Decrece la población guipuzcoana

Me refiero a que decrece escandalosamente la población autóctona vasca, y por ende la guipuzcoana, ya que hemos creado las bases para que literalmente los vascos nos estemos castrando. Tengo ocho hijos, de los cuales seis viven todavía conmigo y desearía que algún día puedan volar y crear su nido. Por lo tanto, sé muy bien lo que cada padre y madre guipuzcoanos piensan y sufren cuando ven que sus hijos no pueden abandonar el hogar familiar y formar su propio hogar porque sus empleos no se lo permiten y los desproporcionados precios de los pisos les son inasequibles. Mi denuncia se dirige a quienes pudiendo y teniendo el poder para corregir estas anomalías, no hacen nada para solucionar un problema que dura más de dos décadas y que amenaza seriamente la sostenibilidad futura de Gipuzkoa, País Vasco.

¿De qué nos sirve estar tan orgullosos de nuestro pasado glorioso como vascos y guipuzcoanos si no luchamos para estarlo también de nuestro futuro? De cada dos guipuzcoanos que sería necesario que nacieran para reponer la población actual de Gipuzkoa apenas nace uno. Gipuzkoa se está desangrando poblacionalmente y esto no ocurre por casualidad.

A la hora de establecer las ayudas a las familias con hijos, es cierto que somos los primeros de la península ibérica (incluidas España, Catalunya, Galiza y Portugal) pero no es menos cierto que estamos entre los países situados a la cola de la Europa de los 15. Además, con una precariedad tan creciente en los empleos que se crean y un precio tan inasequible de los pisos debido a la avaricia de quienes intervienen en su proceso de venta a las jóvenes parejas que desean compartir un futuro con hijos, la castración es la única respuesta.

¿Qué pareja de jóvenes puede permitirse el lujo de adquirir un hogar que garantice la viabilidad de la familia que pretende crear? ¿En base a la seguridad de qué empleos pueden apostar por el futuro? La frustración de estos jóvenes a los que condenamos al ostracismo social e impedimos realizarse como personas nos pasará factura. ¿Serán estos jóvenes tan frustrados y mal tratados por nosotros los que se comprometan, dentro de no muchos años, a pagar solidariamente nuestras cuantiosas pensiones de jubilación (más del 20% de la población total) o serán los que nos recitarán merecidamente las excelencias de la eutanasia?

Se suele decir que la avaricia rompe el saco pero, por ahora, éste es un refrán que sólo se cumple entre los ingenuos. La triste realidad es más bien todo lo contrario. Poder y dinero equivalen a capacidad de influencia y ésta es una de las mejores palancas para defender los intereses creados.

Se necesita llevar a cabo una reflexión muy seria en materia de construcción de viviendas. No es nada lógico, ni razonable, ni sostenible que, al tiempo que la población de Gipuzkoa apenas crece, se sigan construyendo viviendas al ritmo como se está haciendo. Así se explica que hoy en día se estime que el parque de viviendas vacías en Gipuzkoa sea de 30.000 o 40.000 viviendas.

O entendemos que la vivienda es un bien de primera necesidad o colocaremos la viabilidad futura de nuestros hijos y nietos en una mala situación. Seguir considerando a la vivienda como un activo financiero y especular con ella es la expresión palpable de una sociedad egoísta que se ha olvidado de sus principios y valores ya que condena a las nuevas generaciones a convertirse en parias del sistema. La sociedad que recibimos, con todo sus defectos, fue mucho más solidaria que la que dejamos. “Somos porque nuestros padres fueron y serán nuestros hijos porque nosotros fuimos”. ¿Lo serán?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: