Los rentistas del sistema insostenible

Previamente a toda actuación en la lucha contra el Calentamiento Global del Planeta deberíamos plantearnos si, de verdad, estamos haciendo bien las cosas y porqué. La respuesta es un NO contundente. No estamos haciendo bien las cosas pero… ¿Cómo es posible que contemos con líderes que, en principio, apoyen el Desarrollo Sostenible y, sin embargo, nuestras emisiones de gases de efecto invernadero vayan en aumento año a año?.

Aquí hay alguna trampa o algo no encaja bien pues las cuentas no salen. También podría ser que nos estén engañando y, lo que sería peor, estén jugando con el futuro de nuestros hijos y nietos. ¿Saben ustedes porqué?. Es obvio que entre las principales razones de nuestro grave incumplimiento con el Protocolo de Kyoto es el hecho de que la lucha contra el Cambio Climático no se ha integrado en las diferentes políticas de nuestras instituciones públicas, ni en las de nuestras empresas.

También frenan mucho las presiones de los diferentes actores económicos, en especial el sector financiero y el sector de la construcción, que no quieren abandonar sus prácticas insostenibles por miedo a que ello afecte a la rentabilidad de sus negocios. Piensen en cómo está evolucionando el sector de la vivienda y las infraestructuras de transporte en Gipuzkoa, País Vasco, donde sólo se impulsa la carretera, y empezará a caérseles la venda de los ojos. Otro día lo podré explicar mejor y con todo detalle por si hubiera alguna duda.

A su vez, hemos de reconocer que, en nuestras sociedades, el interés general prácticamente ha muerto ante el empuje y la prepotencia de los diferentes intereses creados que son los que, en la práctica, imponen su voluntad al conjunto de la sociedad. Por ello, a pesar de que contemos con líderes a los que les gustaría apostar por el Desarrollo Sostenible, lo hacen de forma tibia porque los enemigos de los cambios son también poderosos y presionan para frenar nuestras apuestas por el Desarrollo Sostenible.

Por otra parte, y esto es culpa de la sociedad civil, la falta de responsabilidad para con las generaciones futuras es algo que, hoy por hoy, les sale gratis a nuestros dirigentes políticos, sociales y económicos.

Estas razones no son nuevas y así, en 1513, las recogía Nicolás Maquiavelo en “El Príncipe” cuando hablaba de los principados donde se desea instaurar unas nuevas reglas de juego que se quieren adaptar a los nuevos tiempos emergentes:

“… y se debe considerar que no hay cosa más difícil de tratar, ni más dudosa de conseguir, ni más peligrosa de manejar que convertirse en un líder que pretenda introducir unos nuevos estatutos o unas nuevas reglas de juego en el país. Quien pretenda hacer los cambios tendrá por enemigos a todos aquellos rentistas del sistema obsoleto que sacaron provecho de las antiguas reglas de juego y, en cambio, tendrá tibios defensores en todos los que podrían aprovecharse del nuevo status a crear.

Semejante tibieza en la defensa del nuevo status proviene, en parte del miedo que tienen a los adversarios todavía muy poderosos ya que se enriquecieron y ganaron poder mientras sacaron partido de las antiguas leyes, y en parte también debido a la falta de confianza que tienen los hombres a la hora de creer realmente en las cosas nuevas, si es que éstas no han conocido una larga experiencia. De ahí resulta que siempre son los enemigos de los cambios, los defensores del pasado, quienes tienen las mejores ocasiones de atacar, lo hacen por corporativismo o espíritu de partido, mientras que los otros te defienden tibiamente…”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: