Masdar: ¿El nuevo Centro Mundial de las energías renovables? (y III)

Es evidente que si los Emiratos Árabes Unidos quieren que su Iniciativa Masdar no se convierta en un estrepitoso fracaso, deberán democratizarse y normalizar su política con respecto a Israel. Hemos de tener en cuenta que Israel es un país líder en materia de innovaciones tecnológicas y sociales, muchas de ellas relacionadas con las energías renovables. Israel representa un potencial impresionante para los intereses de la Iniciativa Masdar que sería de estúpidos menospreciar. Máxime cuando son las empresas de Israel las que controlan y dominan, a nivel mundial, todas las tecnologías ‘hi-tech’ que requiere el desarrollo de las llamadas ‘smart grids’ o redes eléctricas inteligentes y que tan necesarias son para el desarrollo eficaz y eficiente de las energías renovables.

nrel

Por ello, sería sensato que los EAU rectificaran, cuanto antes, su política de confrontación con Israel y pasara a una política de colaboración —cuanto más estrecha mejor— como supieron hacerlo en el caso del tenista israelí, Andy Ram, al que concedieron finalmente un permiso especial para que pudiera participar en el Torneo de Tenis de Dubai. Con Andy Ram las autoridades de Abu Dhabi hicieron lo que tenían que hacer. Hicieron todo lo contrario de cómo se comportaron con la tenista israelí Shahar Peer, a la que, razonando con el hígado y no con la cabeza, negaron la entrada en los EAU y violaron así las normas del WTA Tour. 

El propio jefe de Asuntos Consulares del ministerio de Exteriores del emirato, Sultan al Qartasi, afirmó que su país concedió el visado a Andy Ram para que pudiera competir en el torneo y así cumplir con el compromiso contraído por los EAU de organizar actos deportivos, culturales, económicos e internacionales, sin imponer obstáculos a la participación de cualquier país que forme parte de la ONU.


Si los EAU pretenden llegar a grandes acuerdos en materia de iniciativas sostenibles, para consolidar su inicial liderazgo en el desarrollo de las tecnologías sobre las que se basan las energías renovables y su amplia difusión, es obvio que los Emiratos Árabes Unidos deberán ser un país mucho más tolerante, democrático y respetuoso con las libertades.

Durante la próxima década, la ciudad de Masdar pretende convertirse en lo que llamaríamos una representación viva de lo que supuso ser una visión audaz sobre el futuro, en clave de sostenibilidad. Éste es un mérito que nunca se le podrá arrebatar a Abu Dhabi. Sin embargo, a pesar de que se cuente ya con una voluntad comprometida puede quedar tan sólo en ser un impulsor más de la urbanización sostenible y no ser más que eso. Los cestos de las innovación sostenible se hacen con ciertos mimbres especiales y, precisamente, esos mimbres no nacen en Abu Dhabi.

Como las palabras se vierten sobre un papel que lo aguanta todo, Ahmed Ali Al Sayegh, presidente de la Iniciativa Masdar, subrayó recientemente que el objetivo a largo plazo de la iniciativa es el de crear una amplia gama de industrias innovadoras que generen un flujo constante de nuevas ideas y tecnologías que, a su vez, nos permitan realizar rápidos avances en el desarrollo sostenible. Sin embargo, aunque las ideas sean buenas, las prácticas comunes que suelen acompañarlas son tan deleznables que, a veces, lo tiran todo por la borda.

De igual manera, Abu Dhabi pretende, a través de las empresas que se creen allí, transformar la función económica y contribuir al desarrollo de las economías de los diferentes países y regiones del globo. Cuando ello se haya logrado, entonces Abu Dhabi habrá contribuido a completar la transición desde el siglo XX —una economía basada en el consumo de hidrocarburos fósiles— a un economía sostenible, propia del siglo XXI.

Desgraciadamente para los intereses de Abu Dhabi, la geopolítica está llamada a tener una vital importancia en los desarrollos de los diferentes países. Es incompatible estar subido en el carro del imperialismo árabe, disculpando incluso el terrorismo islamofascista  y, al mismo tiempo —como dicen los responsables de la Iniciativa Masdar— pretender trabajar en red, a nivel de la economía mundial. 

Además, Abu Dhabi necesitará atraer a muchas empresas de alta tecnología —’Hi Tech Industries’— que consideran a la sostenibilidad como el centro de sus estrategias de desarrollo para que se ubiquen en Masdar. Mi constatación es que, en este tipo de desarrollos, Israel es ya un país líder, a nivel mundial. En consecuencia, la Iniciativa Masdar no puede, ni debe permitirse el lujo de pasar de Israel si quiere que la Iniciativa Masdar cuente con el éxito que espera.

Una fuerte voluntad de cambio en las relaciones con Israel es posible. La podrán conseguir del mismo modo que hace unas décadas los Emiratos Árabes Unidos se comprometieron en alcanzar el liderazgo en igualdad de género dotando a la mujer de autonomía y utilizando sus conocimientos en su economía en crecimiento. Aquel compromiso no quedó sólo en palabras sino que se recogió en la propia Constitución del país. De este modo, los EAU garantizan la igualdad de género y la justicia social, conciliando la modernización de su patrimonio cultural con las creencias islámicas.  Con la mujer supieron mirar para adelante. Éste es el ejemplo a seguir en las futuras relaciones con Israel.

Anuncios

6 Responses to Masdar: ¿El nuevo Centro Mundial de las energías renovables? (y III)

  1. Don Luca dice:

    ¡Qué buen sentido el de este artículo! En lo que nos sobrevenga tras la superación de la crisis, que será para algunas naciones un proceso mucho más largo de lo que nos pensamos, es obvio que aquellos países que sean autoritarios y escasamente democráticos serán los grandes perdedores. Las batallas donde nos juguemos la competencia de los países siempre las ganarán aquellos países que cuenten con las personas y nunca lo harán los que solamente tengan súbditos a quienes mandar. Nunca encontraremos que se da el trato de personas a los ciudadanos de países sin democracia, sin igualdad de género y sin respeto a las libertades.

    Un cordial saludo a todos ustedes.

  2. Sirenita dice:

    Los Emiratos Árabes Unidos podrían tomar el ejemplo de Egipto. Treinta años después de que Egipto e Israel sellaran la paz con los acuerdos de Camp David, la normalización de las relaciones entre ambos países sigue levantando ampollas entre los egipcios. A pesar de todo, ha sido y es voluntad de los mandatarios de ambos estados el que se normalicen las relaciones cada día más.

    Así, en el marco de las relaciones bilaterales, los dos estados firmaron un acuerdo comercial en 2005 por el que los egipcios suministrarán gas natural a sus vecinos durante 15 años. El contrato, de 2.500 millones de dólares, representa la venta anual de 1.700 millones de metros cúbicos de gas natural del consorcio israelo-egipcio East Mediterranean Gas (EMG) a la Compañía Eléctrica Israelí (CEI). Hoy en día dicho acuerdo ya se ha convertido en algo asumido y normalizado.

    Sl2 🙂

  3. Dalmata 102 dice:

    Lo que no se puede tolerar es que por el mero de ser musulmanes países como Qatar. Arabia Saudita, EUA, etc., apoyen o, al menos, no critiquen, ni persigan con dureza el terrorismo islamista o las propias corrientes islamofascistas que se enseñan en las madrazzas o escuelas coránicas. Lo de Irán y Siria es la muestra palpable de que el islamofascismo es una amenaza mayor que Al-Qaeda para la paz y la seguridad mundial. Ya no hay tiempo que perder y si Irán se hace con la bomba atómica, los países occidentales, además de hacer el ridículo por confiar tanto en las mentiras de Ahmadineyad, habrán abierto la puerta a la locura de un terrorismo nuclear.

    Saludos cordiales

  4. Sirenita dice:

    Dalmata 102, tambien deberias añadir a las organizaciones terroristas financiadas por Irán y Siria. Me refiero a Hizbolá y a Hamas que estan armados hasta los dientes para matar israelis o libaneses cristianos con armamento siempre suministrado por Irán y Siria.

    Sl2 🙂

  5. oscar dice:

    Invadir paises islámicos de manera sucesiva no ayuda mucho a destensar las relaciones. Estos occidentales son un poco traviesillos….

  6. Iniciativa plus dice:

    Yo sin embargo confío mucho en los Emiratos Árabes. Creo que están buscando tener una apertura mayor en su sociedad como lo avala el que ya hayan alcanzado un nivel de mujeres universitarias muy alto. También lo es el que hayan sabido rectificar y finalmente el tenista israelí haya podido competir. No sé que me da pero creo que Israel y EAU, en pocos años terminarán teniendo unas muy buenas relaciones de cooperación. Los países que son inteligentes siempre terminan entendiéndose.

    Un cordial saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: