Cuando el neoliberalismo tambalea

Las fuerzas de la naturaleza —el agotamiento de los recursos naturales, en especial, el petróleo y las leyes físicas— le han puesto freno a su alocada carrera y lo han tumbado. Ahora el neoliberalismo sólo vive su agonía. Una agonía que nos ocasionará, por culpa de sus poderosos adeptos, demasiados sufrimientos y penalidades. Pero ya, en el mundo que emerge, nunca podrá volver a florecer de la manera que lo hizo anteriormente.

 

Según Thomas Hobbes los hombres luchan entre sí porque la codicia de unos les presiona para que roben o maten a los otros. El estado natural entre los hombres sería el de la guerra o el de la anarquía. Sin embargo, los hombres tienen miedo de morir  y, además, son egoístas. Pero no son tontos, pues saben que no podrían mantenerse en guerra todo el tiempo pues también saben que todos perderían con ello. Por ello, optan por la paz para así poder disfrutar tranquilos del botín.

Así pues, para evitar la muerte y la aniquilación mutua, los hombres abdicaron de su soberanía y se sometieron a un soberano o rey que les garantizara la paz y el progreso, a través del contrato social que el rey impone para ejercer su arbitraje todopoderoso. Con el paso de los años, y tras la revolución francesa, la figura del rey fue sustituida o arrinconada para ceder su puesto a los electos de la democracia. El Leviatán apenas tuvo que variar su ‘look’. Donde antes eran los privilegios de la nobleza, ahora serían los de la burguesía convertida en oligarca.

El neoliberalismo surgió con fuerza, en los años 1990, como respuesta a la crisis prolongada que padecimos durante los años 1980. Surgió como la verdadera solución a los males económicos y sociales de aquellos tiempos. Su empuje fue tan fuerte y arrebatador que ni tan siquiera los gobiernos de los grandes países se atrevieron a hacerle frente. Adoptaron su credo y se convirtieron en sus máximos valedores. Así, los países ricos, entre los cuales nos encontramos nosotros, consideraron al neoliberalismo como el único arbitro solvente del desarrollo y esa misma condición sería la receta que también se impuso a los países en vías de desarrollo.

Durante todos estos años, la plutocracia —los más ricos, los rentistas del sistema— ha permeado el poder hasta sus entrañas, comprando, de paso, las almas de muchos dirigentes. Ello ha contribuido también a la fácil generalización de la corrupción política en algunos países que sufren una fuerte crisis de valores como los nuestros.

Para salir de la crisis, necesitamos, cuanto antes, alcanzar un nuevo modelo socioeconómico basado en las energías renovables, el ahorro y la eficiencia energética, la productividad de los recursos y la reducción significativa de residuos. Con la caída del Leviatán, es cuando deberíamos impulsar, a tope, la economía circular y el desarrollo sostenible, para que la bestia no resurja de nuevo. Sin embargo, nada nos será regalado. El camino hacia el futuro estará lleno de emboscadas. En consecuencia, no es bueno que confiemos excesivamente en nuestra suerte.

De manera complementaria, añadiré que la defensa de la democracia deberá hacerse sin subterfugios. Como medida precautoria, y para acabar con la mediocridad en la política, considero que nuestros dirigentes deberían ser elegidos mediante elecciones que se celebren en base a listas abiertas. Es una medida necesaria, aunque no suficiente, para que, de este modo, no tengamos nunca más que vivir en libertad condicionada y sujeta al antojo de las cúpulas de los partidos políticos. Necesitamos, cuanto antes, recuperar la ilusión y la esperanza, para así, destinar lo mejor de nosotros mismos a la preparación del futuro.

Anuncios

One Response to Cuando el neoliberalismo tambalea

  1. Luis Trinidad dice:

    Buenisimo ideas muy bien plasmadas y de acuerdo con nuestra realidad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: