La ceremonia de la confusión

Es bien sabido que la ciencia es objetiva y que, al final, logra colocar la verdad en su sitio. Desgraciadamente, también se logra cuando ya es tarde y ocasionando grandes sufrimientos a la gente puesto que se pierde mucho tiempo en demostrar lo que es evidente. Las dificultades con las que nos tropezamos, en una gran medida, son culpa de los numerosos intereses creados que impiden que actuemos cuando aún estábamos a tiempo. De este modo, las presiones que el lobby de rentistas del sistema ejerce sobre el poder propicia que lleguemos tarde y mal a la solución de los problemas. Este lobby es muy peligroso y tiene mucha fuerza ya que está instalado en el poder y no es fácil evitar que sus ataques no hagan mella o que sus frenos sean fácilmente eliminados.

Dentro de este lobby, tal como ha surgido del debate en los PEP sobre Desarrollo Sostenible que impulsa y dinamiza Eusko Ikaskuntza —Sociedad de Estudios Vacos—, se encuentran cuatro actores principales. Entre ellos constituyen el frente inercial que se opone al Desarrollo Sostenible y es donde se ubican las empresas energéticas y las empresas eléctricas, las empresas industriales de gran consumo energético, los empresas de la construcción como promotoras, constructoras, Inmobiliarias y el sector financiero.

El objetivo de este lobby es el de controlar el poder, influyendo en las decisiones políticas de las instituciones públicas como gobiernos, diputaciones y ayuntamientos. De esta manera es como se perpetua la insostenibilidad del sistema. La mentira en parecer que se hace, para seguir haciendo más de lo mismo es la práctica habitual. No es de extrañar que cada vez sean más los que desconfían de nuestros dirigentes pues los hechos nos dicen que cada vez estamos más alejados de cumplir con Kyoto.

De este modo, hasta en los que deberían ser más responsables para que las políticas de nuestro País fueran sostenibles comienzan a ser motivo de sospecha. Se empieza calificando a todo política de sostenible cuando en realidad tan sólo es una mera incremental mejora. Se confunde interesadamente el desarrollo sostenible con la defensa del medio ambiente para no perder protagonismo y para que, al final, sean los rentistas del sistema los que hagan de su capa un sayo y, por ejemplo, la especulación inmobiliaria siga moviéndose a su antojo.

Estando así las cosas y, a pesar de la propaganda oficial – y sobre todo, actuando tan mal como actuamos- en mi opinión, considero que cuando antes interioricemos los informes que recibamos de fuera, de países serios y comprometidos con el cambio climático, mejor será para todos. El recientemente elaborado informe sobre las consecuencias económicas que el cambio climático está produciendo sobre el Planeta, acaba de ser publicado.

Este informe fue encargado por el Gobierno británico al ex-economista del Banco Mundial, Nicholas Stern. Las conclusiones son demoledoras. No sólo en lo que se refiere a términos ambientales (aumento de las sequías e inundaciones, elevación del nivel del mar por el deshielo de los polos) sino, y ahí radica la gran novedad, en términos económicos. De seguir como hasta ahora, la reducción del PIB mundial se estima que será entre el 5% y el 20%, con todo lo que ello implica en términos de riqueza, empleos, etc. Es decir, una recesión similar a la vivida tras la crisis del 29. Y lo peor de todo es que estos efectos no los sufrirán las generaciones futuras, sino que, de no tomarse medidas urgentes, podrían empezar a sentirse dentro de diez años. ¡Estamos jugando con fuego y ya basta!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: