Razonando la Sostenibilidad

Si el modelo de desarrollo socioeconómico que hemos conocido los países desarrollados no puede funcionar para China, tampoco funcionará para la India, que tiene una economía con un crecimiento del 7% anual y una población proyectada que llegará a sobrepasar a China en el 2030. Mucho menos llegará a funcionar para otros 3.000 millones de personas que viven en los países en vías de desarrollo y que también desean consumir como nosotros. Como conclusión más importante, y quizás la mejor lección que podemos aprender, es que en una economía global, cada vez más integrada, donde todos los países están compitiendo por los mismos recursos que son cada vez más escasos, este modelo de desarrollo tampoco continuará funcionando para los 1.200 millones de personas que vivimos en los países desarrollados.

Así pues, la cuestión no consiste en culpar a China por ir consumiendo cada vez más ya que nosotros, donde nos incluimos también los guipuzcoanos, actualmente consumimos cinco veces más que lo que consume un chino y unas diez veces más que lo que consume un hindú. Por tanto, la cuestión se debería centrar en aprender qué es lo que sucede cuando una gran parte de la humanidad accede rápidamente a la escala económica global. El neoliberalismo es un peligroso fiasco pues, de una manera muy nítida y clara, es fácil aprender que el modelo socioeconómico que permitió el desarrollo de los países industrializados, basado en los combustibles fósiles, centrado en el coche y dando pie a un exacerbado consumismo, no podría funcionar para el resto del mundo sencillamente porque no hay bastantes recursos para todos.

Cuanto más pronto reconozcamos que nuestro modelo socioeconómico actual no puede sostener más tiempo el progreso económico, mejor será para toda la humanidad. Los niveles de consumo actual son tan ya altos que estamos agotando rápidamente las tradicionales fuentes de energía y los recursos minerales de los cuales nuestra economía industrial moderna tanto depende. Consumimos más allá de lo que una producción sostenible de los sistemas naturales de la Tierra puede ofrecernos. En economía, este proceso nos conduciría a la bancarrota. En ecología, a la desaparición de gran parte de los seres vivos ya que se agota nuestro potencial termodinámico.

El potencial termodinámico es una medida de la capacidad que tiene un sistema determinado para realizar un trabajo. Las dos principales formas de almacenamiento del potencial termodinámico son la “energía” — un barril de petróleo— y el “orden” — agua potable. La entropía podemos considerarla como la medida de la ausencia de disponibilidad de energía. Así, la entropía del petróleo aumenta a medida que éste se consume y se va agotando. Se puede ver también la entropía como la medida del desorden de un sistema. El agua contaminada tiene una mayor entropía que el mismo agua sin contaminar. En los sistemas sostenibles las salidas se convierten en entradas, retroalimentando el sistema. Todos los sistemas físicos lineales tienen que tener un fin. En nuestro caso, también sería nuestro fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: