Reino Unido: un país que quiere ser responsable

Otros países, como Euskadi, ni lo intentan pues, a la vista del rápido crecimiento que nuestras emisiones de CO2 a la atmósfera están experimentando, apenas hacen nada. Estamos más alejados de cumplir con nuestros compromisos de reducción de emisiones que recoge el Protocolo de Kyoto. De este modo, el objetivo de apartar de nosotros uno de los peores escenarios globales, como es aquel que considera un cambio climático abrupto que nos conduciría a una nueva glaciación, cada vez lo tenemos más difícil.

El tiempo pasa y lo hace en contra nuestra y, para más desgracia, seguimos retrasando la toma de decisiones y compromisos con el desarrollo sostenible. Sabemos que no puede haber ningún retraso más pero preferimos la imprudencia ciega a la toma de compromisos y responsabilidades que nos harían enfrentarnos a los rentistas del sistema. Sabemos que cuando más tarde retrasemos la puesta en marcha de medidas y acciones favorables a la sostenibilidad, mucho más dramáticas y costosas se nos harán las medidas que obligadamente tengamos que asumir.

Hace siete años, la Unión Europea elaboró un programa sobre el cambio climático de 2000 que reforzó nuestro teórico e incumplido compromiso de reducción de gases de efecto invernadero para cumplir con Kyoto. En realidad, los europeos planificamos para ir considerablemente más allá de lo que representaban nuestros compromisos con Kyoto.

Algunos países, quizá más conscientes del grave peligro decidieron ser más exigentes en materia de emisiones. Así, para el año 2010, el Reino Unido planteó reducir sus emisiones de dióxido de carbono hasta un 20% por debajo de los niveles de 1990 y, para el año 2050, a más largo plazo, se propuso reducir estas emisiones en un 60%.

La movilización ciudadana y la participación comprometida de las empresas es esencial para que el hecho de que las reducción de emisiones de CO2 y el progreso económico y social puedan ir de la mano. Por ello, se necesita contar con estrategias en cuya elaboración participen todos los actores concernidos. El Reino Unido es responsable del 2% de las emisiones globales, y esta cifra está disminuyendo. El cambio climático es un problema global que requiere una solución global.

Es por eso por lo que nuestro nuevo programa dispone que la estrategia británica contenga actuaciones tanto a nivel internacional como a nivel nacional. A nivel internacional, el Reino Unido ya ha adquirido un liderazgo importante en todo lo que representa la lucha contra el cambio climático. A su vez, está jugando un importante papel en las negociaciones sobre los acuerdos post-Kyoto.

En Hadley Centre, el Reino Unido tiene uno de los centros de investigación más importantes y reconocidos a nivel mundial que trabajan sobre el cambio climático. Los británicos son líderes también en lo que se refiere a la política fiscal sostenible y al comercio de emisiones de CO2. Durante el año 2005, cuando el Reino Unido tuvo las Presidencias del G8 y la de la Unión Europea, logró que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebró en Montreal tuviera resultados positivos.

El año pasado, se logró que los países del G8 impulsaran un nuevo diálogo con los líderes de países como China, India, Brasil y otras economías emergentes. Este año, también se pretende mantener estas reuniones para poder culminarlas con una serie de acuerdos que contribuyan a la preparación y a la lucha contra el cambio climático, en el 2008, cuando Japón tenga la Presidencia del G8

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: