Nuevas sorpresas sobre el cambio climático

Quizás en algunas zonas de la cornisa atlántica de la Europa del Sur, el verano se esté presentando frío y lluvioso. En Groenlandia, en cambio, la temperatura está sobrepasando en varios grados lo que se consideraba temperatura normal y los días soleados son más frecuentes.

Se notan, cada vez más, los efectos del calentamiento global y surgen, incluso, hasta sorpresas insospechadas. Recientemente, se ha descubierto la función de “lubricantes” que realizan volúmenes muy abundantes de agua en estado líquido, situados bajo las grandes placas de hielo, que aminoran significativamente el roce de la base de hielo del glaciar contra las rocas, lo que facilita el deslizamiento de las placas de hielo montaña abajo. Este hecho es muy alarmante ya que, sin necesidad de llegar a la fusión completa de las placas de hielo, éstas se podrían deslizar rápidamente hasta el mar, lo que, de seguro, podría intensificar y acelerar los efectos desestabilizadores del calentamiento global, elevando así el nivel de los océanos, de manera catastrófica.

Para darnos una idea del peligro que representa la fusión de los hielos, los científicos nos habían dicho repetidas veces que si las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida se derritieran se produciría agua suficiente como para elevar el nivel del mar global hasta casi  los 70 metros. La sorpresa ha saltado cuando se ha confirmado que, bajo las enormes capas de hielo, se encuentra un complejo “sistema de tuberías” formado por caudalosos ríos y lagos que servirían para facilitar, actuando como líquido “lubricante”,  el deslizamiento de las placas de hielo hasta el océano. Lo que ha contribuido también a la aceleración del deshielo terrestre.

Durante milenios, la pérdida de grosor de las capas de hielo, debido a la fusión de los hielos, se equilibraba mediante las nevadas que caían, a lo largo del año. Sin embargo, cuando además del calentamiento del aire, que podría originar el deshielo superficial de las placas, nos encontramos con sustancias deslizantes, como el agua líquida, que ayudan a las placas a superar las que, hasta hace poco, eran barreras o impedimentos naturales, la cosa cambia totalmente. Sobre todo cuando se constata con datos y pruebas cómo, de manera acelerada, se deslizan estas enormes placas de hielo hacia el mar.

Los modelos que miden el potencial aumento del nivel del mar debido al cambio climático no habían tenido en cuenta los efectos del agua situada por debajo de los glaciares que, gracias al deslizamiento que origina, arrastra enormes placas de hielo hasta mar —mediante el efecto de lubrificación que realizan estas grandes corrientes de agua-hielo. Por otra parte, la aparición de grandes grietas que, poco a poco, van resquebrajando y fragmentando la superficie helada ya es algo habitual en muchas zonas de las regiones Ártica y Antártica, como Groenlandia y la Península Antártica. Parece como si lo que, hasta ahora, y durante más de 10.000 años, había sido estable, de pronto, se despertara de su largo letargo y comenzara a moverse.

En la Península Antártica, es donde se está produciendo el mayor cambio climático, a nivel mundial. Es allí donde mejor se comprobó que, debido al calentamiento global, las capas de hielo superficiales, al derretirse, van formando estanques de agua líquida de color azul. Al poco tiempo, estas aguas superficiales, aparentemente estancadas, empiezan a erosionar las enormes placas y comienzan a formarse grietas sobre la plataforma de hielo. De este modo, el encharcamiento de las aguas da lugar a pozas que se intercomunican por tuberías que, de manera natural, se forman entre los hielos.

Ello da origen a caudalosos flujos de agua líquida —en forma de arroyos que luego se transforman en torrentes— que cincelan el hielo y lo agujerean, penetrándolo y abriéndose camino, a través de la plataforma de hielo. Es así como lo van haciendo hasta llegar al mar, contribuyendo, de este modo, al deslizamiento de enormes bloques de hielo que, más tarde, se hunden en las aguas del océano para diluirse dentro de ellas. En dos años, y de este modo, han desaparecido grandes superficies de hielo. Estamos hablando de superficies de más 6.000 km2.

De repente, la posibilidad de que el calentamiento global pudiera acelerar el deshielo de las zonas polares, surge como algo que, ya no sólo es probable, sino que es algo real. El verano pasado, en el Océano Ártico, el derretimiento de los hielos alcanzó un máximo histórico. En Groenlandia, la superficie de su placa de hielo disminuyó a un ritmo que superó, con creces, todo lo anteriormente observado. ¿Qué pasará este verano?

Allí, en lugar de mezclarse las aguas del deshielo con el agua de mar, como ocurrió en la Península Antártica, las aguas se mezclan con la tierra formando una especie de papilla de barro, muy deslizante, y que permite facilitar el camino —reduciendo la resistencia al rozamiento— de las placas de hielo hasta el mar, gracias a la base de barro lubricante que se forma. Esto explicaría el porqué la gigantesca capa de hielo de Groenlandia ha acelerado su velocidad de deslizamiento, y también su fragmentación, en su camino hacia el mar, a través de zonas rocosas y de páramos convertidos en lodazales.

¿Por qué estos procesos de deshielo son tan preocupantes? Las razones son evidentes. Un tercio de la población mundial vive entre 0 y 100 metros sobre el nivel del mar y la mayoría de las ciudades más populosas del mundo están situadas junto a la costa. Por cada 850 km3 de hielo depositado sobre tierra que se transfiere a los océanos, a nivel mundial, el nivel de las aguas del mar se eleva unos 40 cm.

A primera vista, podrá parecernos que esta subida del nivel del mar no es tan preocupante. Sin embargo, hemos de tener en cuenta también que el volumen de hielo, situado sobre tierra, que se encuentra en el planeta comprende, principalmente, tres grandes mantos de hielo. Si el manto de hielo de la región más occidental de la Antártida desapareciera, el nivel del mar medio se elevaría casi medio metro. La fusión de la capa de hielo de Groenlandia contribuiría con otra subida de más de 7 metros y, finalmente, el derretimiento del manto de hielo de la Antártida Oriental podría elevar los océanos en otros 52 metros, a nivel mundial. En total, las aguas de los mares podrían elevarse unos 65-70 metros. A título de comparación, y como ejemplos, señalaré que la Estatua de la Libertad, sita en Nueva York, que tantas veces hemos visto en las películas, desde la parte superior de la base hasta la parte superior de la antorcha, no mide más de 46 metros, algo menos que el también famoso Puente Colgante de Portugalete que si alcanza los 50 metros.

En definitiva, y tal como podemos apreciar, el agua líquida desempeña un papel fundamental en lo que representa la velocidad de deshielo y, hasta hace muy poco, su papel en los movimientos internos y en el flujo de las placas de hielo, deslizándose hacia el mar, era algo inapreciado. La determinación del tamaño y la rapidez de formación de estos enormes volúmenes de agua líquida —en la forma y el lugar donde se producen— y las mediciones acerca de cómo afectan al cambio climático, cómo y cuánto intensifican y aceleran el proceso de deshielo son datos primordiales a la hora de predecir las consecuencias que tendría el calentamiento global sobre la elevación del nivel del mar y sus impactos sobre las ciudades costeras del mundo.

Antes de que las capas de hielo se deslizaran sobre las rocas, gracias a las aguas líquidas que se almacenan en lagos recién formados y que se ubican debajo de los glaciares, la velocidad de deslizamiento de estas placas era tan sólo, algo superior a los tres metros al año. Está totalmente demostrado que estos lagos subglaciares que se originan ahora son debido al calentamiento global.

En estos momentos, las capas de hielo de deslizan, y su velocidad sigue acelerándose, a razón de unos 20-30 metros al año. Por lo tanto, estos lagos parecen estar desencadenando el flujo de una corriente de agua dentro de la propia placa de hielo. En consecuencia, los lagos subglaciales están directamente relacionados con la aceleración del flujo superficial de las enormes placas de hielo, tanto de Groenlandia como de la Antártida. Las aguas de los lagos de agua líquida que se forman podrían calentar —“actuando como lubricante”— la base de la placa de hielo, y acelerar así su deslizamiento.

Desgraciadamente, dado lo reciente que ha sido este descubrimiento, todavía, ninguno de los modelos climáticos utilizados hasta la fecha, tiene en cuenta la aceleración del deslizamiento de las placas de hielo terrestres hacia el mar. Por este motivo, las predicciones sobre la subida de los niveles del mar que se han hecho, con respecto al futuro, han sido excesivamente benignas. Debemos pensar en lo peor y debemos sacar cuentas, cuanto antes, para empezar a reaccionar. El tema es muy preocupante ya que nuestras ciudades costeras quedarían sumergidas.

Quizás algunas ciudades prefieran seguir pensando que no hay que tener prisas para reaccionar ya que deberán transcurrir 100 años hasta que las aguas del mar se eleven unos 65-70 metros —cuando todo la capa que cubre la Antártida y Groenlandia se haya derretido. Sin embargo,  a la vista de estas últimas aceleraciones constatadas, y que son siete veces superiores a lo normal, a lo mejor tenemos que hablar de que nos queda un espacio de tiempo de tan sólo 15-20 años. En fin, como dice el refrán: ‘Arrieros somos y en el camino nos veremos’ . Está visto que nuestro mundo está poblado de imbéciles y/o abúlicos títeres manejados por avariciosos, ludópatas y miopes cortoplacistas que quizás, muchos de ellos, sueñen con convertirse en los más ricos del cementerio y, mientras luchan por conseguirlo, nos obligan a vivir una vida envuelta en la estulticia más grande. ¿Eutanasia?. No es necesaria pues, de seguir como hasta ahora, nos vendrá servida y a la mesa de cada uno. No entiendo cómo se puede seguir viviendo sin establecer un plan de choque, que reduzca al máximo nuestro consumo de hidrocarburos fósiles, hasta eliminar sus importaciones, antes de quince años, para poder luchar, de manera eficaz, contra el Cambio Climático.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: