La voluntad de los gobiernos

La idea de que, tal como postula el capitalismo, la producción de bienes deber ser útil para la obtención de beneficios se contrapone a la idea opuesta que mantiene que la producción de bienes debe atender primero a la satisfacción de las necesidades humanas, tal como propugna el socialismo. Algunos pensadores socialistas y ecologistas radicales argumentan que es precisamente este afán de lucro lo que alimenta las tendencias inherentemente tan destructivas que tiene el capitalismo. La necesidad de maximizar los beneficios hace que algunas empresas recorten sus gastos, lo que más que puedan, y por ello externalizan una proporción importante de sus costes.

Por otro lado, los mercados existen mucho antes de que naciera el capitalismo y hasta es muy probable que pudieran existir en cualquier sistema político económico. Sin embargo, lo contrario no es cierto. El capitalismo no podría existir sin que hubiera unos mercados que le aportaran los medios para intercambiar bienes y servicios. Así pues, el problema no parece ser la transacción de bienes y servicios a través del mercado sino la apuesta comprometida que se realiza en pro del desarrollo sostenible. El comercio de emisiones de CO2 depende también de los principios que rigen los mercados. Podríamos adelantar que, en sí mismos, los mercados no son buenos o malos para trabajar en pro del desarrollo sostenible.

Todo depende de lo adecuadamente que estén regulados los mercados para operar dentro de un marco macroeconómico que sea genuinamente sostenible. Si se aceptara que una de las reglas de toda economía que quisiera ser sostenible fuera la de obtener el máximo rendimiento a partir del menor consumo de energía y de materias primas, de penalizar el despilfarro y generalizar la responsabilidad social todo sería más fácil.

A su vez, los precios deberían reflejar el verdadero coste de la energía y de los recursos que se consumen. De este modo, la competencia entre los diferentes productores no resultaría simplemente compatible con la búsqueda de la sostenibilidad, sino también se convertiría en una condición necesaria para alcanzarla. ¿Por qué no ocurre nada de todo esto?. ¿Actúan los gobiernos de manera coherente con el desarrollo sostenible?.

En toda apuesta por la sostenibilidad, el papel de los gobiernos es decisivo. Sólo los gobiernos pueden forzar a las empresas a internalizar los costes externos a través de mecanismos de regulación adecuados que comprometan a las empresas. En un marco regulador que tratara acerca de la gobernanza de las empresas y que estuviera más adecuado a las demandas de sostenibilidad y de equidad, el concepto de beneficio sostenible debería ser del todo viable. Del mismo modo, la consecución del beneficio sostenible debería ser una condición necesaria para lograr que, de manera eficaz y eficiente, fuera posible el camino hacia una economía sostenible. De esta manera, los líderes empresariales se caracterizarían por hacer compatible el desarrollo sostenible, con la creación de empleo y riqueza y con la obtención de beneficios.

Desgraciadamente, el compromiso y la voluntad de los gobiernos para diseñar y aplicar políticas sostenibles que sean eficaces sigue siendo escaso y testimonial. La mayoría de los gobiernos de los países desarrollados prefieren apostar porque las empresas acumulen ganancias, tantas y tan rápido como sea posible. Son gobiernos tibios y cortoplacistas y se rinden al hecho de que, en un sistema capitalista, la generación de beneficios es la medida clave del éxito corporativo y son estas ganancias las que proveen los beneficios de los que dependen las vidas de miles y miles de personas en términos de salarios, pensiones y otras inversiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: