El ejemplo de Kenya

Kenya acaba de apostar por las energías limpias para satisfacer la creciente demanda de electricidad. Esta decisión la ha tomado después de sopesar diferentes alternativas para hacer frente, por un lado, al aumento acelerado de la demanda de electricidad y, por el otro, a la preservación de la riqueza de gran valor que tiene su entorno ambiental. Al final, y como si fuera una decisión salomónica, Kenya optó por la energía geotérmica para la producción de electricidad como principal fuente de energía renovable.

Actualmente, el país africano cuenta con 37 millones de habitantes y su capacidad de suministro de electricidad se sitúa ya cerca de su límite, 1080 MW, puesto que la demanda eléctrica, en hora punta, llega a casi a 1000 MWh.

En los últimos años, debido al rápido crecimiento tanto de la economía como de la demografía, la demanda eléctrica ha ido aumentando a razón de un 8% al año. La capacidad de generación eléctrica, utilizando la infraestructura hidráulica con que cuenta el país, ya no daba más de si. Además, la sequía crónica que padece Kenya y el impacto que la deforestación causa sobre la variación de los caudales de los ríos, limitaban aún más su potencial hidroeléctrico.

En consecuencia, el gobierno kenyata, consciente de la urgencia que tenía producir más energía eléctrica  —pues las necesidades de consumo eléctrico derivadas de su demanda creciente estaban siendo una importante fuerte de preocupación para las empresas— a través de su presidente, Mwai Kibaki, anunció, a finales del mes de junio de este año, un nuevo plan energético. El principal objetivo de este plan era el de producir un mínimo de 2000 MGh más, para dentro de 10 años. Señalaré que el 85% de lo que representa este aumento de la producción de electricidad está previsto que se se cubria gracias a la energía eléctrica suministrada por las plantas geotérmicas.

El anuncio ha movido hasta los cimientos de la planta geotérmica Olkaria II, cerca de la ciudad de Naivasha, situada en el occidente de país, donde los ingenieros y los expertos están discutiendo activamente la prospección y los consiguientes planes de perforación.

La planta de Olkaria II se ubica en el valle del Rift —Rift Valley. Aunque los trabajos sobre la geotermia local se iniciaron hacia los años 1980, la planta de Olkaria II fue inaugurada en marzo de 2004, y fue, en realidad, la primera estación de energía geotérmica en África. Genera electricidad mediante el bombeo de agua muy caliente que se encuentra en el subsuelo de las zonas volcánicas calientes y que utiliza para producir vapor y, así, impulsar las turbinas para generar electricidad.

El proyecto pionero fue financiado por el Banco Mundial y la empresa estatal kenyata de electricidad, KenGen. Olkaria II implicaba la construcción de un sistema que integra el yacimiento de vapor —‘steamfield’— y la central eléctrica con una capacidad de producción eléctrica de 70 MW.

El éxito obtenido por esta planta geotérmica y el hecho de que el subsuelo de los alrededores pudiera aportar una capacidad de generación eléctrica de unos 3000 MW fueron factores positivos que condicionaron la decisón final. Así, dada la calidad de los parámetros geográficos y geotérmicos es lo que ha movido al Gobierno kenyata a apostar por la energía geotérmica. De este modo, por debajo de los cascos de las jirafas y cebras que pueblan los paisajes idílicos alrededor del lago Naivasha, se encuentra el “oro blanco” , en forma de vapor de agua, que bien podría resolver a Kenya gran parte de sus problemas de abastecimiento energético en el futuro.

La tecnología geotérmica ha recorrido un largo camino desde que los romanos la utilizaron para los baños termales y la calefacción de sus hogares y establecimientos públicos. Las plantas geotérmicas de la compañía eléctrica kenyata, KenGen, situadas en la región de Naivasha, se encuentran entre las joyas más representativas de los conocimientos técnicos de Kenya.

El subsuelo de la región es un verdadero punto caliente para aplicaciones geotérmicas pues está repleta de fuentes de agua caliente y de vapor a 300 ºC, que se bombea a la superficie desde puntos situados a unos 2 km de profundidad. Cuando se separa el agua del mix formado por el agua caliente y el vapor, el vapor resultante se utiliza para producir electricidad por medio un generador de turbina que funciona gracias a la presión y a la temperatura del vapor de agua.

Kenya había explotado toda su capacidad hidroeléctrica potencial. Y, además dicha capacidad se iba reduciendo ya que, debido a la deforestación y la consiguiente erosión del suelo, los embalses se estaban colmatando con el limo residual. En estas condiciones, se evaluó que la energía más eficiente —mucho más que la eólica y la solar— era la energía geotérmica ya que gracias a la explotación de esta fuente autóctona de energía podrían cubrirse, fácilmente, el total de las necesidades eléctricas de Kenya.

Desde los años en que la producción de energía geotérmica se iniciara en Kenia hasta las fechas actuales, la tecnología ha evolucionado y ha ayudado a que todo el proceso sea más limpio. Al principio, el vapor que se utilizaba para mover la turbina, finalmente, se vertía a la atmósfera, a través de chimeneas gigantes. En aquel entonces, las instalaciones funcionaban en circuito abierto.

Sin embargo, las plantas geotermo-eléctricas de hoy trabajan, íntegramente, en circuito cerrado. Por eso, el diseño de las plantas permite que tanto el agua líquida como el agua debido a la condensación del vapor se recojan y se bombeen hacia abajo a unos dos kilómetros por debajo de la superficie.

El principal inconveniente de la energía geotérmica es el tamaño de la inversión inicial que siempre ha tendido a asustar a los diferentes gobiernos que han tenido tratar el tema.

Un MW de capacidad de producir de electricidad a partir de la energía geotérmica tiene unos costes que oscilan en torno a los tres millones de dólares. Para hacernos una idea de esta cuantía, y de manera comparativa, os diré que estos costes son un 30% más caros que lo que costaría un MW de capacidad de producir de electricidad, en base a la energía termoeléctrica de carbón.

A la vista de estos datos, podemos deducir que la decisión tampoco fue fácil. Se trataba de una elección entre una política que apoyara las energías limpias —con bajas emisiones de CO2— y una política basada en las energías fósiles como el carbón, que podrán ser más sencillas y requerirán menos inversiones, pero que son, infinitamente, más contaminantes. Además, las previsiones de los expertos apuntan a que los precios del carbón también irán creciendo, a medida que vayan subiendo los precios del crudo de petróleo, por lo que, en menos de un año, es muy posible que los costes entre ambas tecnologías se equiparen.

Por último, las autoridades de Kenya fueron también plenamente conscientes de que, al optar por proyectos geotérmicos —en un momento en que la lucha contra el cambio climático ocupa un lugar destacado en la agenda de gobiernos y empresas, a nivel mundial— se ganarían el respaldo del resto de los países. De este modo, es como el Plan de Desarrollo de la energía geotérmica está siendo apoyado con donaciones y préstamos preferenciales de la Agencia Francesa para el Desarrollo, AFP, el Banco Mundial y la cooperación alemana. El ejemplo de Kenya es un ejemplo digno de ser imitado y, en concreto, también nos ha dado una gran lección a países como los nuestros que no sólo tan poco han hecho por la lucha contra el cambio climático sino que están perdiendo mucho tiempo no apostando ya, con decisión y coraje, por una economía de bajo consumo de hidrocarburos fósiles.

Anuncios

2 Responses to El ejemplo de Kenya

  1. nombre dice:

    “Un MWh de electricidad producida a partir de la energía geotérmica tiene costes de, aproximadamente, tres millones de dólares”

    … algo falla ahí

  2. jjgabina dice:

    Muchas gracias ‘nombre’ tienes toda la razón…y ya está corregido
    El texto de la noticia original decía:

    “A megawatt of geothermal-produced electricity costs around three million dollars, 30 percent more than what coal-powered plants can offer”

    Juanjo Gabiña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: