Kyoto nos pasará factura

E indudablemente ello afectará a nuestra riqueza y competitividad como País. Las cuentas son muy sencillas de hacer. Si seguimos con un crecimiento del 5% en emisiones de GEIs como el que hemos conocido el año pasado, por término medio y durante el periodo 2008-2012, llegaremos a emitir una media de 27,3 millones de toneladas de CO2 equivalente al año. Ello supone que nos excederemos en unas 11,3 toneladas/año con respecto a las emisiones máximas consentidas para cumplir con el Protocolo de Kyoto. Debido a la aplicación del vigente Comercio de Emisiones nuestros excedentes los tendremos que pagar. ¿Cuanto será la factura que tendremos que pagar comprando derechos de emisión a aquellos países que sí están haciendo las cosas bien y que, por tanto, como les sobran pueden vendernos estos derechos?. La cifra que nos sale es una enormidad.

Pongamos un precio a la tonelada de CO2 que, tirando por lo bajo, lo podríamos establecer en unos 30 €/Tn ya que este precio va subiendo año a año, en el mercado. Multipliquemos esta cantidad por los millones de toneladas de CO2 que produciríamos en exceso y habremos calculado nuestra factura anual debida a Kyoto. En nuestro caso, alcanzaría el valor de casi 350 millones de €/año. Es decir que sólo durante el periodo 2008-2012 la Comunidad Autónoma de Euskadi tendría que pagar la cantidad de unos 1.400 millones de €. ¡¡Prácticamente 60.000 millones de la antiguas pesetas!!. Los comentarios los dejo para que los hagáis cada uno de vosotros porque a mi me faltan palabras para poder expresar en estos momentos todo lo que siento.

Si no es por el dolor de contrición que supone contribuir de una manera tan irresponsable al Calentamiento Global, al menos hagámoslo por el dolor de atrición de lo que supone para nuestra economía tener que pagar unas cantidades de dinero tan impresionantes. Es evidente que no podemos seguir como hasta ahora y ello significa que tenemos que agarrar cuanto antes el toro por los cuernos y pensar ya en políticas que sean radicales. Sé muy bien que no se trata de una tarea fácil. Sobre todo porque cogería a contrapié a muchos de los actores que son, directa o indirectamente, los causantes principales de que se produzcan estas emisiones.

Los sectores relacionados con la energía, la industria, el transporte, la edificación (vivienda y servicios) y el sector agrícola son los principales causantes. También lo son todas aquellas actuaciones y políticas responsables de que tengamos mayores o menores limitaciones o frenos a la hora de impulsar el desarrollo sostenible como es el caso de las infraestructuras de transporte, la innovación, la política fiscal, el urbanismo o la propia ordenación y gestión del territorio y los recursos.

En el corazón de todo ello, nos encontramos los ciudadanos que deberemos cambiar muchos de nuestro actuales hábitos y costumbres pues son del todo insostenibles. En concreto, me estoy refiriendo al uso y al abuso del coche y al ahorro y la eficiencia de nuestros consumos energéticos. También me refiero a la especulación del suelo y a la construcción excesiva de viviendas que tanto contribuyen al desarrollo insostenible. En Euskadi, el sector energético ha sido quien más ha contribuido a las emisiones de GEIs (33%). Le sigue el transporte como responsable del 25%. El sector industrial se sitúa en el 23%. El resto prácticamente es el sector edificación que demuestra un alto crecimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: