Una crisis que cambiará el mundo (IV)

La Prospectiva, como ciencia que estudia el futuro al objeto de comprenderlo y conocerlo, nos permite influir en él o, en su caso, nos permite adaptarnos anticipadamente en lugar de tener que sufrirlo como acostumbramos. La Prospectiva lucha contra la fatalismo y el determinismo y, sobre todo, lucha contra los privilegios y los intereses creados de unos cuantos, los rentistas del sistema, que nos impiden alcanzar un futuro deseado y mucho mejor que el mundo insostenible, injusto, insolidario y desigual que ahora vivimos. Así pues, la Prospectiva nos facilita alcanzar un futuro que sea posible, realizable y deseable. En suma, nos ayuda a identificar y a perseguir un futuro que sea sostenible por lo que se necesita implementar un gran número de innovaciones rupturistas con el pasado.

Si Paul Samuelson hubiera sido consciente de ello, de seguro que no hubiese hecho las afirmaciones tan desacertadas que hizo cuando atribuía a las sociedades más equitativas una menor capacidad de ser innovadoras y competitivas. Cada vez soy más consciente de que los seres humanos, si fuéramos realmente tan inteligentes como pensamos, no intentaríamos tanto adivinar el futuro sino que, a la vista de los hechos, las tendencias y las ideas portadoras de futuro, intentaríamos preparar el futuro de manera anticipativa y, en muchos casos, lo tendríamos hasta que inventar, porque sería un futuro completamente diferente de lo que conocemos como el pasado y el presente.

Esto es lo que nos está ocurriendo con la crisis que estamos padeciendo ahora donde, si queremos escapar de ella,  el futuro será completamente diferente de la situación actual. Deberemos pasar del desarrollo insostenible que hemos estado impulsando en los últimos 150 años a una economía sostenible, caracterizada por sus bajos niveles de consumo de energía y de consumo de recursos naturales y por sus reducidas emisiones de CO2 a la atmósfera.

La avaricia y las ansías de poder y de dominación de las oligarquías que controlan los diferentes países no pueden ser excusa. La historia de la humanidad está cargada de ejemplos que nos muestran grandes y sangrientos levantamientos y revoluciones contra la tiranía. Hoy en día, gracias al auge de la democracia son posibles las revoluciones ‘blancas‘ e incruentas donde la fuerza de la razón se impone a la razón de la fuerza.

Esta fuerza de la razón, mediante la participación,  el compromiso y la movilización de la raza humana, es la que se impone a la corrupción y a la acumulación de poder y de riqueza e impulsa y construye una sociedad donde el humanismo, la libertad, la justicia, la equidad y la paz social cobran fuerza y naturaleza y se asientan sobre todos los dominios de la Tierra en todo su esplendor. Sin embargo, esta tarea nunca será gratuita y, mucho menos lo será, cuando es el desarrollo sostenible el único medio que lo permite.

Además y en una gran medida, el futuro resulta también impredecible porque los economistas apenas saben de estadística y confunden lo más probable con lo más verosímil. En efecto, puede haber escenarios que sean los más probables de todos pero que, sin embargo, no deberíamos confiar excesivamente en ellos. La mayoría de las veces, la verosimilitud de los escenarios más probables no es tan elevada como pensamos ya que, teniendo en cuenta el abanico total de escenarios, la probababilidad más alta, con diferencia, la tiene el hecho de que se cumpla todo menos aquel escenario que, previamente, habíamos determinado como el escenario más probable.

Insistiré también en el hecho de que no todos los futuros son posibles y, por consiguiente, tampoco serán realizables. Por ello, una de las tareas de la Prospectiva consistirá en determinar el abanico completo de todos los futuros posibles. Y esta es una tarea que sí se puede realizar con un mínimo margen de error. Después vendrá la tarea de entresacar aquellos futuros que son los escenarios realizables y de entre ellos, elegir los deseables.

De este modo, es como el futuro por el que apostamos se convierte en la razón de actuar en nuestro presente, a cuya consecución consagramos no sólo nuestro capital sino también nuestro trabajo, nuestro esfuerzo y nuestros sacrificios. Deberíamos aprovechar la actual situación de crisis económica y financiera que ha invadido nuestras vidas para definir entre todos qué hemos de hacer para salir de la crisis. Lo que equivale a establecer qué tipo de modelo socioeconómico necesitamos cara al futuro y actuar decididamente y con todas sus consecuencias por alcanzarlo.

Ahora que todavía no hemos tocado fondo, y que nos quedan algunos márgenes de maniobra, es cuando más deberíamos reflexionar sobre cuál es el escenario apuesta por el que arriesgamos. Un escenario apuesta que sería del todo coherente con el nuevo paradigma emergente. Un escenario que se escribiría en términos de sostenibilidad y de innovación.

La competitividad sería un acicate y un revulsivo para mejorar los niveles de progreso necesarios para mantener con dignidad una población mundial futura de unos 9.000 millones de habitantes. En un contexto caracterizado por el progresivo agotamiento de los recursos naturales —energéticos y no energéticos— y el creciente surgimiento de insuperables limitaciones al crecimiento económico, mantener unos criterios de crecimiento de índole neoliberal sería homicida para gran parte de la humanidad que se vería condenada al hambre, a la sequía prolongada, a la falta de alimentos, a la desnutrición, a las plagas y a las enfermedades pandémicas.

La única apuesta que tiene posibilidades de éxito es la apuesta por el desarrollo sostenible. Esta apuesta implicaría la socialización de gran parte de los recursos escasos y la aplicación de los conceptos derivados de la economía circular —por ejemplo: aplicación exhaustiva de conceptos como 3R: reducción, recuperación y reciclaje y el diseño ‘cradle to cradle’— en una gran número de actividades económicas. La optimización de la productividad de los recursos —incluidos los recursos humanos— la recuperación y apropiación de los principios y valores éticos, el pleno ejercicio de las libertades sociales e individuales, la igualdad de oportunidades y la equidad y justicia social conformarían la base sobre la que pivotaría el marco del desarrollo futuro.

Anuncios

5 Responses to Una crisis que cambiará el mundo (IV)

  1. Gonzalo dice:

    ¿Por dónde empezar, a quién esperar? Espero Juanjo, que el tema de la “utoipía” continue, cada vez necesitamos plasmar aunque solo sea un poco nuestra buena voluntad para hacer un mundo que permita realmente la vida “humana”.
    Un saludo, sigo los capítulos de este tema, esto no me ha llamado excesivamente la atención, quizás estemos hartos de tanta negatividad y de tanto índice económico y financiero inútil e hipócrita.
    Un saludo
    Gonzalo

  2. Alejo Ziordia dice:

    La verdad es que te sigo impaciente porque la noticias cada día que pasa son peores y estas acertando en todo. El propio Solbes como quien no quiere la cosa, acaba de reconocer con gran cinismo que ahora ve más dificultades que hace unos meses y que las dificultades económicas se prolongarán a lo largo de 2010.

    Un cordial saludo

  3. Dalmata 102 dice:

    El beneficio de Iberdrola alcanza los 2.860 millones en 2008, un 21,5% más. Esta notica es un escándalo, un robo y una burla porque sus cuantiosos beneficios, mientras la mayoría tiene pérdidas, son producto de que están abusando de la tarifa eléctrica y cobrando mucho más de lo debido aprovechándose de que todos a todos los usuarios nos han convertido en rehenes sin defensa alguna. Y el gobierno derechoso del PSOE mirando hacia otro lado, como siempre, para beneficiar a sus amiguetes oligarcas. La CNE. Mafo etc todos son la misma derechona de este falso socialismo que sólo mira por lo ricos.

  4. margarita montoya dice:

    un saludo.
    aciertas en todo y creo que hay que enfatizar aún mas en que la única apuesta posible para que se garantice el futuro eldesarrollo sostenible es la del control de la natalidad.

  5. Franco dice:

    YO VI ZEITGEIST
    Cambiemos al mundo, aun estamos a tiempo
    Solo la verdad nos hara libres…

    Zeitgeist I
    http://video.google.es/videoplay?docid=8883910961351786332

    Zeitgeist Addendum
    http://video.google.es/videoplay?docid=-6106699751525260052&hl=es

    Abrazos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: