Las algas como alivio de nuestros males

Mientras que el mundo reflexiona más sobre el grave dilema, climático y energético, en el que se encuentra y cavila sobre cómo satisfacer su insaciable apetito por la energía que tenemos, también continúa con sus acciones autodestructivas, año a año, incrementando sus emisiones de gases de efecto invernadero. De este modo, no es extraño que la preocupación, tanto por el cambio climático como por los altos precios del petróleo, sea cada vez mayor y se destinen mayores recursos a la lucha contra el cambio climático, que coinciden con la necesaria sustitución del petróleo por otras energías alternativas. Así pues, en el transcurso de las investigaciones iniciadas para dar con aquel remedio que sea un alivio para los males que nos aquejan, los científicos se han tropezado con las microalgas.

Las llamadas microalgas tienen un enorme potencial para mitigar el cambio climático, ya que, de manera natural, son capaces de absorber grandes cantidades de dióxido de carbono. Del mismo modo, también tienen un gran potencial para la producción de energía, ya que pueden convertirse, fácilmente, en diferentes tipos de combustibles.

Algunos investigadores consideran que las microalgas representan uno de los más prometedores y revolucionarios medios para la lucha contra el cambio climático y, a su vez, una manera muy rentable de satisfacer las necesidades que tenemos de energía.

La idea consiste en desviar los gases de escape que contienen grandes dosis de dióxido de carbono, que expulsamos por las chimeneas de las centrales térmicas y otras industrias, y hacerlos pasar por unos “fotobiorreactores” que son unos grandes tubos transparentes llenos de algas.

Cuando los gases de escape se mezclan con el agua y se inyecta en los tubos, las algas absorben gran parte del dióxido de carbono, o CO2, de acuerdo con el principio de la fotosíntesis.

La técnica pionera, denominada biocombustibles solares, ‘solar biofuels’ consiste en una serie de métodos novedosos que persiguen solucionar, de una vez por todas, el problema de suministro de energía, pero sin provocar la contaminación de CO2 que producen los, cada vez más costosos, combustibles fósiles ni los residuos y peligros latentes que encierra la energía nuclear.

En todo el mundo, se han puesto en marcha estudios sobre las aplicación de las microalgas en la eliminación de CO2 y la fabricación de biocombustibles. Desde el mundo tecnológico-académico de Israel, Japón, Australia, Alemania y Estados Unidos hasta el famoso DOE, Departamento de Energía de Estados Unidos, la empresa petrolera Shell, el fabricante de aviones Boeing y la empresa Algatech líder, a nivel mundial, en este tipo de tecnologías. Hace tan sólo unas semanas, la empresa japonesa, Denso Corp, fabricante de piezas de automóviles y que es un proveedor clave para el grupo Toyota, dijo que también iniciaría su investigación, para ver si las algas pueden absorber el CO2 de sus fábricas.

Por su parte, el prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts, MIT, ha hecho pruebas del proceso con éxito, encontrando que, una vez filtradas las emisiones de CO2 a través del caldo de algas, las emanaciones de una planta de cogeneración experimentaron una reducción, que oscilaba entre un 50 y el 85%, de las concentraciones de CO2, así como también una reducción del 85% de otros gases de efecto invernadero como el óxido de nitrógeno.

Una vez que las microalgas se sacan de los tubos fácilmente pueden ser enterradas o inyectadas en los fondos marinos y, por tanto, pueden seguir manteniendo cautivos los gases causantes del cambio climático, de manera indefinida.

Y cuando las algas que se cultivan a la intemperie se utilizan en plantas de biomasa, el método puede producir energía de “carbono negativo”, es decir, permite la producción de aquella energía que realmente es capaz de drenar el CO2 de la atmósfera.

Esto es posible debido a que las microalgas, a medida que van creciendo, primero absorben el CO2, y, aunque, más tarde, se pueda volver a producir CO2 de nuevo, durante la quema de biomasa, el proceso con microalgas impide que el CO2 se emita a la atmósfera.

En lugar de ser almacenadas en el exterior, las algas también pueden ser aplastadas y compactadas para su utilización como materia prima para la fabricación de biometanol, bioetanol, bioqueroseno y biodiesel. El biometanol podría ser utilizado como combustible en los coches eléctricos que funcionan mediante pilas de combustible. El bioetanol se puede utilizar como sustituto de la gasolina, El biodiesel como sustituto del gasóleo y el bioqueroseno como sustituto del queroseno que queman los aviones, precisamente, ahora que el Parlamento Europeo acaba de aprobar una ley que regula y penaliza las emisiones de CO2 del sector aéreo. La producción  y consumo de bioqueroseno podría aliviar significativamente las credenciales medioambientales de este sector.

Además, el residuo de las microalgas que queda después de extraídos los biocombustibles podría utilizarse como abono, rico en minerales fertilizantes. Sería como matar tres pájaros de un tiro. Las algas a la vez que sirven para filtrar el CO2 en los polígonos industriales , también sirven para producir biocombustibles y para la mejorar de la agricultura.

En comparación con la, cada vez más polémica, primera generación de biocombustibles elaborados a partir de cultivos alimentarios como el girasol, la colza, el trigo y el maíz, las microalgas tienen la enorme ventaja de no interferir en los usos de las tierras agrícolas, ni afectar a los precios agrícolas. Incluso pueden cultivarse sin necesidad de luz solar y sin necesidad de agua dulce para el riego, ya que se puede utilizarse directamente agua de mar. También puede tener rendimientos mayores q en la producción de aceites vegetales que otros cultivos de plantas oleaginosas.

Según un estudio realizado por el Centro sobre estudios climáticos de Oslo, ‘Centre for International Climate and Environmental Research‘ para cubrir las necesidades de gasóleo de Estados Unidos mediante su sustitución por biodiesel, obtenido a partir del cultivo del la palma africana —que es el cultivo que ofrece la mayor producción de aceite vegetal por hectárea cultivada— sería necesario utilizar el 48% de las tierras agrícolas del país americano.

Sin embargo, según añadía el estudio, se podría sustituir el total de la gasolina en base a la producción de biocombustibles, obtenidos a partir del cultivo de microalgas, utilizando tan sólo una superficie correspondiente al 5% de las tierras agrícolas de Estados Unidos.

Desgraciadamente, y por el momento, este proceso que nos resulta tan atractivo se encuentra todavía, en lo que se refiere a sus aplicaciones industriales, en las fases iniciales de diseño del sistema que pretende ampliar, a nivel industrial, lo que ya se ha logrado a nivel de laboratorio.

Shell, por su parte, reconoció hace poco en su sitio web que, previamente a todo, deberían solventarse algunos importantes obstáculos antes de que se puedan producir biocombustibles de manera rentable, a base de algas. Sobre todo, deberían reducirse los grandes consumos de agua que se utilizan durante el proceso. Además, sería necesario investigar todavía más para identificar qué especies de algas serían las más eficaces y eficientes.

Existen más de 150 especies de algas que se utilizan actualmente comercialmente para proporcionar alimentos tanto para los seres humanos como para el ganado. También sirven como aditivos para espesar helados y champú, y para evitar enfermedades en forma de drogas farmacéuticas. Las algas abarcan diferentes grupos de organismos vivos que capturan la energía mediante la fotosíntesis, convirtiendo sustancias inorgánicas en azúcares simples.

En suma, la utilización de las algas o microalgas para la reducción de las emisiones de CO2, la producción de biocombustibles y la obtención de abonos vegetales es un camino muy interesante y que ofrece importantes potencialidades. Pero puede tardar todavía algunos años más en llegar, Mientras tanto, científicos israelíes están trabajando sobre estas aplicaciones que nos permitirán aprovechar la capacidad de las algas para producir energía. Se trata de un conocimiento que podrá ser muy útil para producir el carburante del futuro. La empresa líder, Algatech, lleva años trabajando en ello. Lo que resulta más fascinante de todo esto es que está empresa, que se está especializando en la producción de biocombustibles a partir de las algas, esté ubicada en el sur del desierto del Negev, en concreto, en el Kibbutz Ketura de Israel. Un paraje, en apariencia atosigante por su eterna canícula, pero que atrae y dulcifica a cuantos lo visitan, al menos, eso es lo que he sentido, durante las veces que he visitado el Negev, y donde también se encuentra la postrera residencia de Ben Gurion.

Anuncios

3 respuestas a Las algas como alivio de nuestros males

  1. karLA aLFaro dice:

    ..hola comO estan la verdad me pareciio muy interesante este articulo pero en realidad me gustaria saver mas sobre estee temaa ya que hare un proyecto sobre esto y me gustaria tener mas informacion
    espero sus respuestas pronto ya que me seran de gran ayudaa =D

  2. Javier Casas dice:

    Hola!!!soy un estudiante de biologia marina de la Universidad De Guadalajara…ya antes habia leido algo de información acerca de como las microalgas pueden servir como sustituto de los combustibles fosiles…y este articulo en especifico me ha generado un mayor interes…lo que quiero saber es bajo cuales procesos los reciduos de las microalgas se convierten en biodisel???…y si es cierto (habia leido otro articulo relacionado)…que hay algunas microalgas que dan como subproducto hidrogeno???…ah!!! y por ultimo quisiera saber como es que esta estructurado un fotoobiorreactor y como funciona…………………por su atencion gracias

  3. PUTIRECORDS dice:

    ESPERO QUE ESO SE CONVIERTA EN REALIDAD YA..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: