Producción local y consumo local

En el sistema eléctrico actual se da la venta primada de los productores renovables a las empresas distribuidoras. Los precios que se pagan por la compra de kWh renovables son bastante altos y no los satisfacen la empresas eléctricas sino todos los consumidores gracias al efecto de la dilución de costos dentro del pastel de la “tarifa regulada”. El sistema es favorecedor del sistema oligopolista actual y evita que las grandes empresas como Iberdrola y Endesa tengan competencia en generación y distribución eléctrica en sus territorios o ámbitos.Se trata de unas realidades que hay que cambiar cuanto antes.

Así, para evitar que nadie pretenda comprar directamente a la empresa productora de electricidad que utiliza exclusivamente energías renovables, el precio a pagar se establece muy alto y, de este modo, se frena el deseo de contratar directamente el suministro eléctrico a dichas compañías productoras. ¿Qué consumidor final va a estar dispuesto a pagar 40 céntimos/kWh por la energía fotovoltaica?. Además, así nadie podrá negar que el sistema actual favorece notablemente el impulso de las energías renovables ya que el actual sistema ha favorecido la implantación de las energías: minihidráulica, eólica, fotovoltaica, la producida por cogeneración, etc.

Las compañías eléctricas distribuidoras están obligadas a comprar la electricidad producida en base a las energías renovables ya que la Directiva Europea sobre Fomento de la Generación con energías renovables da prioridad de conexión a la red a este tipo de generadores. A nivel del Estado español, la transposición de esta Directiva está a punto de aprobarse y va en la línea de que se recoja fielmente esta prioridad.

De cualquier modo, se debería aprovechar también el hecho de que, a nivel europeo, el sistema de “primas” haya funcionado mejor que el de contratación bilateral en un mercado restringido a las renovables y a la cogeneración. El sistema de primas permitiría adecuar mejor la aplicación y desarrollo de esta Directiva en pro de las energías renovables pero mucho me temo que los intereses de las grandes empresas eléctricas van a impedir que se implante un sistema flexible de contratación bilateral que favoreciera la producción y consumo eléctricos locales en base a las energías renovables.

En efecto, existe una gran reforma pendiente sobre el mercado eléctrico español en relación con la implantación real de los contratos bilaterales. El sistema retributivo de las distribución de energía eléctrica en el Estado español es nulo y, en principio, cabría pensar que además de liberalizar las redes de distribución eléctricas, se debería aumentar la retribución al ser el sistema ser deficitario. Sin embargo, no todo resulta nada fácil ya que partimos de estereotipos muy arraigados entre nosotros, y sobre los que ya se han escrito ríos de tinta, que defienden el hecho de que se considere a la distribución eléctrica como un “monopolio natural”.

En consecuencia, si estamos de acuerdo con la filosofía del “monopolio natural” en la distribución eléctrica, deberíamos replantearnos previamente qué entendemos por liberalizar las redes de distribución eléctrica. Por otra parte, las cosas se están moviendo aunque la batalla está siendo muy dura entre los partidarios de la verdadera liberalización del sector eléctrico y los grandes intereses que no quieren que se mueva nada para seguir beneficiándose como rentistas del monopolio público convertido en terreno particular. Esta batalla también es la nuestra. Está en juego nuestro futuro sostenible

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: