Y llegará post-Kyoto

Se sabe que Kyoto no es más que un primer paso, loable pero muy insuficiente. La concentración de CO2 en la atmósfera que se mide en ppm (partes por millón) va subiendo año a año a medida que cada vez quemamos más gas natural y derivados del petróleo. A este paso y en pocos años, llegaremos pronto a los 400 ppm. Se considera que tenemos que evitar por todos los medios alcanzar los 450ppm. Debe tratarse de un valor significativo pues para más de un experto es el punto de no retorno. Hay mucha preocupación en todo ello y se nota. Por eso se está trabajando ya para los años posteriores al 2012. Se necesita un amplio acuerdo que incluya tanto a los países desarrollados, incluidos Estados Unidos y Australia, y los países en vías de desarrollo, entre los que se encuentra China, Brasil y la India.

Hace unas semanas tuvo lugar en Montreal la undécima Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático que finalizó con el compromiso de todos los países del mundo, incluido los Estados Unidos, de buscar “formas de cooperación a largo plazo” en la lucha contra el Calentamiento Global del planeta. Este fue, para muchos, el acuerdo de mayor trascendencia adoptado en la reunión cumbre tras dos semanas de negociaciones maratonianas entre miles de delegados de 189 países y entre los que se encontraba nuestra Consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del Gobierno vasco, Esther Larrañaga, quien además intervino en la Conferencia recogiendo un nutrido número de aplausos tras su alocución.

De cualquier modo, puede que haya quienes piensen que todavía las cosas están muy verdes en lo que respecta a Estados Unidos. En efecto, si bien el compromiso logrado sólo garantiza “el inicio de un diálogo” entre todos los países, y, a diferencia de Kyoto, no fija objetivos concretos de reducciones de emisión de gases de efecto invernadero, su importancia se basa en el hecho que por primera vez involucra a toda la comunidad internacional en la lucha contra el Cambio Climático, incluidos los países que no firmaron el Protocolo el 1997.

El segundo acuerdo de relevancia logrado comprometió a los 156 países firmantes de Kyoto para iniciar un proceso cuya intención será la de considerar nuevos compromisos, una vez expire el convenio el año 2012. Ni que decir tiene que este acuerdo fue fruto del trabajo y del esfuerzo de muchas delegaciones pues, a pesar del cansancio, se tuvo que pactar de madrugada tras intensas negociaciones entre las delegaciones europea y canadiense con la delegación rusa, que en las últimas horas planteó objeciones al texto en puntos ya acordados por el resto de países y mantuvo el pacto bloqueado durante más de nueve horas.

Finalmente, a las seis de la madrugada, entre los aplausos de los delegados, algunos de los cuales llevaban más de 24 horas sin dormir, el presidente de la conferencia, el ministro de Medio Ambiente canadiense, Stephan Dion, anunció los acuerdos y añadió orgulloso, hablando sobre ellos, que suponían una gran victoria para la comunidad mundial. “El mundo se ha unido y, poco a poco, ganaremos esta batalla”, exclamó un Dion exuberante de alegría. “Reconciliaremos la Humanidad con el planeta. Hemos conseguido un hoja de ruta para el futuro”, concluyó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: