Una crisis que cambiará el mundo (III)

El futuro de la humanidad, si no se produce un cataclismo mundial que acabe con gran parte de ella, será sostenible o no será. En cualquier caso, los economistas que necesitamos para poder construir un futuro que sea sostenible deberían ser más idealistas, a la vez que más serios y rigurosos, menos prepotentes y, sobre todo, más entrópicos o capaces de ponerse en el lugar de los demás. De igual modo, deberían ser muchísimo más humildes para que, al menos, reconozcan que las teorías económicas al uso se han vuelto inservibles y empiecen a hacerse las buenas preguntas con respecto a la crisis que estamos padeciendo y sus posibles salidas. No daremos nunca con las buenas respuestas si previamente no nos hacemos las buenas preguntas.

Igualmente, deberían dejar de jugar a ser aprendices de brujo, evitar las teorías sensacionalistas y de moda que no dicen nada y que sólo confunden y apostar por la transición hacia una economía sostenible de manera radical es decir, desde la raíz. La crisis actual tiene una solución que resulta bien evidente y que se llama desarrollo sostenible. Se trata de una solución simple de formular pero no por ello menos difícil de aplicar debido a los intereses creados cargados de avaricia y de ansías de codicia que existen entre los que detentan el poder económico-financiero que tanto ha corrompido al resto de los poderes.

El desarrollo sostenible no sólo es, para la salida de la crisis actual, una solución genial. También es una solución sencilla y fácil de comprender y, en absoluto, nada complicada a la hora de poner en marcha. Todo lo contrario de lo que se nos quiere dar a entender debido a que confundimos algunos conceptos básicos. No debemos confundir complejo con complicado. El desarrollo sostenible es complejo, no complicado. Toda complejidad puede ser subdividida en diferentes subconjuntos simples. A lo largo de la historia de la humanidad, se comprueba que los grandes seres que han estado dotados de un elevado pensamiento complejo han sido capaces de dar con leyes relativamente simples a la hora de explicar la complejidad de los fenómenos y de los sistemas que acontecen en el universo.

El genio —como lo fue Thomas More— se diferencia del resto de los seres humanos en que observa el mismo problema desde otro punto de vista y es capaz de dar con la respuesta más sencilla e innovadora. Esta innovación ha sido la base del progreso, no sólo técnico y científico, sino también social, ambiental, cultural y económico. Sin embargo, no todas las innovaciones van a ser posibles si no luchamos por ellas porque nadie nos las va a regalar. Además, los que se oponen al desarrollo sostenible cuentan con ‘gurus’ poderosos que se encargan de hacer el trabajo sucio. Lo hacen encaramados en su falso pedestal ‘intelectual’. En realidad, desde sus poltronas carcomidas por la vanidad se levantan grotescos para intentar acabar, dialécticamente y desde el inicio, con todas aquellas ideas portadoras de futuro que atenten contra los intereses creados de los rentistas del sistema a los que sirven estos ‘gurus’.

Paul Samuelson, en un artículo que escribió hace ya más de doce años y que titulaba: “La economía y el capital de riesgo”, introducía una serie de aseveraciones tan erróneas que parece mentira que a ese señor se le hubiera podido adjudicar el Premio Nobel de Economía años antes. En aquel tiempo, Samuelson afirmaba que nadie podía predecir el futuro desconocido, ni tan siquiera cuando dicho futuro fuera el corto plazo. Hasta ahí podríamos estar de acuerdo en un alto porcentaje aunque yo matizaría que, si seguimos haciendo más de lo mismo, la probabilidad de quebrar la economía también tiene una probabilidad de ocurrencia cercana al 100%.

En lo que no coincidimos en nada es en lo que afirmaba a continuación, donde, más que un derroche de sabiduría, exhibe un cúmulo de prepotencia que atufa: “Por ello, adivinaría que mientras más equitativa sea una sociedad, será menos progresista y, en particular, menos emprendedora”. Samuelson se equivoca en una gran medida por no decir que mete la pata hasta el fondo. Se nota que de prospectiva no tiene ni pajolera idea. La sociedad europea es muchísimo más equitativa que la estadounidense y no creo que la Unión Europa sea menos progresista y emprendedora que Estados Unidos. Existen otros factores relacionados con los nacionalismos egoístas e interesados de los Estados-nación que tendrían que ver más con todo ello.

De cualquier modo, el principal error de Samuelson —y el de muchos otros— consiste en entender que el futuro es único. Se trata de un error clásico entre los economistas que son incapaces de entender que el futuro es múltiple y que, muchas veces, no es una simple extrapolación de la realidad actual. Por ello, también les cuesta entender que la realidad futura será de manera muy diferente a cómo la conocemos ahora. Sólo saben buscar en lo que conocen. No saben enfocar los problemas desde otro ángulo completamente diferente, como hacen los genios.

Hacen como el borracho que, cuando pierde de noche las llaves de su casa, las busca debajo del farol porque es el único sitio donde hay luz. Se olvidan de que lo más probable y lo más verosímil es que las llaves se encuentren perdidas en zonas de oscuridad y de penumbra. Para los prospectivistas, el futuro es múltiple. No así ocurre con el pasado y el presente que, en una gran medida, sí son únicos. En cambio, el futuro es múltiple e indeterminado por definición.

dafo-y-escenarios1

En realidad, ante nosotros se abre una amplio abanico de futuros posibles —futuribles— que evolucionan al hilo de los tiempos y que dependerá de lo que desde hoy hagamos para que alcancemos un futuro u otro. La prospectiva es una herramienta fundamental para luchar contra el determinismo y el fatalismo. El futuro no se prevé, se construye, decimos desde la prospectiva.

Por eso, la salida a la actual crisis requiere una inversión sin precedentes en prospectiva. Nunca antes, a lo largo de toda la historia de la humanidad, habíamos sido tan ricos y, al mismo tiempo, habíamos destinado tan pocos recursos a la preparación del futuro y a la reflexión prospectiva que lo permite.

Para poder construir nuestro futuro sostenible, necesitamos la prospectiva y así movilizar al conjunto de la sociedad para la elaboración, y posterior adopción, de aquellas estrategias que nos permitan alcanzar una economía sostenible, que en todo el proceso impriman una dinámica participativa y que, además, tanto la elaboración como la puesta en marcha de las diferentes estrategias cuenten con unos niveles de riesgo y de incertidumbre que sean mínimos. (continuará)

Anuncios

4 Responses to Una crisis que cambiará el mundo (III)

  1. Sirenita dice:

    Yo tambien soy de la opinion que los premios Nobel de economia se los dan a cualquiera que tenga padrinos que le apoyen y las multinacionales, las universidades interesadas en subvenciones pprivadas y los lobbies economicos y financieros suelen hacerlo muy bien, a la vista de los resultados. El talante moral entre los premiados y su aportacion real al bienestar de la humanidad deja mucho que desear. ¡Ay! si Alfred Nobel se levantara de la tumba y observara en que caricatura se han convertido sus premios. Seguro entonces que cambiaria el premio Nobel de economia por el premio Nobel de ayuda a la lucha contra la pobreza.

    Sl2 🙂

  2. Alejo Ziordia dice:

    Es inaudito que un señor que se supone que es de izquierdas hable como Miguel Ángel Fernández Ordóñez, el Gobernador del Banco de España. Es lamentable y una burla a los trabajadores lo que ha dicho este tío. No sé si estaba snifado pero ha llegado a exigir a las autoridades políticas una reforma laboral urgente que permita abaratar el despido, y el muy cínico no ha criticado que en el BBVA sus ejecutivos cobren bonus que ellos mismos se autoadjudican por valor casi 100 millones de €. ¿De qué se trata, de subir dividendos y de bajar sueltos? Nos está robando y encima ni nos enteramos.

    La verdad es que con las subidas del gas y la electricidad y la escasa bajada de la gasolina y las enormes ayudas a los bancos el PSOE está haciendo una clara y descarada política de derechas.

    Saludos a todos

  3. oscar dice:

    Peronalmente no creo que el problema sea la ausencia de “genio” ya que si la misma inciativa y creatividad que aplica el ser humano en engañar, explotar, especular y el propio enriquecimento, lo invirtiera en planificar un futuro sostenible, el problema estaría resuelto. Es revelador que precisamente en los periodos bélicos es cuando con mas intensidad se ha desarrollado la técnica,o sea, cuando mas estaba cuestionada la supervivencia. Y es que poseemos el instinto de supervivencia del cazador-recolector que fuimos durante 200.000 años, junto con una imaginación capaz de crear dioses y viajar por el espacio. Tenemos que evolucionar, trascender, llenar el vacio doloroso que nos provoca nuestra existencia con nuestra aportación a un mundo digno de nuestras capacidades. Es tan sencillo como sustituir los intereses personales por el bien de nuestro grupo, que al final es la garantía de nuestro bienestar. Como toda evolución es lenta y gradual, no todos los individuos lo harán de manera simultánea, por eso hemos de esforzarnos en acelerar el proceso antes de que sea demasiado tarde. Enhorabuena Juanjo por tu blog que evidencia que la evolución se está produciendo (como predijo Darwin )y sumemos nuestros esfuerzos para acelerarla y culminarla.

  4. Hoy el mismo Sistema Capitalista está a punto de autodestruirse y colapsar por su errado método de funcionamiento, es un sistema abstracto, es irreal; los afectados más directos somos los humanos y el medio ambiente. El Mercantilismo por si solo no tiene ni pies ni cabeza, es simplemente una ficción, y por eso no podemos seguir permitiendo que acentué el sufrimiento ni afectando a todo el Planeta
    Pero nunca es tarde ni está todo perdido, mas bien surgen nuevas ideas y mejores alternativas que simplemente hay que darle ejecución, lo malo es que los gobernantes que manejan los recursos socioeconómicos les falta visión y no dan facilidades por que les parece que nuestros planteamientos son abstractos, sin embargo la realidad o diseño de un NUEVO SISTEMA DE VIDA es muy superior a los que el mundo común y corriente establece. Espero que existan personas convencidas y optimistas para realizar este Proyecto sencillo en beneficio directo para la humanidad.
    Espero respuestas, saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: