El cinismo del poder

Los que nacimos en los países ricos, tenemos la suerte de poder vivir más y mejor que el resto de la humanidad. Y en parte se lo debemos al intercambio injusto y desigual que mantenemos con los países del Tercer Mundo, y al trabajo de las generaciones que nos precedieron que se esforzaron en legarnos un mundo mejor que el que ellos conocieron. No creo que nuestros hijos y nietos podrán decir lo mismo de nosotros, en su día. Nuestro egoísmo es tan grande que nos hemos convertido en los grandes depredadores de la historia. Sólo nos preocupa el presente, vivir el día a día, y a su goce y disfrute dedicamos lo más creativo que hay en nosotros.

Nos creemos que es posible conseguir algo por nada. Mi experiencia me dice que quien piensa así, tarde o temprano, tendrá problemas para vivir en el mundo real. Lo que no hagamos ahora no lo podremos obtener después. Toda cosecha es fruto de una siembra. Habría también que preparar y abonar el terreno pero tampoco lo hacemos. ¿De qué nos vale invertir y especular fuera, tal como tan mal se hace con nuestros ahorros, si no invertimos en el desarrollo futuro de nuestro Gipuzkoa, que es de donde salen los recursos y donde residimos algunos de los que aspiramos a un buen futuro para nuestros hijos y nietos?. Gipuzkoa, este Territorio vasco singular, hace tiempo que necesita inversiones en infraestructuras de ferrocarriles de ancho europeo que atraviesen todas sus comarcas y se comuniquen con el resto de los territorios vascos. Desgraciadamente, los intereses creados y cortoplacistas de nuestros dirigentes apuestan más por las inversiones especulativas.

El tema es grave y las respuestas apremian y, sin embargo, no llegan y tardarán en hacerlo hasta que no varíen los principios morales de nuestra clase dirigente. Demasiados de ellos son víctimas de un desmesurado sentido hedonista de la vida. Así pues, las cosas marchan mal. Por ello, no es ninguna casualidad que nos distanciemos cada vez más de cumplir con el Protocolo de Kyoto.

Obviamente, seguirá todo así hasta que los guipuzcoanos peguemos un manotazo encima de la mesa —quizá porque nos hemos convertido en unos cretinos que se creen nuevo rico nunca lo hagamos— y digamos que ya basta, que no estamos dispuestos a seguir por la senda de lo irracional que tanto hipotecará el futuro de nuestros hijos y nietos. Los escépticos se justifican soltando el triste chiste de “total, mañana todos muertos” bañados en ese egoísmo estúpido y recalcitrante que niega el derecho a disfrutar de la libertad de elección a las siguientes generaciones.

Por otra parte, este modelo consumista que conocemos tampoco podrá durar por mucho tiempo. Durante 200 años nos ha procurado a los ciudadanos de los países ricos los niveles industriales de riqueza, salud y longevidad. Pero esta sociedad del petróleo barato y abundante no puede continuar así ya que el petróleo se agota; el clima va cambiando a un ritmo potencialmente catastrófico. Las guerras por el control de los recursos escasos hace tiempo que comenzaron. Finalmente, lo más espantoso de todo, no parece que tengamos suficientes ideas, ni destinemos mucho tiempo y recursos, para preparar nuestro futuro.

Tenemos un futuro negro para nuestros hijos donde emanciparse sigue siendo una utopía. Es necesario replantearse la construcción de viviendas que fundamentalmente persiguen fines especulativos y construir sólo viviendas para los que de verdad las necesitan. Es necesario que las leyes penalicen a los que especulan con las viviendas como si fueran un activo financiero, olvidando que con ello niegan a muchos jóvenes el disfrute de este bien de primera necesidad y así, puedan construir sus sueños de futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: