Pensamientos filosóficos para hacer frente al 2009 (II)

… por eso, los gobiernos de nuestro entorno se niegan a apostar por la economía sostenible pues sus socios, los rentistas del sistema —a los que algunos expertos en corrupción apuntan como fuente de muchos favores y transferencias monetarias a paraísos fiscales— perderían privilegios y protagonismo. Además, la situación es ya tan grave que hemos llegado a un punto en el que todo está comenzando a quedar muy claro, sin ningún tipo de disimulo. Hasta los propios banqueros enseñan sin ningún pudor sus cartas y reconocen que, en el año 2009, la carta de navegación de la banca va a ser muy diferente de la que tenían en el 2008.

El año pasado a los bancos y cajas de ahorro les preocupaba la obtención de liquidez pues se habían cerrado sus tradicionales fuentes de financiación. Ahora eso ya no les preocupa porque cuentan con dinero vía bancos centrales y gobiernos a costa de los ciudadanos. Lo que más les preocupa es la morosidad y que esperan ingenuamente que llegue al 7%, durante 2009. Las familias y las empresas somos como un cáncer para ellos. No han dudado, ni dudarán en seguir cortándonos el oxigeno del crédito.

Lo que les pase a las empresas y a las familias que seguirán encontrándose con escasas fuentes crediticias les preocupa muy poco. El sector financiero ha decidido salvarse sólo. Para este sector, las empresas y las personas ya no son de fiar. Así es como son las ‘perlas’ que recoge Jose Manuel Garayoa, en La Vanguardia, de boca de un alto ejecutivo de un gran banco español: ‘Puede haber empresas que sean hoy sanas pero el problema es que sus clientes, o los clientes de sus clientes, no lo sean, no le paguen o tengan problemas con los proveedores. Lo mismo cabe decir de los particulares. Hoy alguien puede parecer solvente, pero ¿quién te asegura que el año que viene no estará en el paro? En tiempos modernos como éste, la economía es más que nunca una cadena de empresas o individuos aislados”.

¿No es ésta la prueba palpable de que a los bancos y cajas de ahorro habría que negarles cualquier tipo de ayuda y esperar a que quiebren?. En efecto, si como dicen, los banqueros no van a contribuir en facilitarnos el crédito, podríamos ser tan egoístas como ellos y plantarnos. ¿Para qué ayudar al sector financiero e inyectarle dinero si también prestarles dinero es un riesgo? En las actuales circunstancias, y con las trampas que han hecho en sus balances, es muy posible que muchas de las entidades financieras que no puedan pagar sus deudas contraídas llegaran a quebrar, como les ocurrió a Lehman Brothers y Bear Stearns. Si ello ocurriera aumentaría el déficit público y nos quedaríamos sin el dinero prestado. En consecuencia, es obvio que el sector financiero no es de fiar y que lo mejor que podríamos hacer es nacionalizarlo, una vez que bancos y cajas de ahorro vayan quebrando pero, eso sí, salvando siempre los depósitos de las familias y empresas.

Por otro lado, una de las pocas cosas buenas que tendrá este año 2009 es que, al entrar en crisis nuestras actividades económicas y productivas, se están reduciendo ostensiblemente nuestros consumos de hidrocarburos fósiles y, con ello, disminuyen también nuestras emisiones de CO2, causantes principales del Cambio Climático. De cualquier modo, la batalla más importante a dar este año consiste en crear aquellas bases que nos faciliten la puesta en marcha de una estrategia que persiga una economía sostenible.

Las empresas que persigan una economía sostenible tienen un futuro muy prometedor. Algunos países lograrán enfocar sus actividades económicas hacia la sostenibilidad y otros no. Depende de los niveles de corrupción y de si se cuenta con un férreo liderazgo que apueste por la economía sostenible, a pesar de las múltiples presiones de los rentistas del sistema. Viendo la mediocridad de los políticos que nos rodean, lo más seguro es que nosotros no lo logremos pero, sin embargo, siempre hay esperanza y habrá que luchar para conseguirlo. Así pues, ¡De derrota en derrota hasta la victoria final!

7.- Cuando busques venganza, cava dos tumbas. ¡Una de ellas será para ti!


8.- El tiempo que tu gastes en disfrutar de la vida no será nunca ninguna pérdida de tiempo.


9.- Tener coraje no significa que uno no tenga miedo, sino más bien que uno tiene la capacidad de actuar, aún a pesar del miedo que tiene.

10.- Si vas en dirección contraria no te preocupes pues siempre se te permitirá realizar un cambio de sentido.


11.- Cada uno debería desarrollar su propio crecimiento, sin importarle cuán alto sea o haya sido su padre.


12.- La mejor manera de predecir el futuro es construyéndolo de antemano.

Anuncios

2 respuestas a Pensamientos filosóficos para hacer frente al 2009 (II)

  1. Pepelu dice:

    G-20: diagnóstico letal

    Érase una vez un reino donde humedales y terrenos estériles multiplicaban, por el arte de la recalificación, su valor haciendo ricos y multimillonarios a todos los allegados.

    Qué maravilloso este reino “del ladrillo”, del “pelotazo”, de la “deuda” y del “ya pagaré mañana”. Los compradores pagaban precios de ensueño y cuantas más casas se hacían, más subían de precio, y los bancos prestaban con todo tipo de facilidades. Cuando nos habíamos acostumbrado a vivir en un mundo perfecto, una plaga muy dañina vino, sin previo aviso, de un país lejano; eso dicen, eran las hipotecas “subprime”. La desolación fue terrible. Éste es a grosso modo el cuento que el señor Zapatero nos ha contado. El reino era perfecto, dentro, todo se hacía bien, pero la culpa del desastre la tienen los de fuera.

    Con gran parafernalia nos dicen que el sistema bancario español es el mejor y más sólido del mundo y que no hay que preocuparse para, unos días más tarde, aprobar un plan de rescate que, según algunos banqueros dicen en la intimidad, no llega ni para pipas.

    En este sentido, un informe de Credit Suisse otorga a España el quinto mayor riesgo del mundo debido a que el sistema financiero español tiene una deuda de 800.000 millones, de los que este año hay que desembolsar 50.000, y 70.000 el año que viene.

    Por otra parte, la suma del endeudamiento de las familias y de las empresas (es decir, la deuda privada) asciende al 215% del PIB, con una productividad en niveles de cola a nivel europeo. Estas cifras muestran, sin ninguna duda, que el tan cacareado crecimiento ha sido basado en deuda pura y dura: debemos más del doble de lo que producimos, y con tendencia a aumentar continuamente; este elemento puede ser la base de este destrozo económico que hoy vemos y que va a tener secuelas muy duras y largas.

    Sin embargo, es curioso observar que la solución que se quiere dar sea la misma que aquella que nos ha hundido: más deuda. Es como una droga de la que no podemos sustraernos. Nos aliviará momentáneamente pero la tendremos siempre presente. Seremos pobres y encima empufados ¡Letal de verdad¡

    Tampoco nos dice el presidente del Gobierno que el 45% del PIB está generado por construcción, automóvil y turismo, y que en épocas de bonanza no se ha hecho nada para diversificar e invertir en otras áreas, amén de apoyar la investigación y la innovación, llaves de la adaptación a los profundos cambios que se nos avecinan en materia energética y tecnológica. Hasta Botín dijo que las hipotecas “subprime” sí habían sido las que habían iniciado la crisis financiera, pero que no eran las que la habían creado. Hablaba de falta de regulación y de prácticas ajenas al quehacer bancario, en línea con lo que día a día más gente apunta.

    En cualquier caso, lo que cada vez está más claro es que nadie hace un diagnóstico certero. Y si no, no hay más que mirar lo que dicen los prebostes del sistema. El señor Sarkozy fue el primero en decir que había que refundar el capitalismo. Supongo que si se propone algo así es porque algo no ha funcionado, pero no nos dice el porqué. Por otra parte, Bush descubre que “el capitalismo de libre mercado ha quedado probado en el tiempo y que éste es el mejor sistema para lograr crecimiento”. Si esto es verdad, no tiene ningún sentido la reunión del G-20, y mucho menos las nacionalizaciones encubiertas de tantos bancos. Incluso nos advierte del riesgo de una sobrerregulación de los mercados, justo de lo que se ha adolecido hasta ahora .

    Por otra parte, el Congreso de EEUU ha llamado a declarar a los cinco mayores especuladores del mundo para conocer sus opiniones acerca de la crisis, dando a entender que no andan muy orientados. Incluso después de la cumbre de los G-20, queda una sensación de desilusión ya que no se ha ido al fondo del problema. Si no se acierta en el diagnóstico, mal curaremos la enfermedad. Por ahora, han quedado en parar el golpe como se pueda y después ya veremos.

    Lo que sí está claro es que después de que los bancos centrales han estado y están todos los días acudiendo en socorro del sistema financiero, es decir, del gueto de los muy ricos inyectando dinero a espuertas, esto no está siendo suficiente y se ha exigido la intervención de los gobiernos. El chantaje es de matrícula ya que nos amenazan con que, si no les ayudamos, todo el sistema se va al traste. ¡Y por supuesto, antes de que todo se hunda, aquí tenemos a todos los gobiernos ayudando a los poderosos y magnates de las finanzas¡ Éste es el punto en que nos encontramos y sobre el que me gustaría hacer algunas consideraciones.

    1.- El gobierno es el último garante de una nación o país.

    2.- Si se acude al rescate de una entidad financiera, querrá decir que está en pérdidas y, por lo tanto, se va a pagar por esos activos más de lo que valen.

    3.- Que se sepa, ningún gobierno ha ahorrado dinero que esté reflejado en sus presupuestos para esta crisis no prevista (¿acertarán algún día?).

    4.- Para hacer frente a semejante dineral, está obligado a emitir deuda que será pagada por todos sus ciudadanos y este coste sí será incluido en los presupuestos, mermando disponibilidades futuras.

    5.- Que al salir todos los gobiernos a la vez a captar fondos, el precio pagado será muy alto, amén de dificultades que pueden darse al colocar tan colosales cantidades.

    6.- El sistema financiero no será el mismo y, por lo tanto, no se sabe cómo podrán generar ganancias al ritmo pasado ya que no se podrán utilizar tantos instrumentos creados por sus ingenierías financieras y que han resultado ser tan tóxicas.

    7.- Resumiendo, podríamos decir que la inversión y su retorno no están garantizados, mientras que hemos puesto en peligro al papá Estado , último garante del sistema.

    A este panorama tan desolador se ha añadido un gran problema: el muy peligroso precedente que se ha creado. Si a cuenta de todos se va a ayudar a los más ricos del sistema, inmediatamente surge la pregunta: ¿qué pasará con los demás afectados? Se han oído muchas voces reclamando ayudas para los “ladrilleros”, para los de la industria del automóvil, de la energía… La crisis no tiene miramientos y afecta a todos, aunque no con igual intensidad. Los parados serán los grandes paganos de una crisis que ellos no provocaron. ¿Acudirá el Gobierno en ayuda de los ciudadanos con tanta fuerza como lo ha hecho con los ricos? Que cada uno responda.

  2. tevez dice:

    excelente!!!!!!!!!!!!!!!!!1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: