El bioqueroseno de jatropha en progreso

La compañía de aviación neozelandesa ‘Air New Zealand’ acaba de completar el test de vuelo real sobre las posibilidades de utilización del bioqueroseno, obtenido a partir de la jatropha, como carburante para los motores de aviación. ‘Air New Zealand’ ha realizado este experimento, constatando que no hay problemas para utilizar bioqueroseno de jatropha como carburante de aviación y que las emisiones de CO2 que causan los aviones se podrían reducir significativamente si se implementase, de manera generalizada, el consumo de bioqueroseno para los vuelos de los aviones comerciales, por parte de las compañías de aviación.

El test o experimento realizado consistió en hacer volar un avión de pasajeros, Boeing 747, durante un período de tiempo de dos horas. El origen y el destino del vuelo  fue el propio Aeropuerto Internacional de Auckland. El test se realizó el pasado del 29 de diciembre. La prueba consistió en que uno de los cuatro motores del Boeing 747 consumiera una mezcla de queroseno de aviación convencional y bioqueroseno de jatropha, en base a una proporción equivalente de 50%-50% entre combustible fósil convencional y biocombustible.

De cualquier modo, y al igual que nos ocurre con los biocombustibles —bioetanol y biodiesel— que se utilizan para el consumo de los coches y camiones, el uso de biocarburantes de aviación como el bioqueroseno de jatropha para sustituir el combustible convencional, tiene que cumplir una serie de requerimientos.

La razón estriba en que si no produce el bioqueroseno de una manera correcta, podrían aumentar aún más las emisiones de gases de efecto invernadero, podrían incrementarse significativamente los precios de algunos cultivos de alimentos y hasta podrían originarse otros efectos negativos relacionados con la lucha contra la hambruna y la cultura alimentaria de los pueblos.

La compañía aérea ‘Air New Zealand’ ha establecido una serie de criterios para el consumo de bioqueroseno de jatropha como combustible de aviación. Estos criterios exigen que los terrenos utilizados para el cultivo de jatropha no hayan sido bosques vírgenes, ni pastizales, en los últimos 20 años, que el suelo y el clima no sean adecuados para la siembra de una gran proporción de cultivos de alimentos y que las fincas sean de secano y cuenten con un regadío que no se realice mecánicamente.

‘Air New Zealand’ ha establecido también unos criterios generales para el consumo de biocombustibles de aviación exigiendo que éstos sean sostenibles. De igual modo, también exige como condición inexcusable que los biocombustibles que se hayan de consumir en el sector del transporte aéreo no deberán competir con la producción de aceites vegetales y productos utilizados en el sector de alimentación. Por último, se demanda que los biocombustibles de aviación deberán cumplir con la condición técnica de que sean tan buenos como el queroseno fósil y, a su vez, a nivel económico, deberán ser competitivos en costes con el queroseno de aviación.

Por otro lado, el pasado 7 de enero, la compañía aérea estadounidense  ‘Continental Airlines’ realizó también una prueba de vuelo, desde la ciudad de Houston. Se trata del primer experimento de este tipo que efectúa una línea aérea comercial estadounidense para valorar los efectos del uso de biocombustibles en la aviación. En esta ocasión, se utilizó también como carburante una mezcla de queroseno fósil de aviación y bioqueroseno. En concreto, el combustible que se utilizó, durante el vuelo, y que consumió uno de los dos motores, fue una mezcla de carburantes que contenía un 50% de queroseno de aviación convencional y un 50% de bioqueroseno fabricado a partir de aceites vegetales obtenidos de las algas y de la jatropha.

Este vuelo ha constituído un paso más en el compromiso de la compañía de aviación ‘Continental Airlines’ por abatir las emisiones de dióxido de carbono e identificar soluciones de combustible que sean sostenibles a largo plazo para el sector aeronáutico. La demostración se desarrolló sin transportar pasajeros y se hizo utilizando un Boeing 737-800 dotado de motores CFM International CFM56-7B.  Para la realización de esta prueba, la compañía aérea estadounidense se asoció con Boeing, CFM International, UOP —que, a su vez, forma parte de Honeywell— y los proveedores de bioqueroseno Sapphire Energy y Terrasol.

Anuncios

One Response to El bioqueroseno de jatropha en progreso

  1. Iniciativa plus dice:

    Creo que ya es hora de que dediquemos los terrenos más áridos a la producción de jatropha. También me he enterado que hasta en el África subsahariana se empieza a producir. En España nos tendremos que poner las pilas y dejarnos de tanta tontería. Además, los abusos en precios de Repsol ya han empezado y no pararán. Naturalmente con el permiso y complicidad del gobierno y de la CNE que miran hacía otro lado. España es un país de los más corrupto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: