La globalización ‘made in china’

Se suele situar el nacimiento de la globalización a comienzos de los años 90. Este proceso permitió que las multinacionales pudieran jugar un papel clave, no sólo en el control de la economía, sino también en el control de la propia sociedad. Así, el mundo de la economía pudo llegar a ser el líder del desarrollo mundial ya que tanto la política como la esfera de lo social, de igual modo que la esfera de lo ambiental, quedaban supeditadas al sacrosanto mercado. Un mercado que cuenta cada vez con menos manos invisibles ya que está manejado por las grandes multinacionales.

La globalización es un fenómeno que pudo hacerse realidad gracias a la coincidencia en el tiempo de tres procesos interdependientes. En primer lugar, se tuvo que dar la caída del comunismo. En segundo lugar, fue necesario que se diera el espectacular desarrollo de las tecnologías de la información y de la comunicación que han convertido al planeta en una “aldea global” y, por último, en tercer lugar, que se diera el auge del neoliberalismo que se presenta como modelo único de desarrollo, sin alternativas viables, y que algunos, como Francis Fukuyama, definen como el fin de la historia.

Es de reconocer que sin que concurrieran estos tres procesos hubiera sido casi imposible que la globalización hubiera conocido el desarrollo que ha alcanzado, hoy en día. Por otro lado, la globalización también propició que las Declaraciones en favor del desarrollo de la paz y la cooperación mundial, que se acordaron en la Conferencia de Bandung de 1955, quedaran en entredicho. Así mismo, en nombre de la competitividad de los mercados, la globalización fue impulsando la erosión del Estado de Bienestar que hoy conocemos, al objeto de superar barreras, como eran muchas conquistas sociales, que decían oponerse al proceso iniciado. La globalización ha hecho posible que la economía haya adquirido un fuerte carácter especulativo. Las inversiones de capital buscan aquellas oportunidades que les permiten maximizar sus beneficios y se retiran velozmente a nada que se den los primeros signos de falta de seguridad, como se demostró con el denominado “Efecto Tequila” que tanto perjudicó a los países latinoamericanos.

El año 2002, China despertó al mundo con su nueva estrategia económica. Así, tras su ingreso en la OMC, China decidió integrarse más activamente en la cooperación económica y competición internacional, acelerando su reestructuración y desarrollo económicos, al objeto de poder captar capital, tecnologías y experiencias administrativas desde el extranjero para poder aprovecharse de sus inmensos y baratos recursos humanos. De este modo, se firmó el gran pacto entre China y las multinacionales mundiales. El desarrollo de China necesitaba contar con los mercados mundiales y las multinacionales también necesitaban a China para garantizar sus altos beneficios. Para sus socios comerciales, y en tan sólo 5 años, China representaba además la posibilidad de acceder a negocios superiores a 1.500 millones de dólares que movilizarían a inversionistas de todo el mundo. Todo discurrió mejor de lo esperado. Con crecimientos económicos superiores al 9%, la locomotora china parece ilusoriamente imparable. Obviamente, hasta que comience a chocar con los límites que la escasez de recursos naturales impone a su desarrollo. El agotamiento y los altos precios del petróleo podrían ser su talón de Aquiles. La Sostenibilidad no perdona, ni tan siquiera en el caso chino. 

One Response to La globalización ‘made in china’

  1. esmeralda dice:

    vvvvvooooooooooo uuuuuuuuuuuuuaaaaaaaaaaaaaeeeeeeeee

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: