base a las energías renovables es una tarea a desarrollar  imprescindible para salir de la crisis. Por ello, dentro del plan de estímulo a la economía que recientemente aprobó en Congreso estadounidense, se incluía la aportación de 4.500 millones de dólares a la oficina del Departamento de Energía encargada del suministro de electricidad y de la fiabilidad energética.

Esta oficina será la encargada de mejorar la red eléctrica del país, aplicando las tecnologías en las que se basan laa redes inteligentes y facilitar así el desarrollo de otras tecnologías relacionadas, tales como las relativas al almacenamiento de energía. Recientemente, el DOE —Departament of Energy— ha anunciado su intención de publicar un anuncio acerca de las oportunidades de financiación — ‘Funding Opportunity Announcement’, FOA— bajo el epígrafe “Demostraciones sobre redes inteligentes”.

En el marco de los acuerdos de cooperación, este programa proporcionará financiación a los proyectos que sean únicamente regionales según estas tres categorías generales:

  • Demostraciones sobre redes eléctricas regionales.
  • Demostraciones sobre almacenamiento de energía a nivel de la compañía eléctrica de distribución y
  • Demostraciones sobre fasores sincronizados o sincrofasores, a nivel regional —los fasores sincronizados son instrumentos que sirven para localizar fallos en redes de transporte.

El Departamento de Energía de Estados Unidos espera financiar proyectos que cuantifiquen los costes y beneficios resultantes de la aplicación de las diversas tecnologías, verifiquen su viabilidad y, por último, validen los modelos de negocio para su difusión por todo el país. Estos fondos de financiación también apoyarán la aplicación de los programas de redes inteligentes que estén autorizados por la ley de 2007 sobre independencia y seguridad energética —‘Energy Independence and Security Act’.

Hace un año, el ex-vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, escribió en un artículo, que publicó el periódico New York Times, sobre la necesidad de construir una red eléctrica nacional unificada que fuera inteligente y que podría costar más de 400.000 millones de dólares —308.000 millones de euros. Esta estimación podría ser bastante conservadora. Unos análisis más recientes confirman que no hay ninguna duda de que los ahorros que podrían derivarse del hecho de trabajar con redes eléctricas inteligentes serían mucho mayores.

En resumen, ya no se puede seguir negando la importancia vital que tienen las redes eléctricas inteligentes para la salida de la crisis. Las características que tiene una red inteligente son las que facilitarán tanto el impulso y desarrollo de las energías renovables como de la eficiencia energética. De igual modo, las redes eléctricas inteligentes o ‘smart grids’ son las que permitirán que todos los servicios de la red eléctrica se vuelvan más fiables. Sin embargo, más importante aún es el hecho de que se produzcan unos beneficios económicos, del todo significativo,s en forma de nuevos puestos de trabajo e, incluso, de nuevas empresas y actividades económicas como las empresas de servicios eléctricos. (Continuará)

Anuncios

2 Responses to La recuperación económica demanda que las redes eléctricas sean inteligentes (IV)

  1. Dalmata 101 dice:

    Según Consumer Eroski, los contadores inteligentes permiten ahorrar electricidad y con ello reducir las emisiones de CO2, por lo que los gobiernos quieren obligar a instalarlos en los hogares

    Se les denomina contadores “inteligentes” porque informan en tiempo real del consumo energético de un hogar. Sus promotores destacan los beneficios para el medio ambiente y el bolsillo: Al tener el contador en la propia casa y a la vista, se tiende a reducir el gasto eléctrico, y con ello, las emisiones de gases de efecto invernadero. Por ello, los responsables de la Unión Europea quieren que sean obligatorios para los próximos años.

    En España, el Consejo de Ministros aprobaba a principios de agosto un paquete de 80 medidas contra el cambio climático. En su apartado 4.3.3., habla de “fomentar el uso, por parte de los suministradores, de contadores “inteligentes” que proporcionen al consumidor información sobre situaciones en el que el precio de la electricidad sea elevado”. Asimismo, el Consejo de Ministros aprobaba también, a finales del mismo mes, el ordenamiento técnico sobre los nuevos contadores.

    Saludos cordiales

  2. Iniciativa plus dice:

    IBM es una empresa pionera que está trabajando mucho en el tema de las redes electricas inteligentes. Ahora que podemos instrumentalizarlo todo desde el contador que tenemos en casa hasta las turbinas de las plantas y la red en sí es cuando más hay que apostar por el desarrollo de la redes eléctricas inteligentes. No entiendo porqué en España andamos tan retrasados. La red podría estar ya vinculada “inteligentemente” a miles de empresas y viviendas y a miles de fuentes energéticas, incluidas las renovables como la eólica y la solar. De hecho, el sistema de suministro inteligente en realidad se parece mucho más a Internet que a una red de suministro tradicional.

    Toda esta instrumentación genera nueva información, que los analistas avanzados pueden convertir en conocimiento, de forma que se puedan tomar las mejores decisiones en tiempo real. Decisiones de las familias y de las empresas sobre cómo pueden cambiar su consumo. Decisiones de las compañías de suministro eléctrico sobre cómo mejorar la gestión de las cargas. Decisiones de los gobiernos y las sociedades sobre cómo preservar nuestro medio ambiente. Todo el sistema puede ser más eficiente, fiable, adaptable… inteligente y económico.

    Los proyectos de redes de suministro inteligentes ya están contribuyendo a que los consumidores ahorren un 10% en sus facturas y reduzcan los picos de demanda en un 15%. Imagine los ahorros potenciales cuando esto se amplíe a empresas, instituciones públicas, universidades, complejos deportivos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: