La caida del leviatán inmobiliario

¡Por fin, este monstruo de los muchos pisos ha comenzado a caer!. Ahora será más fácil que nuestros hijos puedan tener una vivienda digna y a unos precios asequibles. Podrán replantearse su papel en la vida y construir su futuro si empujando con sus hombros colaboran a que caiga definitivamente el leviatán inmobiliario. La situación está cambiando debido al progresivo aumento de los precios del crudo que tanto favorece la espiral inflacionista y ocasiona los consecuente aumentos del euribor. A corto plazo, es muy factible que estalle la burbuja especulativa inmobiliaria internacional. Seguramente empezará en Estados Unidos y tendrá una aguda repercusión mundial, tal como lo han alertado repetidamente los principales organismos financieros internacionales: FMI (2006), BIS (2005), etc. De hecho, los ritmos de crecimiento del sector inmobiliario ya están flexionando claramente a la baja en muchos países que se han visto particularmente afectados por el boom de los últimos años, incluido el Estado español.

Como muy bien lo describe un magnífico trabajo de análisis sobre el sector inmobiliario realizado por Ramón Fernández Durán, miembro de Ecologistas en Acción, desde hace unos dos años en Estados Unidos —donde se ha pasado del 1% en junio de 2004, al 5% en la actualidad— y más tarde en el área del euro, aunque todavía de forma tímida, se ha saltado del 2% al 2,5% y el Banco de Japón ya ha anunciado también que va a iniciar una subida de tipos, después de varios años de un interés prácticamente cero. Los principales bancos centrales del mundo (del G-10) ya han alertado asimismo sobre el fin de los tipos de interés bajos. Todos ellos buscan quizás por esta vía un desinflamiento “ordenado” y coordinado de la mayor burbuja financiero-especulativa de la historia del capitalismo: el tsunami inmobiliario internacional, y también el control de otras burbujas especulativas que se han activado en los tres o cuatro últimos años por los reducidos tipos de interés alcanzados (bursátil, capital riesgo, derivados, etc.). Pero la situación está fuera de control, la han creado ellos mismos, y lo más seguro es que se produzca una corrección brusca.

La marcha atrás es muy difícil de realizar por no decir imposible. Las locomotoras india y china no pueden parar pues han encendido sus calderas a tope y por ello necesitan cada vez más petróleo y más materias primas para su consumo. Todo ello conlleva un aumento de los precios pues los recursos son limitados y la oferta difícilmente llega a cubrir las crecientes demandas. Otro factor a tener en cuenta es el hecho de la vulnerabilidad que ofrece un crecimiento mundial basado en la expansión del crédito a todos los niveles, créditos que se sustentan unos sobre otros y que se pueden venir abajo desmoronándose como un castillo de naipes como ya ocurrió hace unos años en Japón. Si se frena el crecimiento global, al venirse todo abajo será muy difícil que se devuelvan las deudas e hipotecas contraídas. Sobre todo, en el caso de España, donde el endeudamiento ha crecido casi dos veces más que el aumento de la riqueza de las familias, lo que refuerza la desconexión entre consumo y creación de riqueza. Con este incremento, los hogares españoles, que partían de un grado de endeudamiento muy inferior al de la media de los países de la zona euro, la han sobrepasado en muy breve espacio de tiempo. La caída de los precios de los pisos, aunque brusca y dura, será beneficiosa para todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: