Los límites físicos al crecimiento

Desgraciadamente, el fenómeno chino no es un caso aislado. El resto de países emergentes como India, Brasil, Rusia y Sudáfrica plantean retos parecidos. Está claro que juegan con la única ventaja que les deja el mercado, la mano de obra barata. Podrá parecer injusto pero como ningún país desarrollado ha hecho nada para superar el intercambio desigual creciente entre los países pobres y los ricos, la respuesta de los países emergentes es tan condenatoria como la que cicateramente hemos dado los países desarrollados al imponer una globalización que no atiende a las necesidades sociales, ni respeta el medio ambiente. Así pues, la competencia en los mercados mundiales se presenta muy dura para muchas empresas guipuzcoanas. Sobre todo, cuando está demostrándose que estos países emergentes aprenden tan deprisa y conocen un alto ritmo de crecimiento que crece sin parar, año a año. Sin embargo, ¿Cuáles son los límites?.

Supongamos que éstos no existieran y analicemos el caso de China. Si la economía de este país pudiera crecer indefinidamente, a un ritmo inferior al que ahora lo está haciendo, hasta llegar a equipararse con la de los países desarrollados, la demanda de carbón de China superaría la producción mundial actual. Tan sólo la pavimentación de sus carreteras superaría la actual superficie agrícola dedicada al cultivo del arroz. En 25 años, China llegaría a consumir 1.400 millones de toneladas de grano, es decir: dos tercios de la cosecha mundial de grano del 2004. Para alcanzar el consumo de carne del año 2004 de Estados Unidos. (125 kilogramos por persona), el consumo de carne en China sería de 181 millones de toneladas en el 2031, lo que equivaldría a cerca de cuatro quintas partes de la producción actual de carne a nivel mundial.

En lo que se refiere a la energía, los números asustan aún más. Si el consumo per cápita de petróleo alcanzara los niveles de Estados Unidos, China necesitaría para su exclusivo consumo 99 millones de barriles/día. Actualmente, la producción mundial es de unos 85 millones de barriles diarios y ya se encuentra con serios problemas de suministro. Además, las emisiones de CO2 debidas a la combustión de hidrocarburos fósiles serían tan grandes como las emisiones actuales del mundo entero y encima nos aseguraríamos el anunciado Cambio Climático Abrupto.

Otras cifras también son muy significativas. Así, China consumiría más de 500 millones de toneladas de acero al año —valor superior al del conjunto de los países desarrollados, hoy en día— y necesitaría 303 millones de toneladas de papel, cerca del doble de la producción actual del mundo que es de unos 160 millones de toneladas. No sé donde quedarían entonces los bosques de todo el mundo pero es casi seguro que ni los bosques del Amazonas, en su estado más prístino, podrían dar abasto. La batalla ya desatada por la posesión de un automóvil merece también una reflexión. Si China adquiriera el nivel económico de los Estados Unidos y consumiera coches como dicho país, llegaría a alcanzar un parque de 1.100 millones de coches, en el año 2031, bastante más que el parque actual mundial de unos 800 millones. En conclusión, no hay que ser ningún sabio para darse cuenta de que todo este desarrollo será imposible. Siendo así, ¿Porqué retrasar tanto nuestras apuestas por el Desarrollo Sostenible?. Una vez más la estupidez humana rige nuestros destinos. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: