Una crisis que cambiará el mundo (y V)

La prospectiva estratégica se encargaría de impulsar mediante su sistema vigía y sus planes operativos de reducir constantemente los riesgos e incertidumbres inherentes a la consecución del escenario apuesta o futuro deseado. La historia de la humanidad está plagada de ejemplos que nos demuestran que, fundamentalmente, han sido la voluntad, la ambición, la lucha y el tesón demostrados en las acciones de los hombres, los factores que han propiciado que los sueños de los seres humanos pudieran fecundar la realidad de su propio futuro.

Ante los retos que nos depara el futuro, es necesario unir en matrimonio al capital riesgo con la voluntad de asumir riesgos. Los seres humanos deberíamos comprender cuanto antes que asumir riesgos no es perder. Cada vez más, el capital más importante de las empresas y de las naciones es aquel que se va a dormir a casa todas las noches. Ningún general que quiera ganar una guerra luchará contra sus soldados. Todas las personas tienen y merecen su dignidad y son bien conscientes de cuándo se las utiliza y cuándo, de verdad, se cuenta con ellas.

El futuro en sí es riesgo pero merece la pena afrontarlo, si con ello le damos sentido a nuestras vidas en el noble empeño de ser cada vez más dueños de nuestro propio futuro, y más felices porque la vida que desarrollamos es una consecuencia más de nuestra voluntad de ser. El futuro es una página en blanco que queda por escribir. El futuro, por definición, es múltiple e indeterminado. Su evolución dependerá, fundamentalmente, de nuestra voluntad, de lo mucho o poco que apostemos por él y del éxito de nuestras acciones para que se escriba de una manera o de otra.

Samuelson y sus ideas sobre la economía son del todo obsoletas pues además de erróneas pertenecen a un pasado que nunca más regresará. Además, muchas de sus ideas son estériles sofismas cargados de cinismo. Decir que los votos de un hombre rico en el mercado superarán por mucho a los de las familias pobres es una gran mentira por la sencilla razón de que un hombre rico no se podrá comprar ni todos los frigoríficos ni todos los cepillos de dientes que existen en el mercado.

Mil familias pobres comprarán unos 980 frigoríficos. Una familia archimillonaria que tiene unos diez millones de veces más dinero que esas mil familias pobres, apenas comprará más de diez frigoríficos. Además, nuestra democracia se basa en el voto universal y no en el voto censitario como los oligarcas pretenden que sea, aunque para ello tengan que corromper a los políticos y controlar los medios de comunicación, el sistema financiero y las empresas básicas de servicios públicos.

Adivinaría que, en un futuro, las sociedades más equitativas socialmente serán las más capaces de asociar el capital riesgo con la voluntad de asumir riesgos, condición “sine qua non” para el éxito de los proyectos de futuro que quieran ser sostenibles y/o genuinamente duraderos. Iniciativa es sinómimo de empresa. Toda empresa requiere un equipo. La construcción del futuro tiene en la avaricia, la corrupción, el rentismo y el cortoplacismo sus principales enemigos. En un ambiente de corrupción y de nepotismo político la innovación social es imposible.

En lo que se refiere al cortoplacismo y la supremacía de la acción frente a la reflexión, no deberíamos olvidar nunca que los dirigentes empresariales y políticos que se instalan en el corto plazo se comportan como unos verdaderos “Atila” de la economía y de la política ya que trás ellos, una vez que abandonan el poder, las inteligencias que han utilizado para sus fines a corto plazo jamás volverán a crecer.

El corto plazo es una trampa mortal si uno gasta todas sus energías en querer dominarlo. En el corto plazo sólo hay lugar para la sangre, el sudor y las lágrimas como diría Winston Churchill. Cuando trabajamos en el largo plazo es cuando la economía cobra todo su sentido. Es cuando destinamos el corto plazo al servicio de las metas u objetivos generales establecidos en el largo plazo. Es cuando la voluntad y la razón se funden devolviéndoles a los seres humanos toda su integridad. Por ello hay que atender el largo plazo porque es el lugar donde abandonamos nuestros egoísmos y nos entregamos solidariamente al bien común.

Todos sabemos que en el largo plazo sólo hay lugar para el desarrollo sostenible. Ello implica la generación de unos cambios radicales y la introducción de una innovaciones a nivel político, tecnológico, energético, económico, ambiental, social y cultural completamente revolucionarias. Serán cambios que transformarán nuestras sociedades y las volverán más respetuosas con los seres humanos y con los recursos naturales. Estamos sufriendo una crisis que cambiará el mundo. Estamos ante el fin de una Era. La Edad Contemporánea ha muerto. Esta naciendo la Edad Sostenible. Los países que más pronto se apropien de su futuro sostenible mejor parados saldrán de la grave crisis actual. ¿A qué esperamos?

Anuncios

3 Responses to Una crisis que cambiará el mundo (y V)

  1. Dalmata 101 dice:

    Me parece totalmente razonables lo que dices y es de agradecer Juanjo que divulgues estos conceptos de la prospectiva entre gente como yo que no tenía hasta ahora ni idea de lo que significa la prospectiva y que cada vez veo más importante.

    Saludos cordiales

  2. Iniciativa plus dice:

    Según últimas noticias bancos y cajas ya se han tenido que tragar unos 10.000 millones de euros en activos mobiliarios y además, se han comido otros 300.000 millones debidos al crédito a promotores cuya mora a corto plazo es casi seguro que hará quebrar a muchos bancos y cajas de ahorro.

    El hecho de que el Banco de España obligue al conjunto del sector que integran los bancos y las cajas a reducir en un 10% el valor de todos los activos inmobiliarios que están adquiriendo pude ser del todo insuficiente pues los precios de las viviendas están demasiado inflados debido a que los bancos controlan a las empresa de tasación. Toda una trampa de bobos que no hace más que aumentar los recelos del BCE con respecto al sistema financiero español. Pero la avaricia rompe el saco y al final más grande será la caída de los bancos y cajas de ahorro que se han olvidado de sus obligaciones sociales de conceder créditos a empresas y a familias. Caerán también por engañar y ser insolidarios, Al tiempo…

  3. Sirenita dice:

    La prospectiva es un metodo inteligente para preparar el futuro pero mucho me temo que con los usureros que tenemos como dirigentes en bancos, cajas de ahorro y empresas de servicios publicos, no van a dejar que se utilice. Asi, si no preparamos el futuro ellos podran seguir mangoneandolo todo como lo han hecho toda la vida.

    Sl2 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: