A pesar de la crisis, el Cambio Climático preocupa y mucho

Según una encuesta promovida, a nivel mundial, por el banco HSBC y que versa sobre el Cambio Climático, se demuestra que éste todavía representa una preocupación muy alta, a pesar de la grave crisis económica que padecemos. Incluso, podríamos decir que el 43% de los encuestados considera al Cambio Climático como un problema que es aún más grave que la crisis actual por la que atraviesa nuestra economía. Informaré ahora que el banco HSBC es en tamaño e importancia el primer banco del mundo. Sus siglas obedecen al acrónimo de ‘The Hong-Kong and Shanghai Banking Corporation’ y su sede central radica en la Torre HSBC, en Canary Wharf, Londres.

Gracias a este encuesta hemos podido comprobar que la grave situación económica actual apenas ha hecho que decaiga la preocupación por el Cambio Climático. Tampoco ha disminuido el interés que se tiene para que sus respectivos gobiernos intervengan decisivamente en la lucha contra el Cambio Climático. De destacar, una vez más, es el hecho de que un 43% de las personas encuestadas pusiera por delante su preocupación por el Cambio Climático antes que por la economía mundial, a pesar de las graves turbulencias que se estaban produciendo en los mercados financieros, durante el periodo de tiempo en el que se realizó la encuesta, septiembre y octubre pasados.

La encuesta, que viene a ser realizada anualmente para la Alianza ‘The Climate Partnership HSBC’, este año —en plena recesión económica y cuando lo peor está por venir— revela que la gente quiere que los gobiernos de sus respectivos países se impliquen a fondo en la lucha contra el Cambio Climático. La gente quiere que los gobiernos de los países que más contaminan discutan sobre las concesiones de los derechos de emisiones de GEIs y actúen en consecuencia.

La Alianza por el Clima —The Climate Partnership— que incluye al banco HSBC —‘The Hong Kong and Shanghai Banking Corporation’— a la organización, ‘The Climate Group’, al instituto Earthwatch, al instituto ‘Smithsonian Tropical Research Institute’ y a la ONG ecologista WWF está muy satisfecha con los resultados pues demuestran que la amenaza del Cambio Climático permanece latente y que es presentida por la humanidad como una espada de Damocles que pende sobre las cabezas de los habitantes de este planeta. De este modo, los políticos no deberán tener ninguna duda sobre el hecho de que la importancia otorgada a la amenaza del Cambio Climático, por lo menos, es similar a la amenaza de la recesión económica.

Subrayo este hecho porque no sería de recibo que vinieran ahora los rentistas del sistema diciendo que lo importante es la economía y que la lucha contra el Cambio Climático es algo secundario, en estos momentos. Desgraciadamente, mucho me temo que la estrategia de los diferentes países —gracias a la enorme corrupción imperante— pase por no tener que cumplir con los compromisos contraídos para hacer frente al Cambio Climático, como, hasta ahora, han hecho muchos países desarrollados, víctimas del poder mafioso de los ‘lobbies’ y de la corrupción de muchos gobernantes títeres que prefieren servir a las empresas antes que a los ciudadanos.

Los diferentes gobiernos deberían aprender que, en la encuesta desarrollada este año, se recogen fielmente las preocupaciones de los habitantes de una docena de países que han sido encuestados. El estudio encargado por la Alianza ‘HSBC Climate Partnership’ fue realizado por Lightspeed, que entrevistó a 12.000 personas, entre mediados de septiembre y principios de octubre de este año. En concreto, el trabajo de campo incluía la encuesta a mil personas por cada país que se consideró dentro de la muestra.

Estos países fueron los siguientes: Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, Hong Kong, India, Malasia, México, Reino Unido y Estados Unidos. Los resultados nos muestran que la preocupación por el Cambio Climático no ha pasado a un segundo lugar, como algunos temíamos. Al contrario, confirma que el deseo de que sus respectivos gobiernos tomaran medidas más decisivas para la lucha contra el calentamiento global es una realidad que sigue muy viva.

Tres cuartas partes de los encuestados —un 78% del total de encuestados—quisiera que su país redujera su parte alícuota de emisiones de gases de efecto invernadero. Otro 55% de la población cree que su gobierno debería invertir en energías renovables, y un 27% dijeron que el gobierno de sus país debería tomar parte en las conversaciones para la creación de un acuerdo internacional sobre la lucha contra el Cambio Climático, que otros denominan ‘Acuerdos post-Kyoto’.

En un claro llamamiento en favor de la resolución al debate sobre los objetivos de emisiones, el 77% de las personas encuestadas en doce importantes países del mundo, quisiera ver que su gobierno asume una significativa reducción de la emisiones de GEIs del país, para permitir a las economías menos desarrolladas que puedan crecer.

Sin embargo, a pesar del deseo de la gente para que su gobierno tome parte activa en los acuerdos internacionales sobre el Cambio Climático, los resultados de la encuesta señalan claramente que los encuestados de este año consideran que la lucha contra el Cambio Climático es una labor de los gobiernos que deben establecer sus normativas y construir las infraestructuras necesarias para impulsar el desarrollo sostenible.  Ello hará que los ciudadanos de hoy, que parecen menos dispuestos a cambiar sus propios modos de vida que los encuestados el año pasado, mediante el palo actúen en consecuencia.

En efecto, un 47% de los encuestados este año manifestó que estaba dispuesto a cambiar su estilo y modo de vida, en comparación con el 58% que resultó en 2007. En el capítulo de gasto personal para luchar contra el Cambio Climático, sólo el 20% manifestó que estaba dispuesto a gastar más para el medio ambiente, frente a un 28% que salió el año pasado. Mucha culpa de ello la tiene los ecologistas que han hecho del medio ambiente un fin en sí mismo, confundiéndolo tan errónea y malévolamente con el desarrollo sostenible, al impedir que se entienda el verdadero significado de las sostenibilidad, donde también se ha de integrar la crisis económica actual.

Nicholas Stern, autor de un informe sobre el Cambio Climático, publicado en 2006, que resulta clave para entender sus consecuencias y donde, por primera vez, se contabilizaban sus impactos económicos, es también asesor de HSBC. Para él, no hay ninguna duda. Esta investigación demuestra la necesidad que tenemos de una acción decisiva sobre el Cambio Climático.

Stern declaró que el desafío más urgente es la construcción de un marco para un acuerdo global de modo y manera que ello haga posible que se alcance un fuerte consenso.  Durante las conversaciones de la ONU, a mantener en Copenhague el próximo año, el consenso entre los diferentes países será muy necesario àra fijar, de común acuerdo, las reducciones obligatorias de las emisiones de GEIs por país, una vez que el Protocolo de Kyoto expire en 2012.

Actualmente, representantes de todo el mundo se preparan para reunirse en Polonia para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Los ciudadanos creen los gobiernos deberían comprometerse más en la acción directa. Por ello, las conversaciones sobre el clima que se celebrarán en Poznan, Polonia, el próximo mes, serán un “paso crítico”.

A su vez, las personas encuestadas coinciden en que los gobiernos deben invertir en energías renovables. Es así como lo considera el 55% de los encuestados. También se desea que haya un amplia participación de los gobiernos en las negociaciones internacionales sobre el Cambio Climático. Ahora es el momento de sentar las bases de una nueva forma de crecimiento que permita transformar nuestras economías y sociedades, en clave de sostenibilidad.

Incluso en aquellos países que son responsables de la mayoría de las emisiones de CO2, la mayoría de las personas encuestadas desearían que su país hiciera una contribución justa. En China, el 62% de las personas encuestadas dijeron que su país debería reducir las emisiones de CO2, por lo menos, tanto como lo hagan otros países y sólo un 4% declaró que con respecto a las emisiones de CO2 de su país se debería permitir que aumentaran. En Estados Unidos, el 72% de las personas encuestadas estuvieron de acuerdo en que su país redujera las emisiones de CO2 en igual medida que otros países o quizás más.

En los países emergentes, la gente quiere también que sus respectivos gobiernos sean generosos con los recortes de emisiones. Sólo un 4% e los encuestados opina que a los países emergentes se le debería permitir que aumentaran las emisiones de CO2 para que sus economías crezcan. En México y Brasil, más del 80% de las personas encuestadas quieren reducir sus emisiones en lo que se considere justo o, en su caso, tanto como lo hagan los países desarrollados.

Los resultados también demuestran las contradicciones que existen entre lo que pide al gobierno que haga y lo que cada uno está dispuesto a hacer. El número de personas que tienen la voluntad de hacer más cambios a las decisiones de compra o estilos de vida está disminuyendo pasando de ser un 29%, en 2007, a un 19%, en 2008.

Stephen Green, Presidente del Grupo HSBC Holdings plc, en la presentación de los resultados de la encuesta dijo también que encontrar las soluciones al Cambio Climático requiere un esfuerzo internacional concertado que involucre a gobiernos, ONGs, instituciones intergubernamentales, la gente y, por supuesto, a las asociaciones empresariales, El banco HSBC con su Alianza por el Clima es un ejemplo de cómo diferentes tipos de organizaciones pueden trabajar juntas y ya se ha convertido en un catalizador que ha influido decisivamente en el cambio de la forma como se deben hacer negocios.

El lanzamiento de ‘Climate Confidence Monitor’ es parte de una estrategia más amplia de HSBC para hacer frente al Cambio Climático. Junto con la Alianza ‘HSBC Climate Partnership’, existen otras iniciativas que incluyen el Programa ‘Global Environmental Efficiency Programme’ un compromiso de 90 millones de dólares para reducir su propio impacto ambiental directo. El Centro de Excelencia sobre el Cambio Climático. ‘Climate Change Centre of Excellence’, que evalúa las implicaciones financieras que trae consigo el Cambio Climático y el otro programa, conocido como  ‘Climate Change Research Facilitation Programme’, que proporciona gestores de fondos de acceso a la investigación que se realiza sobre el Cambio Climático, a partir de un número determinado de proveedores especializados.


Anuncios

One Response to A pesar de la crisis, el Cambio Climático preocupa y mucho

  1. Gonzalo dice:

    Animo Juanjo, me parece importante la labor de difusión que realizas y sigo con interés tus comentarios a la economía y la sotenibilidad.
    Un saludo
    Gonzalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: