Los fabricantes de aviones apuestan por la sostenibilidad

Los fabricantes de aviones a menudo se han sentido como si estuvieran compitiendo en las ‘Olimpiadas del Aire’. Estas empresas aeronáuticas, fabricantes de los aviones de combate, aviones comerciales, helicópteros y aviones privados de todo el mundo siempre han estado rivalizando por tener el más alto, más rápido y más fuerte de todos los aviones. Sin embargo, parece ser que las cosas están cambiando enormemente dentro del sector fabricante de aviones.

En efecto, todo ha sido así, durante los últimos ochenta años, sin embargo, el alto precio del petróleo ha dado lugar a que se introdujera un nuevo enfoque en el marketing de este año, ya que existen muchos clientes preocupados por la viabilidad económica de sus propias compañías aéreas. En todo el mundo, los gastos de combustible de aviación, queroseno, han perjudicado a muchas compañías aéreas, incluidas las grandes como American Airlines, Lufthansa, British Airways, Delta, Iberia, etc. Recientemente, algunas de ellas ya informaron sobre las cuantiosas pérdidas que los altos precios del petróleo les estaban ocasionando.

Por otra parte, los fabricantes ahora están tratando de reforzar una mejor imagen ecológica, reduciendo la importancia que generalmente han otorgado a la velocidad y apoyando a todas aquellas iniciativas tendentes a reducir los impactos ambientales de los aviones, así como los costes que dicha reducción entrañaría. La razón de la mala imagen ecológica de las compañías aéreas se debe a que el incremento de los vuelos aéreos está contribuyendo a empeorar los efectos sobre el efecto invernadero
y el cambio climático. Según la Agencia Europea del Medio Ambiente, entre 1994 y 2004, las emisiones contaminantes de la aviación aumentaron en un 85%.

De igual modo, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, IPCC, de las Naciones Unidas, estimó que sólo el sector de la aviación podría ser el causante del 15% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, antes de mediados de siglo. Otras fuentes estiman, debido a que las emisiones se producen a unos 10.000 metros de altura — las estelas que dejan los aviones pueden persistir durante horas y los científicos creen que contribuyen al calentamiento global, al comportarse de la misma manera que las nubes de gran altura, atrapando el calor en la atmósfera— que el impacto sobre el clima podría ser aún mayor y llegar a contribuir con las emisiones de una cuarta parte de los gases de efecto invernadero que produzcan, a nivel mundial, para el año 2030.

El paquete de propuestas, aprobado hace unos meses por el Parlamento Europeo, en la Eurocámara de Estrasburgo, contempla la aplicación de una tasa sobre el queroseno utilizado por los aviones, la reducción o abolición de las exenciones sobre el IVA y la creación de un mercado de derechos de emisión para la aviación, independiente del actual sistema general, al menos para el periodo entrante 2008-2012. De igual modo, los responsables europeos consideran que, de esta manera, se potenciaría la utilización de transportes alternativos menos contaminantes que los aviones.

Además de las emisiones producidas por el combustible y las estelas en forma de nube blanca alargada que dejan tras de sí los aviones, algunos estudios indican que los vuelos nocturnos podrían tener un efecto aún mayor sobre este fenómeno. De igual modo, y a la hora de evitar en lo posible los efectos de las estelas, algunos expertos recomiendan diseñar aviones más eficientes que puedan volar a alturas más bajas, y que se tengan en cuenta a la hora de hacer las rutas aéreas las condiciones atmosféricas que influyen en la persistencia de las estelas.

De cualquier modo, ante el notable incremento de los vuelos comerciales que, año a año, se están experimentando, la estrategia de mitigación de las emisiones de GEIs pasa por reducir el número de vuelos —aviones de mayor tamaño y transporte alternativo al avión —como el Tren de Alta Velocidad, TAV—sustituir el combustible fósil de aviación por bioqueroseno y construir nuevos tipos de aviones que sean mucho más eficientes y, a su vez, menos contaminantes.

El desarrollo de nuevas tecnologías más eficientes y menos contaminantes podría contribuir a la disminución de los efectos negativos de los aviones para el medio ambiente. La Asociación Británica de Aviación Sostenible, integrada por British Airways, Virgin Atlantic, Airbus y el operador aeroportuario BAA, está diseñando un nuevo modelo de avión que reducirá las emisiones de CO2 a la mitad, y contempla otros proyectos para reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno en un 80% y en un 50% la contaminación acústica. El Departamento de Ingeniería Civil y Medioambiental y el Departamento de Física del Imperial College de Londres trabajan en base a simulaciones del tráfico aéreo para predecir la formación de estelas e identificar cómo reducirlas.

El Instituto Tecnológico de Georgia, en Estados Unidos, ha desarrollado una nueva cámara de combustión que apenas emiten óxidos de nitrógeno, NOx, y monóxido de carbono, CO, dos de los principales gases contaminantes para la atmósfera. Según sus creadores, el prototipo está pensado para motores de aviones y turbinas de gas generadoras de electricidad, pero se puede adaptar con un coste muy bajo en aplicaciones domésticas como los calentadores de agua de los hogares.

Ante esta nueva tesitura, las empresas fabricantes de aviones, bien sea por dolor de contrición o de atrición —seguramente por lo último— se están moviendo. El objetivo es reducir significativamente las emisiones de GEIs, al tiempo que se reducen también los consumos de combustible. Así, Boeing, por ejemplo, apuesta por el bioqueroseno obtenido a partir de la jatropha. En todo Farnborough se han establecido depósitos de reciclado que patrocinado por Bombardier, se utiliza el lema, ”un nuevo planeta, un nuevo avión’‘, para referirise a su nuevo jet CSeries, que consume un 20% menos combustible que sus competidores. Airbus, en la cola enorme de su avión comercial de dos pisos, A380, recoge la siguiente frase: ”Un mejor medio ambiente por dentro y por fuera”.

Las expectativas sobre el crecimiento del tráfico aéreo mundial que se espera para los próximos años, está forzando a los reguladores gubernamentales, incluida la Comisión Europea, para que presionen aún más para que se construyan aviones que sean más silenciosos, menos contaminantes y más eficientes y, encima, amenazan con graves sanciones en el caso de que estos objetivos no se cumplan.

Desgraciadamente, no soluciones que sen fáciles y, mucho menos, que sean baratas. La utilización de materiales más ligeros para la construcción de aviones, el consumo de nuevos biocombustibles y la introducción de otra serie de innovaciones permitirían dotarnos de aviones más respetuosos con el medio ambiente y comprometidos con la lucha contra el cambio climático, pero también implica más gastos e inversiones y más tiempo para su desarrollo. Estas inversiones en I+D+i incluyen los miles de millones que ya se están gastando los fabricantes de motores de aviación en sus investigaciones sobre motores más eficientes y, a su vez, menos contaminantes.

A pesar de las dificultades, los cambios que se están produciendo entre los fabricantes de aviones son muy significativos. Hace tan sólo dos años, en 2006, Boeing declaraba que sería imposible desarrollar combustibles que pudieran sustituir al queroseno que consumían los motores de los aviones. Todo era debido a que el bioetanol, obtenido a partir del maíz, no aportaba a los motores la energía que necesitaban los aviones para poder volar, a grandes alturas.

Actualmente, y a punto de concluir las pruebas con éxito, Boeing está llevando a cabo una investigación sobre el consumo de bioqueroseno, como combustible de aviación alternativo, con cuatro compañías aéreas: Virgin Atlantic, Japan Air Lines, Air New Zealand y Continental. British Airways, por su parte, también se esta ocupando de investigar sobre ello.

 

 

La búsqueda de nuevos combustibles, como el bioqueroseno, que sean alternativos al combustible fósil de aviación y más respetuosos con el medio ambiente son sólo una parte del esfuerzo que se está realizando. La búsqueda de motores más eficientes en energía son un objetivo también muy importante, ya que se pueden producir mejoras en los consumos de combustible, lo que contribuiría, a su vez, a la reducción de emisiones de GEIs. General Electric presentó un nuevo motor, desarrollado juntamente con su socio, la compañía francesa, Safran, y manifestó que estaría acabado para 2016.

Por otra parte, Pratt & Whitney dio a conocer su PW1000G, que tiene un nuevo turbo reactor que algunos expertos creen que representa la ola del futuro. Este prototipo consume menos combustible, genera menos calor y ruido y, a su vez menos emisiones de óxido de nitrógeno que otros motores. Boeing dice lo mismo también de su avión supergigante, 787 Dreamliner, que comenzará a operar a partir del próximo año.

Igualmente, los fabricantes de aviones también están desplazando los materiales tradicionales, como aluminio y acero, y sustituyéndolos por otras materiales plásticos composites fabricados a partir de fibra de carbono y metales como el titanio. Desafortunadamente, dada la actual demanda de aviones existente, hay problemas de suministro de estos materiales plásticos composites, por lo que desaparece el sueño de encontrar, por el momento, sustitutos a bajo costo.

Las investigaciones aeronáuticas también se están centrando en el propio diseño de los aviones. Airbus está comenzando a reflexionar sobre el diseño y las características de la próxima generación de aviones A320, que deberán estar listos y disponibles para 2017. Un nuevo diseño que permita fabricar aviones más eficientes en el consumo de energía podría ser la solución final ya que permitiría ahorrar combustible de manera espectacular y, con ello, reducir, en gran medida, las emisiones de GEIs.

Anuncios

4 respuestas a Los fabricantes de aviones apuestan por la sostenibilidad

  1. maritrini dice:

    me gustaria subir en avion con un piloto ,pues me da mucho miedo y pienso que me ayudaria a quitarme la fobia

  2. claudia dice:

    impacto del combustible en la aviacion

  3. francisco darinel dice:

    yo quisiera ser piloto de grande me gustan los aviones

  4. marcos dice:

    estar arriba de un avion eslo mejor que hay en el mundo no hay porque tener miedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: