La transición energética comienza en Estados Unidos

Esta transición conoció su principal hito con la aprobación, en diciembre del año pasado, de la ley sobre energía: “Energy Independence and Security Act of 2007”, que persigue que Estados Unidos alcance una mayor independencia y seguridad energética, aumentando la producción de electricidad y de carburantes, en base a las energías renovables, para proteger a los consumidores, para aumentar la eficiencia de los productos, de los edificios y vehículos, para promover la investigación y el desarrollo de técnicas de captura y almacenamiento de gases de efecto invernadero y para mejorar el rendimiento energético del Gobierno Federal, y para otros fines.

El segundo hito surgió hace poco, cuando el pasado jueves, 17 de julio de 2008, el ex-vicepresidente norteamericano, Al Gore, realizó un importante discurso en Washington, estableciendo un objetivo ambicioso para Estados Unidos, consistente en que, para el año 2018, toda la generación de electricidad se realizara sin necesidad de recurrir al consumo de hidrocarburos fósiles. Para ello, el impulso que había que imprimir a las energías renovables es importante pero no imposible, ni mucho menos. Se trata, nada más, de eliminar el petróleo, el gas natural y el carbón de la cesta de energías primarias que se utilizan para producir electricidad y de hacerlo todo, en un plazo no superior a los 10 años.

Al Gore es consciente de que es necesario conjugar los riesgos inherentes tanto al calentamiento global como al aumento de la inestabilidad debido a los precios de la energía y a la disminución de los suministros de combustibles fósiles, por motivos derivados del agotamiento del petróleo. Gore, con su discurso realiza una llamada a todos los dirigentes de Estados Unidos para descarbonizar cuanto antes la generación eléctrica de su propio país. Su nuevo enfoque es mucho más estratégico y representa un cambio importante con respecto a su anterior enfoque, demasiado centrado en la crisis climática, como el gran desafío de nuestros tiempos.

Para Barack Obama, Al Gore ha desafiado, repetidas veces, a los escépticos en Washington sobre el cambio climático y ha sido capaz de despertar la conciencia de la inmensa mayoría de los ciudadanos de Estados Unidos sobre la urgencia de esta amenaza. El candidato demócrata está muy de acuerdo con el ex-vicepresidente Gore en que no se puede recorrer el camino hacia la independencia energética sin que Estados Unidos acelere sus inversiones en fuentes de energía renovables como son la energía solar, la energía eólica y los biocombustibles avanzados, y esas son, precisamente, las inversiones que Obama piensa impulsar en caso de llegar a ser presidente.

Para John McCain que también ha sido, desde 2003, un líder en la lucha contra el cambio climático mundial. Para él, Al Gore es un referente exitoso muy importante. Para el candidato de los republicanos, una cuestión clave de futuro sería la de reducir drásticamente las emisiones nocivas de dióxido de carbono. Por consiguiente, la propuesta de Al Gore encajaría muy bien con las propuestas que defiende McCain.

Al Gore plantea que muchas veces, a lo largo en la historia de Estados Unidos, las salidas exitosas frente a problemas muy graves que, incluso, planteaban la supervivencia de Estados Unidos como nación, han dependido tanto de la capacidad de ese gran país, para disipar falsas ilusiones, como de su habilidad para hacer despertar a los ciudadanos ante el reto que representaba un peligro real que se acercaba de manera inminente. En estos momentos, según Gore, los ciudadanos norteamericanos —también podemos incluirnos nosotros porque padecemos los mismos problemas— están llamados a actuar con rapidez y audacia para sacudirse este fatal estado de autocomplacencia en el que viven. Es necesario echar a un lado los viejos hábitos que ya se muestran obsoletos y empezar a hacer frente, con osadía y perspectiva de miras, a la necesidad de realidad grandes cambios en nuestro actual modelo socioeconómico. Son tiempos duros que requieren que aquellos que, por la razón que sea, se niegan a acometer la transición al nuevo paradigma energético, reconsideren su postura y se unan al esfuerzo común, o, en caso contrario, se aparten y no molesten más. Éste es uno de esos momentos.

A juicio de Al Gore, la supervivencia de los Estados Unidos, tal como ahora conocemos a este país, está en peligro. Y aún más, para él, cuestión que comparto plenamente, también el futuro de la civilización humana está en juego:

“…Yo no recuerdo haber visto nunca, en nuestro país, que tantas cosas fueran tan mal, de manera simultánea. Nuestra economía está mal y cada vez va peor. Los precios de la gasolina están aumentando de manera dramática como también lo están haciendo el recibo del gas, la factura de la compañía eléctrica, etc. Al mismo tiempo, innumerables puestos de trabajo están siendo trasladados al exterior. Las hipotecas están conociendo serios problemas para ser abonadas por muchos compradores de viviendas. Los bancos, las empresas automovilísticas y otras instituciones que dependen de cómo se abonan las mensualidades de los créditos que prestan se encuentran sufriendo problemas financieros que cada vez son más grandes. Además, destacados dirigentes de las empresas nos dicen que esto es tan sólo el principio, a menos que de que se tenga el valor de acometer, rápidamente, muchos cambios importantes.

La situación de crisis va yendo de mal en peor y su desenlace se está produciendo mucho antes de lo previsto. Los científicos con acceso a los datos que elabora y maneja la Marina de Estados Unidos. US Navy, saben que los submarinos que atraviesan el Polo Norte por debajo de la capa de hielo polar han advertido sobre la probabilidad de que, en un plazo de cinco años, toda la capa de hielo desaparezca completamente, durante los meses de verano, es ya del 75%. Esta probabilidad aumentará aún más con la fusión de los hielos de Groenlandia. Según los expertos, el glaciar Jakobshavn, uno de los más grandes de Groenlandia, se desplaza a un ritmo más rápido que nunca y llega a perder —diluyéndose en las aguas del Océano Ártico— 20 millones de toneladas de hielo, todos los días, lo que equivale a la cantidad de agua utilizada, cada año, por los residentes de la ciudad de Nueva York…” .

Para la mayoría de la gente, cuando se habla sobre problemas relacionados con la necesidad de un nuevo paradigma energético, basado en las energías renovables y el ahorro y la eficiencia energética, o cuando se habla del cambio climático ya iniciado, presienten que las soluciones les quedan muy grandes y se quedan mirando al cielo haciendo gestos de impotencia. Sin embargo, si todos nos unimos y trabajamos en la misma dirección, la solución no sólo es posible sino que, además, en el caso de que haya una fuerte e irreductible voluntad política, se trataría de un objetivo perfectamente alcanzable, en menos de una década.

El cambio climático y el cambio de modelo energético no son problemas irresolubles. Es más, su solución consiste en tratar ambos problemas como si fueran las dos caras de una misma moneda. La respuesta a este reto pasa por poner fin a nuestra dependencia de los carburantes de origen fósil como son el petróleo, el gas natural y el carbón, entre otros. Como sostiene también Al Gore, resulta que las soluciones reales a la crisis climática son las mismas políticas que necesitamos para renovar la economía y escapar de la trampa, cada vez mayor, que nos tienden unos altos y crecientes precios de la energía debido al agotamiento del petróleo.

¿Qué pasaría si pudiéramos utilizar fuentes de energía, alternativas al petróleo, que no son caras, no causan contaminación y las tenemos disponibles y de manera abundante, aquí mismo?. Tenemos esas fuentes de energía al alcance de la mano. Los científicos han confirmado que podríamos contar con suficiente energía solar —de hecho la energía que cae sobre la superficie de la Tierra, cada 40 minutos, podría satisfacer el 100% de las necesidades energéticas de todo un año, a nivel mundial. Igualmente, tenemos suficiente energía eólica como para cubrir la demanda actual de electricidad. Sobre todo, a partir de que desarrollemos la energía eólica marina. La energía undimotriz, que aprovecha la energía de las olas y la energía geotérmica, del mismo modo, serían capaces de proporcionarnos, muy pronto, enormes suministros de electricidad y, a precios competitivos.

La manera más rápida, más barata y el mejor modo de empezar a consumir todas estas nuevas fuentes alternativas es utilizando las energías renovables para la producción de electricidad o generación eléctrica. De hecho, podríamos empezar ahora mismo a producir electricidad, utilizando la energía solar —Térmica, Fotovoltaica y Termo-eléctrica— la energía eólica —Marina y Terrestre— la energía undimotriz y la energía geotérmica. Todas estas energías renovables son muy útiles para generar la electricidad  que consumen diariamente nuestras viviendas y nuestras empresas, tanto industriales como de comercio y servicios.

Sin embargo, para hacer que este apasionante potencial energético que tenemos se convierta en una pronta realidad, que resuelva gran parte de nuestros problemas de futuro, necesitamos comenzar a impulsar la producción de electricidad, en base a las energías renovables, hasta que éstas se conviertan en el 75% de producción eléctrica. Es de esta manera, como podremos recuperar mejor el control de nuestro propio destino. Pero no es la única tarea que tenemos que hacer. También tenemos que acabar con los privilegios de los rentistas del sistema que tantas trabas ponen al fomento y  desarrollo de las energías renovables.

La nacionalización de todas las redes eléctricas de transporte y  distribución, sobre todo, las de baja y media tensión, es también otra tarea obligada si queremos optimizar el funcionamiento de las energías renovables. Las redes eléctricas deberán diseñarse —‘smart grid’—y funcionar de manera que se aproveche, al 100%, el potencial que tienen las energías renovables, sin ningún tipo de excusa. En síntesis, concluiré diciendo que este reto energético al que nos tenemos que enfrentar, es el eje de una nueva y atrevidaEstrategia Energética, necesaria para poder re-energizar nuestros diferentes países, sin contar con los hidrocarburos fósiles. El siguiente paso, para desarrollarlo cuanto antes y de manera simultánea —como lo están haciendo ya Israel y Dinamarca— consistirá en la electrificación progresiva de la carretera. El coche eléctrico tiene un gran futuro si multiplicamos por 2-3 la actual producción de electricidad. Una tarea que no podría ser acometida solamente por las compañías eléctricas, pues llegaríamos tarde y mal a a la solución de los problemas, y que, por consiguiente, requerirá el concurso y la participación de otros muchos actores que tendrán que cooperar, activamente, en las tareas de generación, transporte, distribución e, incluso, comercialización de la electricidad. Entre estos actores, destacaremos, fundamentalmente, a los municipios y a las empresas.

Anuncios

2 Responses to La transición energética comienza en Estados Unidos

  1. Sirenita dice:

    En lo referentes a tomar decisiones que rompen con las inercias, nucho tenemos que aprender todos de Estados Unidos

    Saludos

  2. nombre dice:

    Sirenita tiene más razón que u santo. Es posible y ni siquiera es muy difícil, sólo hay que hacer que sea la opción estratégica del gobierno, ¿hay en España algún partido que ofrezca como opción central de su política la reenergización del país?

    Al final acabaremos haciendo tarde y mal siguiendo como borregos lo que hayan hecho los americanos y pagándoles los correspondientes royalties. Estados Unidos tiene toda la energía fósil que puedan querer durante muchos años y se plantean abandonar su uso. Nosotros no tenemos energía fósil y nos planteamos como eje de nuestra política energética el uso de energías fósiles. ¡Pero qué listos somos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: