Cuando la lógica racional no funciona

En teoría, el desarrollo sostenible debería ser considerado como una gran oportunidad para todos. A los diferentes gobiernos les permitiría gobernar mejor. Les aportaría criterios de eficiencia y de eficacia que les serían muy útiles a la hora de diseñar y aplicar sus políticas de progreso puesto que les facilitaría tomar las decisiones con criterios sostenibles y gestionar así el progreso social del bienestar, lo que permitiría que el país conociera un crecimiento económico duradero y que, a su vez, reforzara la cohesión de la ciudadanía tanto a nivel de actitudes como de participación y compromiso.

A las empresas les aportaría grandes oportunidades de negocio y les facilitaría mucho el diseño y la introducción de innovaciones tecnológicas y sociales que les permitirían no sólo luchar contra las amenazas derivadas del cambio climático sino también con lo que significa la preparación anticipada a los cambios del modelo energético y productivo que demandan unos esfuerzos cada vez más urgentes. A la sociedad, le aportaría lo esencial. Le garantizaría su existencia futura, permitiéndole a su vez hacerse dueña de su propio futuro al impulsar políticas que persigan el largo plazo en lo que a consecución del bienestar social, de la productividad de los recursos y de la solidaridad intergeneracional se refiere. En suma, los ciudadanos serían los grandes beneficiados de toda esta puesta en marcha de las políticas sostenibles.

Todo esto está muy bien y suena muy lógico pero, sin embargo, no ocurre. En el mundo real no funciona el sentido común sino la estupidez más embrutecida y obstinada. En el mundo real el interés general no existe. Sólo tienen valor los intereses creados. Siempre son los más ricos, los que más tienen, los que más se benefician. En otros lugares de la Tierra, quizás debido quizás al peso de la moral protestante y judía que les vuelve más responsables, es bastante frecuente que los más ricos creen fundaciones benéficas para ayudar a los más necesitados, tal es el caso de Uri Geller, Bill Gates y de tantos otros millonarios. ¿A qué fundación u obra social destinan sus enormes beneficios los cada vez más multimillonarios que pueblan por nuestros lares?. ¿A parte del deseo avaricioso de engordar cada vez más sus fortunas tienen algún objetivo benefactor?.

Todos sabemos lo dañino e irracional que resulta construir viviendas para especular. Estamos despilfarrando recursos naturales en balde y ello, con seguridad, les pasará factura a las próximas generaciones. Sin embargo, a los ayuntamientos y a las entidades financieras de hoy, en especial, a las cajas de ahorro les interesa seguir apostando por la construcción insostenible. La especulación inmobiliaria seguirá mientras a los especuladores se les permita mantener el falso estereotipo de que invertir en ladrillo es bueno y rentable para la sociedad. Los partidos políticos y su financiación no están ajenos a la corrupción inmobiliaria que tanta alarma social está causando en los últimos tiempos. Todo seguirá igual hasta que estalle la burbuja y el crecimiento prolongado de los precios del crudo nos hagan entrar en razón. ¿No será para entonces demasiado tarde?.

Desgraciadamente, el tema de la especulación inmobiliaria no es único. Es tan sólo un problema puntual. Las raíces que motivan el desarrollo insostenible de nuestras sociedades se encuentran mucho más extendidas y profundas y permean al conjunto del tejido social y productivo de muchos países. ¿Dónde se encuentran los motivos que justifican que los seres humanos hayamos cerrado, de una manera tan ciega e insensata, nuestros oídos a la razón y la construcción de nuestro futuro?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: