La burbuja inmobilaria

En los países líderes en desarrollo sostenible, la construcción de viviendas por encima del crecimiento demográfico, tras un serio debate, se empieza a considerar que es una actividad insostenible. Su impacto sobre los consumos energéticos y sobre la huella ecológica es tremendo. Esta es una de las razones por las que, a pesar de que nuestros líderes estén a favor del desarrollo sostenible, cada vez estemos más lejos de cumplir con Kyoto. Lo que nos señala que necesitamos líderes responsables, valientes y consecuentes pues, mientras no arranquemos de raíz las malas hierbas (la especulación con la vivienda) será imposible que tengamos una buena cosecha (un buen futuro para nuestros hijos y nietos).

Hace un año, la revista “The Economist” situaba a España entre el grupo de países con mayor burbuja inmobiliaria del mundo junto al Reino Unido, Holanda, Australia, Irlanda, Nueva Zelanda y Estados Unidos. A su vez, siendo un tanto benévola es sus críticas, dejaba margen para una caída del precio de los pisos del 30% en España, del 25% en Gran Bretaña y Holanda, del 20% en Australia e Irlanda, del 15% en Nueva Zelanda y del 10% en Estados Unidos. Por otra parte, el Banco de España lleva tiempo haciendo advertencias serías sobre la gravedad de lo que supone el contar con una burbuja inmobiliaria tan abultada en España y que también establece en un 30%.

No hace falta decir que estas instituciones suelen ser muy cautas para evitar alarmas en el mercado por lo que bien podríamos duplicar lo que dicen y nos quedaríamos cortos al estimar el valor y la gravedad de los datos reales. ¿Cuánto de nuestro formidable crecimiento económico de los últimos años se debe a la revalorización de activos?. ¿No estaremos viviendo un espejismo económico?. Sería una irresponsabilidad seguir engañándonos. El aumento ficticio del precio de la vivienda no aporta ningún valor añadido real a nuestro crecimiento.

De cualquier modo, y criticando estas posturas tan irresponsables, “The Economist” advierte a quienes desprecian las advertencias sobre el riesgo de estallido de la burbuja inmobiliaria por el mero hecho de que hasta ahora no se haya producido. Esta prestigiosa revista también advierte sobre el hecho de que la prolongación e incremento de la burbuja inmobiliaria no hará que el mercado de la vivienda sea más seguro, sino todo lo contrario, lo volverá más vulnerable y la caída será todavía más traumática.

La primera ley de las burbujas es que se inflan más tiempo del que nadie espera. La segunda ley es que al final estallan y colocan a la economía en una grave situación como le ocurrió a Japón cuando le estalló la burbuja inmobiliaria hace no muchos años y ha necesitado más cinco años para empezar a recuperar su economía. En aquel país del sol naciente, las caídas fueron brutales y, en pocos días, el valor de los pisos o apartamentos se redujo a la mitad.

¿Nos pasará a nosotros lo mismo?. De nuevo, la apuesta, con todas sus consecuencias, por el desarrollo sostenible se vuelve un objetivo de alto valor estratégico para los vascos y, a su vez, irrenunciable ante la gigantesca presión de todos los intereses creados que se oponen.

El estallido de la burbuja inmobiliaria en España provocará una grave caída del consumo que se podría evitar si los precios de los pisos se quedaran estancados hasta permitir que los salarios recuperaran su poder adquisitivo en la compra de vivienda. Ya hablaremos sobre cómo hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: