El espejismo del petróleo barato

Ahora que el petróleo se encuentra a precios medios —en torno a los 60 dólares el barril—conviene recordar que se trata de algo pasajero, de un espejismo ilusorio que durará tan sólo lo que la crisis dure y que volverá a remontar hasta casi los 150 dólares. Recordaré ahora que para casi todos los sectores económicos, el hecho de poder contar con reservas de petróleo, que fueran abundantes y crecientes, se había convertido en algo esencial para el logro de un buen funcionamiento del sector. La explicación del porqué es fácil de entender. Cada barril de petróleo equivale al esfuerzo que tendrían que realizar cinco obreros, trabajando sin parar, doce horas al día, durante todo un año.

Es decir, que si no tuviéramos petróleo y el trabajo tuviéramos que hacerlo sólo en base a la fuerza bruta —incluida la que desarrolla el hombre y la mujer— necesitaríamos casi 140 horas-hombre por cada litro de petróleo que consumimos. A destacar el hecho de que el sector agro-ganadero sea quizás el sector en donde mejor se ilustra este caso de extrema dependencia del petróleo y si añadimos que, además del consumo de combustible que realizan las máquinas agrícolas: cosechadoras, tractores, etc., y del transporte, los abonos y los pesticidas son productos derivados del petróleo, lo entenderemos mucho más.

En efecto, el sector de alimentación actual depende totalmente del petróleo en cada uno de los eslabones de la cadena de valor que va desde el campo hasta el supermercado que tenemos debajo de nuestra casa. De igual modo, en algunas ciudades que han conocido últimamente una rápida expansión, la dependencia del coche para poder vivir allí, en las afueras, es terrible. Para muchos ciudadanos sería casi imposible vivir en los suburbios o extrarradios de las grandes ciudades modernas si no se contara con unos precios asequibles de la gasolina o, en su defecto, con suficientes medios de transporte público como para garantizarle una buena accesibilidad al resto de la ciudad y/o área metropolitana.

Ahora, y desde hace unos tres meses, estamos viviendo una profunda crisis económica por culpa de los abusos y disparates cometidos por la economía del ladrillo y su socio, la economía financiera y especulativa. Todos estos disparates —verdaderos actos de avaricia— han sido impunemente permitidos por los diferentes gobiernos, los organismos de control y las agencias de calificación o ‘rating’. De este modo, lo que al principio era una crisis inmobiliaria pasó a ser una crisis crediticia que dio origen a una crisis de liquidez y ha terminado en una crisis de confianza que está colocando a la economía real en una crisis de solvencia de consecuencias imprevisibles.

La consecuencia de este disparate consentido es que la economía real está muy tocada y el consumo y la producción han disminuido dramáticamente. Desde hacía tiempo, algunos expertos veníamos avisando sobre los riesgos de las burbujas inmobiliaria y financiera pero había tanta usura y tanta maldad que no nos hicieron caso. Incluso se dio el caso de que, hace cuatro años, una entidad financiera a la que advertí, aplicando la Prospectiva, del estallido de la burbuja y sus consecuencias, se negó a pagarme y hoy, sigue sin hacerlo cuando bien podría encontrarse casi al límite de su quiebra técnica. Una vez más, el mensajero de las malas noticias sale malparado. Lo que sí he aprendido que el dicho ese que dice que los vascos cuando dan su palabra, la cumplen —por culpa de algunos sinvergüenzas que quedan impunes— es un cuento que ya pasó a la historia. Aunque muchos ya lo saben, algún día contaré este desgraciado episodio con pelos y señales.

Las materias primas caen en picado

Todo este despropósito de querer ganar especulativamente cuanto más dinero mejor —como si la avaricia fuese el modelo empresarial del siglo XXI—  está teniendo sus graves consecuencias sobre la demanda de materias primas —entre ellas el petróleo— que, en tan sólo seis meses, se ha reducido entre un 5-15%. Este hecho ha influido en que los precios de las materias primas cayeran en picado, reduciendo sus precios a casi la mitad, con respecto a los precios de finales de junio de 2008. Sin embargo, como prospectivistas, tenemos que mirar hacia adelante, ya que todos estos acontecimientos, tras un ajuste más o menos grave y doloroso, y por definición, son superables y, por tanto, pasajeros —aunque esta vez, debido a la estupidez y avaricia del sector inmobiliario-financiero, tengamos que pagar un alto precio todos.

Paralelamente, y también en los últimos años, un número creciente de expertos en energía han ido advertiendo que, a corto plazo, la oferta mundial de petróleo no podrá satisfacer la demanda mundial. No lo podría hacer incluso aunque la demanda cayera, ya que el mundo se encuentra a las puertas de sufrir el ‘Peak Oil’ o punto máximo de la producción de petróleo, a nivel mundial. El ‘Peak Oil’ es también el punto, a partir del cual, el agotamiento anual de las reservas existentes ya no puede ser compensado por el flujo de petróleo que aportan los nuevos yacimientos y/o producciones y, entonces, los precios se disparan.

Hasta hace unos diez años, se calculaba que el ‘Peak Oil’ se produciría, por lo menos años, dentro de unos 30-40 años, lo que nos hubiera permitido una lenta y paulatina transición hacia el auge las energías alternativas, de manera que, así, hubiéramos podido disfrutar del tiempo suficiente como para sustituir, cómodamente y sin traumas de ningún tipo, a los hidrocarburos fósiles.

Sin embargo, había otros geólogos como Colin Campbell y Jean Laherrere, expertos de renombre también en la exploración y producción de petróleo —‘upstream’— que disentían frontalmente de estas previsiones tan gratuitas como optimistas y que, el tiempo, a pesar de las injustas e insidiosas críticas que han tenido que soportar por parte de muchas petroleras y agencias de la energía títeres, les ha dado la razón.

En efecto, al cabo de los años, la propia Agencia Internacional de la Energía, AIE, ante las evidencias, los reiterados errores de previsión y el cambio de dirección que experimentó hace más un año la Agencia, les tuvo que dar la razón. Hoy en día, la AIE es unos de los organismos que más está avisando sobre el hecho de que la llegada del ‘Peak Oil’ está próxima. Últimamente advierte de la posibilidad que se dé tan pronto como para mediados de la siguientes década. Otras fuentes también son dignas de todo crédito señalan que podrían haber graves problemas incluso antes.

Dada la preocupación que existe sobre las implicaciones que tendría para aquellas economías dependientes del petróleo —como es el caso de las economías de nuestro entorno próximo— si el ‘Peak Oil’ se produjera antes de lo previsto, algunos países responsables como el Reino Unido han elaborado un informe de prospectiva, en colaboración con diferentes ‘stakeholders’ de todos los sectores económicos. El informe recoge una valoración de los riesgos que ocasionaría el hecho de producirse el ‘Peak Oil’, desde la perspectiva colectiva de la industria británica.

La llegada del ‘Peak Oil’ podrá parecernos desastrosa pero, en todo caso, también podríamos convertir esta amenaza en una gran oportunidad si nos preparamos a tiempo. Deberíamos ser conscientes también de la gran baza que representa para aquellos países cuyas importaciones de petróleo superan el 5% del PIB. Esta asunción —sobre todo, en la grave crisis en las que nos encontramos sumidos— sería suficiente como para empezar a desambarazarse, cuanto antes, del consumo —y, por consiguiente, de las importaciones— de hidrocarburos fósiles, apostando por la transición desde las energías fósiles a las energías consideradas ‘limpias’ —donde se incluyen las energías renovables y la energía nuclear ya que no emite CO2 a la atmósfera— y que ya han iniciado países como Suecia, Israel, Dinamarca, Australia, etc.

Se acerca el ‘Peak Oil’

Y como se acerca muy deprisa y pudiera ser que nos quedase poco tiempo, sería muy bueno que nos hiciéramos las buenas preguntas, condición indispensable para poder las buenas respuestas y, dar con las soluciones a los problemas que verdaderamente pesan sobre el futuro de todos nosotros. En el Informe británico se consideran tres preguntas básicas y relacionadas entre sí que bien podríamos aceptar nosotros: ¿Cuán grande es el riesgo de que se produzca pronto un ‘Peak Oil’, originándonos así una crisis de suministro? ¿Cuán grandes son las oportunidades que nos ofrecen las energías alternativas? ¿Cómo interactúan entre sí el ‘Peak Oil’ y las energías alternativas?.

Contestaré en este artículo, a la primera pregunta. A las otras, ya lo iré haciendo en posteriores artículos. Pues bien, el Informe británico, al que antes he hecho referencia, recoge dos opiniones contrarias para evaluar mejor el riesgo de que se produzca pronto un ‘Peak Oil’ que origine cortes en el suministro de petróleo. La primera opinión se corresponde con la de un experto del petróleo que considera que el ‘Peak Oil’ se producirá antes de la fecha que proponen la mayoría de expertos, para mediados de la década siguiente. Según este experto, el pico máximo de producción de petróleo, a nivel mundial, se producirá entre 2011 y 2013.

Su argumento principal se basa en que el problema no se debe tanto a la falta de reservas, si no a la incapacidad de los nuevos flujos para compensar el agotamiento de la capacidad existente que se da en los yacimientos maduros, como en los yacimientos petrolíferos del Mar del Norte, donde la tasa de declive anual ya es superior al 7%. En otras palabras, que el problema del suministro de petróleo no depende tanto del tamaño del depósito como del tamaño del grifo. El petróleo ‘fácil’ —y, por tanto, barato— que conforma la mayor parte de la capacidad existente se agota rápidamente, y los nuevos flujos que lo sustituyen —a menudo de fuentes que no tan fáciles— a partir de 2011, no podrán reemplazar las pérdidas de producción por agotamiento de yacimientos maduros, al mismo ritmo.

La segunda opinión pertenece a la empresa petrolera Shell y, obviamente, tiene un pronóstico algo más optimista. Shell defiende que, en efecto, nos encontramos ante un problema de suministro del ‘petróleo fácil’, pero que no deberíamos contemplarlo como si se tratara del ‘Peak Oil’, sino como una meseta o ‘plateau’ de producción. Del lado de la oferta, se considera que, al ritmo que se pierde producción en yacimientos maduros, esta pérdida de flujo se compensa con nuevas producciones Del lado de la demanda, se contempla que las fuertes tensiones en los precios obligarán a que se equilibre la creciente demanda de energía de los países emergentes con la reducción del consumo, gracias al ahorro y la eficiencia, de los países desarrollados.

previsones-oil-prices1

De esta manera, la producción mundial de petróleo llegará al plano de la meseta para el 2015. Según Shell, si las compañías petrolíferas mundiales quieren mantener el suministro de hidrocarburos fósiles en esta meseta, deberán hacer fuertes inversiones para extraer petróleo de yacimientos situados en aguas ultra-profundas — a más de 2 km de profundidad— en capas pre-salinas, extraer gas compacto, metano de yacimientos de carbón o producir petróleo a partir de las arenas bituminosas de Alberta, Canadá, o de otras áreas de producción de petróleo no convencionales como el petróleo ultrapesado del Orinoco, Venezuela.

Como podemos apreciar es preocupante que ambas opiniones coincidan en que la era del ‘petróleo fácil’ se haya acabado. El hecho de que los precios actuales hayan descendido tanto en cinco meses, se debe a la fuerte recesión económica que estamos sufriendo. Sin embargo, a medio plazo, los precios relativamente bajos no son precios que podamos considerar como reales ya que los precios se recuperarán a medida de que la economía se vaya recuperando,

Siendo esto así, se convierte en un imperativo desarrollar, cuanto antes, otras fuentes de energías alternativas y adecuar las infraestructuras y los consumos de energía a las mismas. Por ello, es necesario el desarrollo de las redes eléctricas inteligentes, ‘smart grids’, o el desarrollo de la utilización del coche eléctrico, aún en el supuesto de que la producción se llegara a estabilizar en una meseta o ‘plateau’, hacia el año 2015, tal como lo sugiere la petrolera Shell.

              

 

 


Anuncios

7 Responses to El espejismo del petróleo barato

  1. yvette dice:

    ES REALMENTE TRISTE SABER Y VER QUE A NIVEL MUNDIAL SE SABE DEL TERRIBLE DAÑO QUE SE HACE A LA ECOLOGIA Y A LA ECONOMIA Y SIGAMOS AMARRADOS A UNOS CUANTOS GRUPOS QUIENES SON LOS UNICOS “BENEFICIADOS” CON TODO ESTO DEL PETROLEO.

    Y ENCOMILLO “BENEFICIADOS” PUES A MEDIANO Y NO TAN LARGO PLAZO LA SALUD Y BIENESTAR DE SU HABITAT Y EL DE SU FAMILIA TAMBIEN ESTA SIENDO AFECTADO.

    ES MUY LOABLE LO QUE MUCHOS MAGNATES HACEN EN SUS RESPECTIVOS PAISES PERO DESGRACIADAMENTE SOMOS MAS LOS QUE PADECEMOS PUES CADA DIA HAY MAS POBREZA ECONOMICA Y HUMANA.

    CREO QUE AHORA ES EL MOMENTO DE IMPULSAR LAS YA EXISTENTES NUEVAS TECNOLOGIAS DE ENERGIA NO HAY QUE ESPERAR A QUE NOS GANE EL TIEMPO PUES ES NUESTRO RECURSO MAS IMPORTANTE Y NO ES RENOVABLE.

    OJALA SIRVIERA DE ALGO MI COMENTARIO Y QUE ALGUIEN EN EL LUGAR Y CON LOS CONTACTOS Y RECURSOS NECESARIOS PENSARA EN EL MAÑANA COMO SI FUERA HOY, PUES SERA INEVITABLEMENTE EL HOY DE SUS HIJOS Y NIETOS.

    EL MUNDO ACTUAL NO NOS PERTENECE, LE PERTENECE A LAS FUTURAS GENERACIONES.

  2. RAUL MARCELO HINOJOSA MONTELLANO dice:

    Me parecio loable el esfuerzo por concientizar a las futuras generaciones.
    Envio un artículo publicado en el 2007 que escribí sobre el tema.

    Te mando a tu correo.

    Un abrazo y felicidades por tu blog.

    Raul Marcelo Hinojosa Montellano

  3. julietita dice:

    hola, me da gusto leer algo que realmente bueno en cuanto al contenido, la verdad todos se llenan la boca hablando sobre el medio ambiente, pero cuando van en su coche tiran la botella de plastico en la carretera sin nigun reparo, y el ejemplo se da con los hechos. yo como ama de casa y educadora, empiezo en reciclar la basura, y asi mis hijos lo aran y viviran en un mundo mejor sin tener un forro de plastico cubriendo su mundo, su espacio, la tierra bendita que debemos cuidar.

  4. carmencita dice:

    hola, me da gusto leer algo que realmente bueno en cuanto al contenido, la verdad todos se llenan la boca hablando sobre el medio ambiente, pero cuando van en su coche tiran la botella de plastico en la carretera sin nigun reparo, y el ejemplo se da con los hechos. yo como ama de casa y educadora, empiezo en reciclar la basura, y asi mis hijos lo aran y viviran en un mundo mejor sin tener un forro de plastico cubriendo su mundo, su espacio, la tierra bendita que debemos cuidar.atte carmencita

  5. […] Noticia en Cinco Días | Foto: juanjogabina.com […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: