La recuperación económica demanda que las redes eléctricas sean inteligentes (II)

El término “red eléctrica inteligente” expresa que la red eléctrica es capaz de comunicarse e interactuar mientras fluyen los electrones por ella. Significa que la red puede informar y reaccionar como si fuera una estructura que está viva, gracias a la aplicación de una mezcla de tecnologías que van desde los contadores inteligentes que se colocan en casas, fábricas y oficinas hasta los diferentes controles y dispositivos que se instalan a través de las redes eléctricas de transporte y distribución.

Según declara el grupo empresarial con sede en San Francisco, Cleantech Group, durante el tercer trimestre de 2008, las empresas dedicadas a la construcción de redes eléctricas inteligentes cosecharon más de 200 millones de dólares en inversiones de capital riesgo. Este incremento de las inversiones ha sido espectacular si lo comparamos con el promedio de 30 millones de dólares —que fue lo que estas empresas facturaron, a lo largo de los últimos diez trimestres anteriores.

La verdadera visión de una red inteligente es la de algo que se autorregenera. Algo parecido a una red muy automatizada que puede controlar y manejar complejos flujos de electrones. Una red eléctrica inteligente es también aquella que puede manejar cientos —posiblemente miles— de grandes y pequeñas fuentes de energía para su distribución a millones de hogares, empresas de servicios, clientes industriales y, potencialmente, a los millones de coches eléctricos que necesitarán la electricidad para la recarga de la batería del coche y así, poder desplazarse por la red de calles, carreteras y autopistas.

De igual modo, las  redes eléctricas inteligentes plantean el diseño de nuevas arquitecturas de red sobre las cuales se han de apoyar las nuevas redes eléctricas de distribución de un futuro que podrá ser más a corto y medio plazo, en la medida que los diferentes países sean más ‘inteligentes’ y se preparen para una salida rápida de la crisis actual. Además, las redes eléctricas inteligentes son las que permiten realizar una correcta gestión de la demanda, así como una participación activa del cliente final.

En el mundo feliz del mañana al que todos aspiramos, se podría prever que la transferencia de energía entre las distintas casas y/o edificios y la red eléctrica se realizara de forma continua. Incluso, aprovechando el exceso de electricidad que tuvieran muchos vehículos con capacidad de enchufarse a la red, se podría utilizar dicho excedente retornando dicha energía a la red eléctrica durante las horas pico de demanda eléctrica. De este modo, se facilitaría el aplanamiento de la curva de la demanda y su consiguiente ahorro en costes de inversión.

Igualmente, gracias a la electricidad aportada por los coches eléctricos durante las horas pico de demanda, se eliminaría la necesidad de  utilizar las  centrales térmicas de carbón. A su vez, con el desarrollo de las centrales de bombeo y de la generación, en base a las fuentes de energía renovables, incluso las centrales de ciclo combinado de gas natural serían del todo innecesarias.

El hecho de contar con unas redes eléctricas inteligentes reduciría considerablemente las necesidades de potencia instalada. El sistema eléctrico sería un sistema muy diferente al actual pues contaría con una fuerte interacción entre los muchos generadores de electricidad y los muchos consumidores del sistema eléctrica, al igual que sucede, hoy en día, con la red de Internet. Lo que antes era opacidad y despilfarro se convertiría en transparencia y eficiencia energética.

La aplicación de aquellas tecnologías que permiten la comunicación entre emplazamientos situados en lugares remotos: GPRS, UMTS, HSPA, la utilización de PLC, Power Line Communications’, que son comunicaciones que utilizan las líneas eléctricas y que servirían para aplicarlas en la distribución en baja tensión hasta el cliente final, la estandarización de interfaces, etc., son algunas de las oportunidades que ofrece el desarrollo de la redes eléctricas inteligentes.

Entre los dispositivos que se consideran imprescindibles en un red eléctrica inteligente se encuentran los contadores o medidores inteligentes, los termostatos programables y el software y la red domótica que permiten la automatización del hogar. Estos dispositivos están llegando lentamente a través de internet, permitiendo a los usuarios participar en la red inteligente, adaptando sus consumos de electricidad automáticamente en función de las fluctuaciones de la disponibilidad de la electricidad o de sus tasas de precios.

Pero, en Estados Unidos, la parte de la red inteligente que más desesperadamente se necesitaba, eran las líneas de transporte y distribución y el software de control que permitiera vincular las lejanas fuentes de energía renovables —eólica y solar, principalmente— a los dispositivos de almacenamiento de energía, tales como baterías de los coches eléctricos. En Europa, las líneas y redes eléctricas de distribución son las que más necesitan ser convertidas en redes inteligentes. La nacionalización de las redes eléctricas de transporte es una asignatura obligatoria para los diferentes gobiernos que deberán dar prueba de su honestidad y falta de corrupción.

A diferencia del actual sistema eléctrico —que más bien parece una manta hecha sin gusto, llena de remendones improvisados y de parches provenientes de otras mantas viejas— una verdadera red eléctrica inteligente deberá ser capaz de transportar la electricidad, de manera eficaz y eficiente, desde cualquier lugar donde sea generada hasta cualquier lugar donde sea necesaria para su consumo —aunque potencialmente este lugar se encuentre a miles de kilómetros de distancia de donde se genera. (Continuará)

Anuncios

One Response to La recuperación económica demanda que las redes eléctricas sean inteligentes (II)

  1. Sirenita dice:

    Es fantastico ver el compromiso por las energías renovables que tiene ya Estado Unidos. Asi se ha recogido en el plan de estímulo economico norteamericano que contempla a las redes electricas como una parte de ello. De este modo la red electrica sera, sin duda, ademas de inteligente, mas eficaz para el desarrollo de las energias renovables. Tambien dejariamos de impoortar petroleo y gas y esto nos ahorraria mas de 50.000 millones de uros. No obstante no se porque me da que nosotros no vamos a hacer nada de nada y todo porque a las compañias electricas en connivencia con las petroleras y gasistas no les interesa y si no les interesa a ellas, al gobieno español tampoco le interesa. Mas claro agua.

    Sl2 😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: