La amenaza del metano proviene del Ártico

La noticia no es nada buena y, tras interiorizarla, deberíamos empezar a pensar que el Cambio Climático ya no tiene solución. Solamente nos queda preparanos para lo peor. Las emisiones de metano procedentes del Ártico han aumentado mucho. Demasiado diría yo. El metano se trata de un gas de efecto invernadero que es unas 25 veces más potente que el dióxido de carbono, CO2, a la hora de provocar el calentamiento del la Tierra. Después de ocho años de un aumento prácticamente nulo de las concentraciones atmosféricas de metano, sus niveles han comenzado a subir de nuevo, y de modo acelerado.

En efecto, la subida de las temperaturas del Ártico, debido al calentamiento global, está dando lugar a un aumento importante de las emisiones de metano procedentes del deshielo del permafrost y de los depósitos marinos. A nivel de la región ártica, la disminución de la reflectividad como resultado de la pérdida de la capa de nieve y el avance continuado de líneas de arbustos y de árboles conllevará un aumento, tanto del calentamiento como del deshielo de permafrost, y, en consecuencia, de las emisiones de metano. El Cambio Climático se acelera y está vez sin posibilidades de actuación por nuestra parte porque el mal ya lo hemos hecho. Contra el deshielo del permafrost no se puede luchar porque es un fenómeno que se retroalimenta solo.

La misma retroalimentación de los procesos, que se da en la región ártica, se encarga de producir cada vez más emisiones de metano que luego, a escala mundial, contribuye a que se aceleren los ritmos de calentamiento global. Éstas han sido las últimas conclusiones de los trabajos e investigaciones que, continuamente, realiza el UNEP —United Nations Environment Programme— y que publica en su informe anual ‘UNEP Year Book 2008’. Se trata de un informe que, pesar de su dramática importancia ha tenido poca difusión en los manipulados medios de comunicación que conocemos, y que añade un empujón más a la urgencia que deberíamos tener para que todas las decisiones políticas que se tomen sobre el clima y la energía lo hagan en clave de sostenibilidad.

El Ártico es un componente clave del sistema climático mundial que se está calentando casi al doble de la tasa de calentamiento que conoce el resto del mundo. Esta tendencia al calentamiento, que ya está afectando a los ecosistemas árticos y las personas y animales que dependen de ellos, ha tenido un estrecho seguimiento durante las últimas décadas, y se prevé que dicho calentamiento continuará durante todo el siglo XXI. En el Ártico, el calentamiento se ha acelerado como resultado de los efectos acumulados de ‘retroalimentación positiva’ que caracteriza los mecanismos que operan allí.

La rápida reducción de la proporción de los hielos marinos es uno de los factores más importantes que retroalimenta el clima ártico. Otro factor importante se refiere a los cambios en la circulación de los océanos derivada del aumento de agua dulce que entra en el océano, debido a la fusión del hielo tanto de la superficie terrestre como del mar, así como al aumento de los niveles de precipitación fluvial. Por otra parte, cada vez se teme más a que se produzca una interrupción de las corrientes termohalinas que nos condujera a una nueva glaciación en el hemisferio norte, reproduciendo episodios climáticos de hace más de 11.000 años y que denominamos como Cambio Climático Abrupto.

Las emisiones  mundiales de gas metano procedentes de todas las fuentes, tanto naturales como inducidas por el hombre o antropomórficos, se estiman en unos 500-600 millones de toneladas métricas al año. Actualmente, las estimaciones recientes de las emisiones mundiales de metano que se desprenden de los suelos, oscilan entre 150 y 250 millones de toneladas de metano al año. Entre un cuarto y un tercio del total del metano que se expulsa a la atmósfera es el emitido por los suelos húmedos del Ártico, por lo que se considera que estos suelos son una de las mayores fuentes de emisiones de metano en la Tierra, IPCC 2007.

Últimamente, las consecuencias del aumento significativo de las emisiones de metano procedentes de la región ártica se están dejando sentir en todo el mundo, dando lugar a un calentamiento adicional. A su vez, cualquier calentamiento adicional que se produzca está dando lugar a que se derritan más los hielos de los glaciares y los casquetes y capas de hielo, aumentando de este modo, los niveles del mar en todo el mundo. Se estima que si todo el hielo de la región ártica que se encuentra en tierra se derritiera, los niveles de los océanos subirían una media de unos siete metros.

Los microbios que viven en el suelo producen y consumen metano. La descongelación del permafrost en el Ártico crea unos suelos que son de bajo contenido de oxígeno —anaerobiosis— y contienen mucha agua. Cuando se dan estas condiciones en el suelo, son dominantes aquellos microorganismos que producen metano. Por otro lado, la mayoría de los microbios que, para desarrollar su actividad, consumen metano, necesitan suelos ricos en oxígeno y que, a su vez, estén bien drenados. Naturalmente, este tipo de terrenos no son la clase de suelos que se encuentran en las latitudes altas del hemisferio norte.

A finales del siglo XX, la tasa anual neta de emisiones de metano para la región ártica era de 51 millones de toneladas métricas. Estas emisiones netas de metano procedían del permafrost de las regiones situadas al norte del paralelo 45°N  y su distribución era de la siguiente manera: un 64% procedía de Rusia, un 11% de Canadá, y un 7% de Alaska. El resto procedía del norte de Europa y de la isla de Groenlandia. Hoy en día, las emisiones a la atmósfera de metano han aumentando fuertemente, lo que ha impulsado que se realicen diferentes investigaciones sobre el papel que juegan los lagos árticos en lo que se refiere a las emisiones de metano.

Las investigaciones recientes ya han dado sus frutos y apuntan sobre la creciente importancia potencial que, como fuentes de emisión de metano, tienen los lagos árticos. El permafrost es tierra que se ha mantenido congelada durante dos años consecutivos o más. Existe en la mayoría de los paisajes árticos, y su espesor varía desde unos pocos a varios cientos de metros. El permafrost promueve la formación y persistencia de lagos y, en algunas regiones árticas, un 20-30% de la superficie terrestre está cubierta por lagos.

Cuando se deshiela el permafrost se crean los llamados lagos thermokarst. Se trata de un paisaje donde, entre barrizales, van surgiendo lagos, humedales y cráteres en la superficie. En realidad, grandes extensiones de las modernas regiones boreales y subárticas son restos de lagos thermokarst pasados. Se estima que los lagos árticos emiten actualmente, de 15 a 35 millones de toneladas de metano al año. Sin embargo, se teme que en el futuro las emisiones de metano vayan en aumento.

Así, en  Siberia, como resultado del deshielo del permafrost saturado de hielo, se  están creando lagos thermokast que emiten  burbujas de metano. Son burbujas de gas metano que se estima que tienen una antigüedad de hasta 43.000 años y ahora están emanando y depositándose en la atmósfera. Por otra parte, si, tal como se prevé, se va calentando una cantidad significativa de permafrost y éste se derrite formando lagos thermokarst, se podrían llegar a emitir a la atmósfera 10.000  teragramos más de gas metano —una cantidad muy superior a los casi 5.000 teragramos de metano que hay actualmente en la atmósfera.

Los escenarios climáticos tendenciales, del tipo ‘business as usual’, que fueron elaborados en la perspectiva de todo el siglo XXI estiman que las emisiones de metano de la región ártica serían debidas preferentemente al permafrost. Estos escenarios no consideran las complejas interacciones que existen dentro de la dinámica de los lagos thermokarst donde se producen incendios y variaciones en la hidrología de los humedales y turberas. No obstante, está ya demostrado que estas interacciones en los lagos thermokarst podrían conllevar un aumento tan significativo como preocupante de las emisiones de metano.

permafrost1

Estas estimaciones tampoco incluyen la enorme contribución potencial que tiene la descongelación de la materia orgánica degradada en los lagos thermokarst. Sin embargo, ya se están dando aumentos espectaculares de las emisiones de metano debido a que están aumentando las condiciones anaeróbicas de modo que favorecen la producción de metano por los microbios, descomponiendo así la materia orgánica y la turba almacenadas.

Además, la expansión y el calentamiento de los lagos thermokarst produce un aumento de materia orgánica que se vuelve más disponible para la producción de metano por parte de los microbios. De igual modo, cuando el deshielo llega a las capas de metano que se encuentran atrapadas por el agua congelada, formando depósitos de hidratos de metano, contribuye a la liberación de enormes cantidades de metano terrestre y submarino de las zonas de permafrost. En suma, el Cambio Climático se acelera y poco podemos hacer ahora para evitarlo. Nos sobrevendrá lo que merecemos debido a la estupidez humana. No fuimos responsables cuando todavía estábamos a tiempo. Luego, no pidamos milagros que no mereceremos.


Anuncios

4 respuestas a La amenaza del metano proviene del Ártico

  1. Guajiro dice:

    Enhorabuena por el artículo y enhotamala para la humanidad entera

    Saludos cordiales

  2. Dalmata 102 dice:

    La verdad sea dicha que este artículo me ha dejado deprimido. Tan mal estamos haciendo las cosas? Me parece que lo mejor va a ser empezar a tirar la casa por la ventana que total nos quedan cuatro días. Mi mujer no está de acuerdo. Ella dice que aún tenemos hijos que criar y que no tenemos el lujo de desanimarnos. Seguro que tiene razón pero vaya mundo que les dejamos a los chavales!. Para echarse a llorar.

    Un cordial saludo y mucho amor, Mucho, mucho amor para soportar el dolor

  3. Don Luca dice:

    Según informa en exclusiva el diario británico ‘The Independent’ se han descubierto depósitos masivos de metano encerrado bajo los fondos marino del Océano ´Articos que suben en forma de grandes burbujas a la superficie, fenómeno que coincide con el calentamiento del Ártico y la desaparición de los bloques de hielo de sus aguas,

    La cantidad de metano depositado bajo el Ártico se calcula que supera al carbono almacenado en las reservas carboníferas mundiales, por lo que es de vital importancia la estabilización de esos depósitos en un área que se está calentando a un ritmo mucho más rápido que otras del planeta.

  4. JOse JIJ dice:

    En verdad quisiera dejar un comentario, pero creo que es mejor que diga que si queremos seguir viviendo y permitir y ayudar a que nuestros hijos y las nuevas generaciones sigan viviendo debemos concientizarnos de todos los males que hemos provocado todos los que hemos vivido en este planeta y quitarnos todos esos sentimientos de envidia y presunción y luchar por un mundo mejor que se nos esta acabando y nos hemos transformado en egoístas y estúpidos suicidas. Es sabido que la única especie que se auto destruye es la especie humana y lo esta demostrando. Si no hacemos algo, debemos saber que nos queda poco tiempo. Creo que es importante informar rápidamente y nivel masivo de que debemos tomar medidas o terminaremos peor la película el Día de la Independencia y Un día después Empezaré a luchar por este mundo por el tiempo que me quede. Gracias por la oportunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: