Esperanza en renovables

La electricidad producida a partir de la energía solar, la geotérmica, la eólica y la debida a las olas podría representar una proporción considerable de la demanda global para el periodo 2020-2025 si conseguimos que las políticas energéticas que se aprueben y se pongan en marcha se hagan de la manera correcta. Las previsiones de la Agencia Internacional de la Energía (EIA), que suelen ser muy continuistas, indican que la demanda de energía global aumentará en más de un 50% hacia el año 2030. También prevén que sólo el 60% de este aumento de la demanda podrá cubrirse utilizando el petróleo y el gas natural como fuentes de energía (y en un 80% si se incluye también el carbón).

Según este escenario referencial, la proporción de energías renovables crecería del 8% de 2003 al 9% en 2030 mientras que la electricidad producida a partir de la energía nuclear disminuye ligeramente y colocándose por debajo de las renovables. Incluso en el escenario más optimista de los considerados, en el cual los países que importan hidrocarburos fósiles reaccionan con fuerza para cortar la demanda y promover energías alternativas. La EIA es optimista cuando pronostica que hacia el año 2030 se seguirá aún confiando en el petróleo y en el gas natural como fuentes de energía.

En este escenario alternativo, hacia el año 2030, las emisiones totales de CO2 todavía aumentarían alrededor de un 30% debido al mayor consumo de hidrocarburos fósiles -en especial, en Asia, que tendría una población cada vez mayor, a nivel mundial. En el escenario referencial, en el año 2030, las emisiones de CO2 llegarían a ser un 52% más altas que las que actualmente producimos. Y, como colofón, recordaremos que las emisiones no llegarán a ser más porque el petróleo se agotará en menos tiempo de lo que dura una hipoteca. Para los más optimistas, la gran esperanza del mercado es un verdadero acto de fe y se basa en el vivo deseo de descubrir y explotar nuevos yacimientos y en el desarrollo de tecnologías que permitan convertir en derivados comerciales algunos tipos de crudo que hasta ahora se desechan debido a sus coste ambientales, económicos y sociales. Sin embargo, ahí es donde comienzan los problemas.

El número de barriles en reservas encontradas anualmente no deja de decrecer desde hace más de tres décadas y el tamaño de los que se encuentran actualmente (especialmente los de Asia Central) los hará insuficientes siquiera para cubrir el constante aumento de la demanda. Hoy en día, 55 países de los 65 mayores productores ya han alcanzado su pico Hubbert (pico máximo de explotación) y su extracción ha comenzado a decaer. Los Estados Unidos alcanzaron el pico de producción en 1971. Algunos de los países de la OPEP ya han comenzado a ver cómo disminuyen sus exportaciones. Los yacimientos de el Mar del Norte, en Europa, alcanzaron su cenit a mediados de la década de los 90.

Su producción está ahora en niveles similares a los de la década de los 80. El yacimiento petrolífero más grande de México, Cantarell, alcanzó su pico máximo de explotación el año pasado. Lo mismo ocurrió en el campo Burgan, de Kuwait y, extra-oficialmente, se comenta lo mismo del giga-yacimiento Gawhar de Arabia Saudita para el año que viene. Los países como el nuestro que no producen nada lo único que tienen que hacer es reducir sus niveles de dependencia con el petróleo e introducir las energías renovables. Por de pronto, Gipuzkoa, un Territorio Histórico de Euskadi, que consume mucha electricidad no tiene ningún mísero parque eólico a pesar de las grandes posibilidades con que cuenta , ni ninguna normativa para la producción de electricidad en base a las energías renovables —energías undimotriz, o de la olas, y eólica marina— por culpa de gobernantes irresponsables y pseudo-ecologistas que anticipan el impacto visual a la necesidades energéticas. Se preocupan más del ¿Qué me voy a poner para vestir? que del ¿Qué podemos comer mañana? Peor imposible pues, hipócritamente, los que niegan la producción eólica en casa bien que se callan cuando importamos electricidad de Francia en base a la energía nuclear. Empezamos bien el desaguisado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: