En el umbral de la quinta dimensión

El ansía de los seres humanos que, a lo largo de la historia —desde los filósofos griegos hasta los enciclopedistas, pasando por los renacentistas— han demostrado por querer llegar al conocimiento del saber universal, hace tiempo que feneció en la mayoría de los corazones de los que hoy llamaríamos ‘sabios’, si no hubieran preferido llamarse expertos, intelectuales, científicos o investigadores. Actualmente, sabemos tanto, de tan poco, que, en su conjunto, podemos decir que, paradójicamente, cada uno, cada vez, sabe menos. Solamente, quedamos unos pocos locos, los que nos negamos a reducir el conocimiento a una suma infinita de infinitos infinitésimos. Para nosotros, el conocimiento, para poder optimizar su utilidad y, a su vez, hacer que sea controlable, ha de ser universal.

El conocimiento lo permea todo. Está en el origen y en el fin de las cosas. Su esencia está ahí, delante de nosotros, aguardando a que descubramos las Leyes de la Creación y, de este modo, pudiéramos hacer que nuestras vidas cobraran sentido. En teoría, el conocimiento nos debería acercar a esa sabiduría que, al tiempo que nos libera de las ansías de poder y de riqueza, nos entrega a esa noble causa que implica la búsqueda del bienestar de la humanidad. En la práctica, si, hoy en día, el dinero es el ídolo que mueve los destinos del mundo es porque la verdadera sabiduría se ha alejado de nosotros. Una vez más, el becerro de oro ha ocupado el puesto de D-s. Tan sólo nos queda la esperanza de la ‘quinta dimensión’ donde el dinero no ocupa un lugar destacado en la escala de valores, por ahora.

En efecto, los progresos del conocimiento nos han llevado, cada vez más, a una especialización mayor. Nos han llevado a hacer una disección cada vez más fina de lo que es la realidad, haciendo de ella minúsculos segmentos del saber y, de este modo, cada uno de estos segmentos se ha transformado en el objeto de un experto, cuya ‘expertise’ será mayor en la medida que su campo de observación sea más reducido.

Así pues, cada uno se ha podido dotar del concepto y de los métodos específicos ajustados a su minúsculo dominio para construir una cultura, una jerga y, muchas veces, una fortaleza alrededor de un reino, donde dominan los iniciados de lo infinitamente pequeño. El sueño de los enciclopedistas, que era dotarse del conjunto de todos los saberes, es decir trabajar para aprenderlo todo, se ha invertido. El de los filósofos para poder discernir el sentido de lo que es infinitamente pequeño hasta lo que es infinitamente grande, también. Todo se ha perdido, en esta búsqueda de una realidad, tan cuidadosamente descuartizada, que cada vez más se sustrae a las tentativas de aquellos que quieren reconstruir el conjunto.

Reconozcámoslo, después de siglos de caminar airosamente por la vereda del capitalismo, últimamente y con el auge del neoliberalismo, las cosas han comenzado a torcerse y a salirnos cada vez peor. También es cierto que el agotamiento del petróleo está teniendo mucho que ver. La maximización de beneficios por parte de empresas y actividades de poco valor añadido, como la banca y la construcción, también. Así pues, sufrimos una crisis generalizada que nos abruma por todas partes. Y ello nos ocurre cuando todavía no hemos aprendido a caminar por las sendas de la libertad, del poder y de la voluntad. Es cierto que, gracias al progreso de la ciencia, abandonamos la creencia en ese sistema superior, donde el hombre no era más que un objeto y un fruto del determinismo, cuando no de la fatalidad. Lo malo es que perdimos el conocimiento que nos aportaba la filosofía y caímos en las garras de lo puramente material.

Cuando el hombre tomó conciencia de su capacidad para tratar e, incluso, para actuar él mismo, sobre el planeta Tierra, también aspiró a manejarlo y a gobernarlo todo. Sin embargo, a medida que el hombre se desarrollaba y crecía su potencial de poder y dominación también surgían nuevos problemas. El modelo socioeconómico elegido, el neoliberalismo, no tenía en cuenta ni la filosofía, ni la necesidad del contrato social sobre el que tanto insistiera, en su día, Adam Smith.

Tampoco se tuvieron en cuenta los impactos negativos que causan las actividades humanas sobre el entorno natural, ni el agotamiento progresivo de muchos recursos naturales. De este modo, sin  aceptar las limitaciones que imponen unos recursos naturales que, por ciencia y evidencia, son escasos, tampoco resultaba tarea fácil poner freno a la insaciable usura de los mercados. Muchos menos, cuando los políticos se olvidaron del arte de gobernar y cedieron, para nuestra desgracia, el poder a los oligarcas o rentistas del sistema.

Estando así las cosas, no es de extrañar que muchas de las aspiraciones y de las propias acciones humanas resultaran asfixiadas por el rentismo de unos pocos —como la oligarquía política y la oligarquía financiera e industrial— en sus esfuerzos por frenar todo aquello que pudiera hacerles perder sus tan injustos privilegios. Poco a poco, las respuestas a los retos se volvieron cada vez más ineficaces por la inercia negativa que conllevaban las acciones que se emprendían. Se quería solucionar los problemas haciendo más de lo mismo y ello resultaba una tarea imposible.

Los progresos de la ciencia y de la tecnología, en general, se guardaban celosamente en compartimentos estanco para que fuera el capital el que dispusiera de ellos a su antojo y marcara el ritmo de sus aplicaciones, según su conveniencia. De este modo, los ritmos del desarrollo, gracias a su control oligopólico, fueron racionados en base a los intereses creados, en lugar de aplicarse teniendo en cuenta el interés general. En base a ello, ahora nos explicamos que las ganancias de eficiencia de los motores térmicos se utilizaran, no para reducir el consumo de los coches —lo que nos hubiera permitido reducir, sensiblemente, nuestras emisiones de GEIs— sino para aumentar la potencia y el tamaño de los mismos coches.

La prospectiva estratégica participa de esa ambición que intenta reunir los saberes particulares en un saber universal, y así poder dar sentido a una visión global y compartida. También pretende rearticular la dinámica de lo que es infinitamente pequeño con lo que es infinitamente grande. ‘Think Global, Act Local‘. Esta pretensión no  se refiere, solamente, a un instante dado, sino que se implementa a lo largo del hilo que comunica los tiempos pasados con los venideros, de manera diacrónica.

Todo ello coincide con su propia filosofía, más ocupada en hacerse una composición del  futuro deseable, realizable y sostenible que pretendemos construir que en descubrirlo. El futuro no se prevé, se prepara, aunque también hay que reconocer que nada será gratuito y habrá que luchar por ello, e incluso prepararse para una revolución pues los rentistas del sistema defenderán sus privilegios hasta con medios ilícitos. Es en esta transición hacia la sostenibilidad, como mejor se comprende que, metidos en lo que significa la inmensa ambición de saber, algunos soñemos, gracias a la ‘quinta dimensión’, con poder reunir todos los saberes del mundo y constituir un supercerebro planetario que sea mitad humano, mitad electrónico y nos facilite la elección de las opciones estratégicas que nos permitan alcanzar un modelo basado en la economía sostenible.

Para garantizar la trascendencia de la humanidad, es necesario poder reunir todos estos saberes coherentes con la sostenibilidad —y que se desarrollan en migajas— en beneficio de un conocimiento enciclopédico, incluso, en beneficio de un pensamiento, considerado como pensamiento global, pero no único, pues el futuro siempre será, en una gran medida, fruto de nuestra libertad y, por tanto, muy abierto a diferentes futuribles o futuros posibles. Estos saberes no son simplemente imágenes que se forjan los expertos, máxime cuando la frontera entre lo real y los virtual cada vez es más nítida. Estos saberes, para que sean útiles, hay que transferirlos al mundo de lo virtual porque el mundo de lo real está conquistado por los adoradores del becerro. Sin embargo, no somos conscientes de ello todavía. Tampoco somos conscientes de que, hasta hace poco, la percepción que se tenía, en todo momento, de lo que era real podía ser aprendida en función de los instrumentos de observación y de cálculo, de la cultura y de las ideas, pero que, hoy en día, cada vez nos tropezamos con mayor número de problemas para poder hacerlo de manera objetiva.

Las razones son muchas y variadas. Una de ellas —ya lo he comentado antes— es la excesiva parcelación del saber. Pero existen más problemas pues, hasta ahora, no nos hemos dado cuenta de que podría existir esa ‘quinta dimensión’ que nos permitiera acceder, sin problemas, al saber universal. Después de haber diseccionado lo real en pequeñísimos segmentos, de manera que cada uno pueda hacer de su ciencia separada, un objeto de estudio y conocimiento, deslavazado del resto de saberes, ¿Se puede verdaderamente imaginar que todas las ciencias, tal como se nos presentan y en su conjunto, nos enseñan verdaderamente algo acerca de lo representa el funcionamiento del todo?.

¿Nos confieren, de alguna manera, un saber enciclopédico, que haga que los descubrimientos más recientes puedan ser  fácilmente en sus impactos?. Quizás, esta extensa y basta ilusión cientifista satisfaga nuestra sed de poder. Quizás la ilusión de saberlo todo nos conceda la presunción de poderlo todo también. Quizás sea que las ciencias, al tratarse exclusivamente por separado, alimenten el sueño loco de los hombres de imponerse como los maestros de ese universo reducido a cada ciencia y nos convierta, mediante la incipiente ciencia de la reproducción, en los aprendices de brujos del conjunto de los seres vivos, incluidos los seres humanos.

¿Cuál pudo ser la fascinación de los que lograron codificar el genoma humano? Tras lograrlo y trasportarlo a la pantalla del ordenador, transformando así un formato de genes en una secuencia de imágenes que se pueden ‘congelar en pantalla’ a placer, mezclar y recombinar del modo que deseemos ¿Qué nos quedará de la vida, después de que ésta ya quede digitalizada, desmaterializada y se reduzca a un conjunto de signos y de símbolos prestos a todo tipo de manipulaciones?.

¿Con qué signos representaremos la muerte?, ¿Con cuáles representamos la reencarnación en una nueva vida?. Presiento que llegará pronto un tiempo en el que los hombres que queden aprenderán a jugar tanto con la vida como con la muerte, superando la frontera que separa a ambas realidades, tal como se hace, hoy en día, en los videojuegos a los que juegan los jóvenes, los niños y los que no son tan niños, ¿Qué diferencias se percibirán entonces entre todos esos muertos que aparecen en las pantallas en los videojuegos? Unos muertos permanecen inertes, mientras que los otros se levantan, se metamorfosean, se reaniman bajo los dedos ágiles que utilizan los jóvenes todopoderosos, manipuladores de símbolos, manipuladores de los seres vivos virtuales. ¿Llegaremos a poder voltear la cabeza hacia la luz, para pasar de lo virtual a lo real, como entendemos que descifraríamos las sombras humanas de aquella caverna que nos describiera Platón?. Lo dudo, aunque quizás lo logremos en el mundo de lo virtual.

En este sentido, y con una innegable dosis de esperanza, señalaré que el mundo de lo virtual estaría muy bien representado en la ‘quinta dimensión‘. El mundo de lo virtual podría ser una dimensión de naturaleza ondulatoria, donde la masa adquiriera un valor nulo, m=0, y la energía dependiera directamente de la velocidad de la luz c y que, a su vez, mantuviera una relación inversa con la longitud de onda λ, donde E = hc, siendo h —también conocida como la Constante de Planckigual a 6,626 x 10 -34 julio.seg. Obviamente, siendo f, la frecuencia, se debería cumplir también que f=c/λ. En suma, sólo serían variables el espacio —en sus tres dimensiones—  la velocidad y la energía expresada en función de la frecuencia, E = hf.

Por ahora, sólo sabemos convertir el mundo real en virtual y plasmarlo, en soporte electromagnético, en imágenes o algoritmos, como lo hacemos en un soporte DVD. ¿Llegará un momento en el que seremos capaces de extraer las imágenes de un DVD y transportarlas al mundo real para que se confundan con el resto de las cosas y/o de los seres vivos?. Ésta es una incógnita a resolver que dejaremos para la posteridad, pero adelanto en que —cada vez estoy más persuadido— llegará un día en el que ello será posible. Entonces, podremos convertir parte de las ondas electromagnéticas en figuras inteligentes con masa. Una transformación en base a la siguiente expresión:

m = hf/c2+k

De cualquier modo, y concluyendo, soy consciente que, en su representación formal, la frontera entre lo virtual y lo real, poco a poco, se va entremezclando cada vez más. Ya ha pasado con el dinero electrónico que, hoy en día, manejamos como si fuera real. Lo mismo está pasando entre lo que es el saber, el conocimiento y el poder. Todo parece que puede ser, pero sin embargo, surgirán otras cuestiones nuevas sobre las que comenzarán a aflorar preguntas para darle todo el sentido a estos nuevos poderes —mezcla de espejismo o engaño y de realidad— y que, en su desarrollo —será lo más probable— llegarán a conferirnos a los hombres la ilusión de ser como dioses, antes incluso de que, como diría Bertrand Russel, hayamos aprendido a ser hombres. El horizonte de un futuro basado en la sostenibilidad nos aguarda. Depende de nosotros el alcanzarlo.

Anuncios

5 Responses to En el umbral de la quinta dimensión

  1. Sirenita dice:

    Puuffff!

    No tengo palabras… Necesito leerlo otras dos veces más.. pero me ha gustado una enormidad
    Felicidades Professor Gabiña!

  2. chinaman dice:

    Hi
    Where did you get words for this paper? Is it from your head???

  3. jjgabina dice:

    Of course, Chinaman

    All the articles that you could read in my blog are written by me

    Best regards

    Juanjo Gabiña

  4. fermin rubio dice:

    hola me interesa saber que hay mas seres humanos como yo que nos transportamos al cosmos en la meditacion.

  5. gonzalo dice:

    hola me gustaria volver a mi dimension soy de la quinta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: